Scripts comunes a todo el sitio web
publicidad
publicidad

Hay que parar a los ultras.

Reducir tamaño de letra | Aumentar tamaño de letra
07 de febrero de 2012 a las 16:41 GMT |
Los comportamientos de los radicales dejan bastante que desear y necesitan de sanciones.

 

  En la última jornada  vi unas imágenes que me impactaron negativamente, creo que ya es hora de sancionar y condenar el comportamiento de ciertos aficionados radicales que creen que el pagar una entrada y animar a un equipo les da derecho a insultar, amenazar y lanzar todo tipo de improperios contra jugadores y dirigentes cuando su equipo toca fondo. Las imágenes tenían como protagonistas a aficionados del Zaragoza  que esperaban a sus jugadores al final del encuentro para intimidarles por su mal rendimiento, probablemente estos mismos sujetos los vitorearían en caso de alguna conquista deportiva. Es verdad que el cuadro maño está fatal, que su plantilla fue muy mal diseñada, que ha vendido lo poco que ha producido últimamente como Ander Herrera; también que no ha sido acertada la gestión de su máximo accionista, Agapito iglesias, quien de todas maneras ha puesto mucho dinero en este club, lo que, por lo menos, le da más derechos sobre él mismo que todos estos que gritan; siempre he sido contrario a que un club pertenezca a un señor, pero sin algunos de estos mecenas muchos clubs ya hubieran desaparecido. En medio del conflicto aparecía con una sangre fría increíble el capitán del equipo, Paredes, intentando hacer entrar en razones a unos individuos que parecían tener un comportamiento demasiado visceral y de todo menos una pizca de entereza cerebral. Evidentemente, el hecho de que los futbolistas de élite sean unos privilegiados no da derecho a que en caso de que los resultados sean malos puedan ser insultados y agredidos.

  El problema está en que son estos grupos ultras los que más suelen animar y poner colorido en los estadios españoles; sin embargo, aunque animen el espectáculo prefiero su desaparición a su inmunidad ante comportamientos tan vergonzosos; andan tan crecidos que hemos visto ya en España a aficionados radicales paralizar algún entrenamiento y dialogar con los capitanes del club para que mejoren su rendimiento o se atengan a las consecuencias. Por supuesto, también jugadores y técnicos tienen que respetar en sus actos a sus aficionados, así me pareció bastante censurable la celebración que del segundo gol de su equipo hizo el técnico de Las Palmas, Juan Manuel Rodríguez, por mucho mérito que tuviera su remontada, creo que el público grancanario no se merecía su expresión de rabia.

  Recientemente, estuve en el Bernabéu, era la primera vez que acudía al coliseo madridista y confieso que llevaba mi bufanda rojiblanca camuflada; me sorprendió gratamente la mayoría del público merengue, especialmente, el de la zona donde estaba ubicado, ya que salvo algún impresentable permitía que los numerosos aficionados del Athletic pudiesen animar y expresar relajadamente sus sentimientos, con lo que pude exhibir mi bufanda; claro que estaba en el fondo contrario a los Ultra Sur que sí que con sus cánticos insultaban  al Athletic y a los vascos; aún así es de los partidos más relajados que he visto, quizás porque todo lo que ocurrió estaba en el guión, incluyendo un arbitraje algo casero en el segundo tiempo; además fui testigo de la bronca que todo el estadio dedicó a los ultras cuando vitorearon a Mourinho. Creo que este debería ser el camino, aislar a los radicales cuando su comportamiento no sea el adecuado, como cuando chillan "Pepe, mátalos" ; Laporta, tan criticado en otras facetas, dio ejemplo ahuyentando del Nou Camp a los Boixos Nois. Y es que encima muchos radicales por animar gozan de múltiples prebendas como viajes y entradas subvencionadas con lo que no dejan de ser los clubs quienes fortalecen a estos impresentables.

  No quiero culminar este artículo sin hacer alusión a la sanción de que ha sido objeto Contador. Mi opinión sobre el doping la tuvieron en uno de los primeros artículos que escribí en El Apuron ( agosto de 2009), allí advertía de la hipocresía que rodea este tema, los baloncestistas de la NBA tienen barra libre, la rigurosidad con algunos deportes que es verdad que basan sus triunfos en décimas o segundos. Creo que hay muchos dudas en el caso del ciclista madrileño como para sancionarlo y encima con el más fuerte de los castigos posibles, aunque no soy un experto en la materia y desconozco si el producto que dio Contador puede enmascarar la recepción de otras sustancias dopantes; por supuesto, opino que en vista de las circunstancias  Alberto debería recurrir a la justicia ordinaria, aunque esta me muestra tantos agujeros como la deportiva.

