Scripts comunes a todo el sitio web
publicidad
publicidad

Club de lectura

Reducir tamaño de letra | Aumentar tamaño de letra
04 de noviembre de 2011 a las 18:24 GMT |
A través de este club me he enriquecido personal y literariamente

 

Desde hace varios años formo parte del Club de Lectura de Los Llanos de Aridane. Fuimos un proyecto pionero en nuestra isla y llevamos casi una década reuniéndonos para compartir nuestras impresiones sobre aquellos libros, casi siempre novelas, que elegimos para leer. En este trayecto seguimos, por lo menos, la mitad de los que lo iniciamos, asistiendo en torno a diez miembros a las reuniones que suelen ser aproximadamente cinco al año.

  Hemos tenido el honor de recibir en las mismas, coincidiendo con Las Ferias Insulares del Libro a autores como Soledad Puértolas, Marina Mayoral, Vicente Molina Foix, Elsa López, Reyes Monforte; también más ligados a nuestro Valle como José Juan Pérez o Ricardo Hernández Bravo; por cierto, el primer libro que leímos fue La casa de los picos de nuestro compañero  bloguero en este periódico digital  Luis León.

 El proceso me resulta enriquecedor, ya que muchas veces descubres enfoques que tú no has captado en tus lecturas, opiniones que no compartes y para las que empleas tu capacidad dialéctica o acabas hablando de lo divino y humano, conociendo las perspectivas de compañeros que han tenido unas experiencias y una formación que te acaba suministrando unos conocimientos de muchas materias que ignorabas o acercándote a otras que no te resultaban atractivas. Es curioso que buena parte de los miembros del Club, en su ya dilatada historia, sean extranjeros afincados en nuestra isla que además valoran nuestra ínsula después de haber recorrido muchas partes del universo.

 El mismo proceso enriquecedor deriva de las lecturas, muchas de las cuales de no haber formado parte de esta asociación nunca las hubiera realizado y, como además el margen para llevarlas a cabo no es muy inmediato, nunca se me antojan agobiantes. No voy a engañarles y ,evidentemente, leo mucho más rápidamente aquellas que me enganchan y me parecen más atractivas.

 Si me resulta preocupante, aunque hasta cierto punto es lógico, que la edad media de los miembros del Club cada vez sea mayor y que los pocos jóvenes que alguna vez han formado parte del mismo hayan desertado, si bien en algunos casos ha sido por motivos de estudios universitarios que los han llevado hasta otras islas o más allá de nuestro archipiélago.

 También creo que es estimulante que sean muy distintas las profesiones de quienes acudimos a esas reuniones llevados por nuestra afinidad a la lectura, siempre en el Club ha habido mayoría femenina y parece obvio que las mujeres consumen más literatura que los hombres.

Dentro de las anécdotas que han pasado en estos años recuerdo el encuentro que tuvimos con la ahora académica Soledad Puértolas que nos confesaba que un autor, cuando escribe, posiblemente no le dé tantas vueltas a las cosas y a los personajes como les sacamos los lectores; ante cuya respuesta un político local invitado a la charla nos comentó que teníamos ganas de complicarnos la vida.

 Quien esto escribe sigue complicándosela, no voy a manifestar que sea lo más apasionante que me pasa, pero me entretengo y siempre tengo ahí esos libros que tantas soluciones me ofrecen cuando otros me dan la espalda. Por eso, quería expresar mi agradecimiento al Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane por apoyar esta iniciativa y a quienes la mantienen viva como la compañera Elena que hace de dinamizadora de la misma; también a los compañeros que suelen asistir y a los que alguna vez habré cansado con mis excesivos comentarios, porque reconozco que a veces no me quedo callado, aunque también de eso se trata. 

 

Compartir Compartir:  facebook | twitter | meneame |
    [ ?? ]
Esta entrada tiene
13 comentarios
      [ Para participar, identifícate ]
<<   Página 1 - 2
<<   Página 1 - 2