cerrar
cerrar
Registrarse
El callejón

La amenaza fantasma

Hace tres lustros estaba compartiendo mesa y mantel, en el bar Antolín (en el polígono industrial de Los Majuelos), justo encima del edificio que albergaba La Gaceta de Canarias, junto a varios compañeros de la redacción. A la hora del almuerzo, creo recordar que estaban Pedro Machado (de Economía), Ata Jiménez (Parlamento), alguien de Deportes (para nosotros, la República Independiente de Deportes) y mi gran amigo y camarada David Sanz, que por aquel entonces cubría la sección de Política.

Cuando la segunda aeronave impactó contra el rascacielos, en medio de un silencio expectante de repartidores de Todo Hogar, transportistas, empleados de Junkers y periodistas cariacontecidos y peor pagados, la pantalla mostró el rostro cerúleo y la estúpida sonrisa (antes profident y ahora todista) de Matías Prats y, en mi desconocimiento total de la aviación civil, pregunté si se trataba de una avioneta.

Pedro Machado, certero y preciso como siempre, atinó sin dudar: “Eso es un avión de pasaje. Y grande”.

Los hechos que acontecieron inmediatamente después de aquella comida accidentada, que tuvimos que finalizar apresuradamente para regresar a nuestros puestos de trabajo, me confirmaron que, a través del ejercicio profesional del periodismo, jamás iba a llegar a ninguna parte (la dirección del periódico se tomó las extraordinarias dimensiones del acontecimiento con un interés más bien tibio, casi rutinario) y que, a partir de esa fecha, en la realidad cotidiana ya nada sería igual.

Cuando se están a punto de cumplir dieciséis años de esa mañana, que amaneció soleada y calurosa, el mundo es hoy un lugar mucho más inhóspito, incierto y hostil, y, de forma progresiva e inexorable, retornamos, paso a paso, atentado a atentado, matanza a matanza de inocentes (da igual su lugar de nacimiento), a una especie de nueva, tenebrosa y polvorienta Edad Media, cogidos, sin quererlo reconocer (admitámoslo), de las garras invisibles de una amenaza fantasma que ahora también recorre Europa y deja a su paso un rastro de sangre que, sumado a nuestro miedo y nuestra ira, alimentan la combustión imparable (y definitiva) que, muy probablemente y en un no muy prolongado espacio de tiempo, reducirá la actual civilización a un montón de inservibles cenizas que ni siquiera servirán de alimento para las cucarachas, dignas herederas de esta tierra solitaria, en permanente órbita alrededor del vacío.

Comentarios (0)

Últimas noticias

Lo último en blogs