 

Compartir Compartir:  facebook | twitter | meneame |
    [ ?? ]
Esta entrada tiene
10 comentarios
      [ Para participar, identifícate ]
Página 1
Playa11
Playa11

En los últimos años he detectado un increíble descenso
en fútbol español en torno a la animación ( Ojo no
estoy hablando solo de Ultras). Sinceramente como
Madridista me da vergüenza ver al Bernabeu en ciertos
partidos incluido contra el Barça donde se supone que
Guardiola y compañia se deben asustar.

Publicado el 14 de febrero de 2012 a las 21:03 GMT
PedroLuis
PedroLuis

"Joel", la sustancia en cuestión no permanece
"dentro" por tiempo indefinido. Se metaboliza o
se degrada y se elimina. Tal vez, si es que fue la
carne, tendría que habérsele hecho el control a otro
potencial consumidor el mismo día.

El asunto es que se trata de una cantidad
infinitesimal, insuficiente para motivar mejora
apreciable en el rendimiento, que no parece razón
suficiente (a mí, claro, que no soy árbitro, ni juez,
ni miembro del comité que valora el asunto) para un
castigo desmesurado, a un deportista que ha dado tanto
y al que se le han hecho antes y después del
cuestionado control, probablemente un centenar más, sin
rastro de dopaje.

A mí no me parece justo, pero entiendo que otros sean
más estrictos y defiendan otra opción.

Estimado Ibrahim y lectores. Disculpen las
impertinencias del comentario anterior. Son de tono
menor y dichas con la "boca pequeña" estimulada
por la pasión. Evidente.

Publicado el 10 de febrero de 2012 a las 23:03 GMT
Taganana
Taganana

Comparto lo dicho anteriormente por otro contertulio,
Mourinho es un ultra, y Pepe otro.
Si desde las personas o cargos de responsabilidad no
damos sino malos ejemplos ¿qué vamos a esperar de parte
de la sociedad? Desde una parte de los medios de
comunicación se les ampara y se les defiende su manera
de expresarse o de comportarse, y eso produce
desagradables consecuencias.

Publicado el 09 de febrero de 2012 a las 22:35 GMT
joel
joel

Si Contador es sancionado por consumo de clembuterol
proviniente de carne tratada con el mismo, la defensa
sería de lo más fácil; solamente habría que buscar a
alguien que consumiera la misma carne y demostrar que
tiene el clembuterol dentro.

Publicado el 09 de febrero de 2012 a las 18:40 GMT
PedroLuis
PedroLuis

Los "comportamientos radicales dejan bastante que
desear" en el fútbol y, muy probablemente, en
cualquier otra actividad vital.

Lo del fútbol no lo entiendo. Entiendo que un jugador,
implicado en la batalla, en un arrebato de rabia o
desesperación, pueda “rozar involuntariamente" a
un contrario, pero los espectadores que disfruten,
sufran, chillen... pero con "las manitas en el
bolsillo".


Claro, pero radicales existen y, a veces hasta los
justificamos, porque una descarga de adrenalina en
sangre excita y dopa más que unas micromillonésimas de
gramo (o menos) de clenbuterol, sustancia que sí, está
en muchos medicamentos broncodilatadores, pero también,
en esas concentraciones, como agente contaminante de
alimentos sólidos o líquidos y, hasta en algo
aparentemente tan corriente como el agua.

Radical no, pero me parece a mí que una cosa tan
delicada y con tantas repercusiones para la carrera de
un gran deportista, más que en trazas
"inapreciables", hay que fundamentarla en
evidencias irrefutables.

"Sabios tiene la iglesia", estimado Pevalqui,
pero burócratas hipócritas también. Y hasta eminencias
que "hayan" delitos donde únicamente hay
lapsus, ¡qué barbaridad!

Es evidente, no estoy radicalizado (un poquito, sí)
pero déjenme al menos ser apasionado: Contador no se
merece ese "Beredicto" (ap. J.Amaro. inclitus
legislatore), ¡coño! Estamos locos aquí, o
definitivamente queremos poner todo patas arriba. No lo
entiendo, qué le vamos a hacer. No se puede maltratar a
un deportista de esta forma. Ya sé que en “droga
tolerancia cero”… pero ¡en droga!, no en “un vaso de
vino”... “Me cago en la puñeta”...Ven ustedes, y no
quería radicalizarme. “Ya la cagué”.

P.D.- Estimado Ibrahim, usted es el árbitro, el juez y,
por supuesto, tiene todo el derecho a expulsarme del
partido, de la sala y hasta del del velódromo. Lo
entenderé perfectamente. Eso sí, lo interpretaría como
un fallo radicalizado. Bien instrumentalizada esta
pieza literaria es una "joya".

Publicado el 08 de febrero de 2012 a las 22:18 GMT
lleon
lleon

Cuando hay entrenadores "hooligans" como
Mourinho surgen hinchas "hooligans".

Publicado el 08 de febrero de 2012 a las 17:21 GMT
pevalqui
pevalqui

Ibrahim, me "hayé" constreñido, tras la
relectura, ante el "hallazgo", por las prisas
en enviarte el post. Mil disculpas ante cualquier
purista porque "hayaron" una falta de
ortografía.

Pardiez ¡A estas alturas!

Saludos cordiales...

Publicado el 08 de febrero de 2012 a las 15:32 GMT
pevalqui
pevalqui

Ayer ante la premura porque estaba viendo a tu
Athletic, que jugó un buen partido contra un equipo
notoriamente inferior jugándole sin complejos, con
numerosos fallos defensivos que le lastraron el
partido, sobre todo en el primer tiempo y de cara al
resultado final de la eliminatoria.

Quería hacer un comentario del "tema Contador".
Yo lo comparo con un señor que está a la puerta de un
banco sonando las alarmas por robo y a quien la policia
le descubre que tiene un millón de euros en el
bolsillo, ante su propia sorpresa. Es un poco exagerado
en este caso.

Hay dos situaciones claras: una, que Contador tenía el
día de descanso previo a una etapa en alto, una
cantidad ínfima de clembuterol en sangre. Otra: la
desproporcion del castigo que se le aplica después de
año y medio largo, derivada de la incapacidad del
ciclista de demostrar que el susodicho producto
provenía de un filete que se comió. Porque no olvidemos
que incluso se analizó el stock de carne de donde
supuestamente salió dicho filete y no se hayaron
rastros de clembuterol. Entonces el tema se convierte
en una cuestión de fé ante las evidencias científicas.
Yo particularmente, aunque le creo al ciclista en el
sentido de que no ha sido "un acto consciente",
no obstante merecería un castigo. Si bien el castigo a
mi juicio ha sido absolutamente injusto y
desproporcionado.

Dicen los entendidos en derecho que el castigo en
sentencia ha de ir en consonancia con el daño
ocasionado a la norma. Lo siento por él.

Contentos estarán los franchutes, que llevan casi una
docena de años sin comerse una rosa ni en Roland Garros
ni en su "Grand Boucle"

Sabios también tiene la iglesia.

Saludos cordiales...

Publicado el 08 de febrero de 2012 a las 13:26 GMT
desconocido
desconocido

Yo también estuve hace poco en el Bernabéu ,no me gustó
lo que vi, ya que los únicos que animaban eran los
Ultras sur, incluso no sólo no animaban sino que
empezaban a insultarlos.
Respecto al caso Contador me parece fatal que un
ciclista se dope, pero creo que el juez o la Federación
o quien haya puesto la sanción resulta exagerada como
tú bien comentas. Y yo creo que no se ha dopado.

Publicado el 08 de febrero de 2012 a las 00:18 GMT
pevalqui
pevalqui

Amigo Ibrahim, tan atinado en los juicios que haces
como de costumbre.

No vi el partido del Zaragoza, pero si que tuve ocasión
de ver el del Madrid con "tus leones" y que
vistes "in situ".

Me encantó el Athletic, sobre todo en el primer tiempo.
Lástima del gol del empate tan pronto y a continuación
el gol tempranero del segundo tiempo y posterior
penalty, algo riguroso con expulsión incluida. Ahí se
acabó el partido. y mira que el Bilbao le jugó sobre
todo el primer tiempo de tú a tú, con mucha dinámica y
velocidad y aprovechando los huecos enormes que el
Madrid estaba dejando en el centro del campo, que se
veían incapaces ante la velocidad y verticalidad de tu
equipo.

Del entrenador de la UD, tienes razón. Es un buen
entrenador, a mi juicio. Hay quien le critica que es
muy defensivo, que especula con el resultado, y también
a veces tienen razón. Sus actitudes extemporáneas en el
banquillo le han costado no pocas expulsiones. Esta
temporada lleva dos o tres. Estuve presente en el Gran
Canaria, en un mal partido de la UD. Otro más. Y
ganamos a "la heroica", con sólo tres atrás y
porque el Guadalajara tras los primeros 70 minutos se
dedicaron a perder tiempo. Jugaron con un descaro
tremendo y pudieron ganar de calle. Incluso desplazando
ambos medios centros hasta la zona de tres cuartos en
ataque estático. Jonathan Viera, que tampoco hizo nada
del otro mundo, acabó por decantar el partido de falta
directa.

De los ultras, totalmente de acuerdo. Me cuesta entrar
en la racionalidad de un individuo que va a un campo de
fútbol (se supone que a ver un espectáculo deportivo),
a pelearse, insultar...

Muchos de ellos parece que van a desahogar la
insatisfacción que sufren en la vida cotidiana.

En la época de Agustín Montal de presidente del Barca,
creo recordar, en una ocasión al ser preguntado Rinus
Michels por los boixos nois, respondió Michels
jocosamente llamándoles "morenos" , sobrenombre
con el que eran conocidos. Igualmente los Ultra Sur en
la época de Ramón Mendoza, fue una verguenza.

Oye estoy ahora mismo siguiendo el partido de tu
Athletic con el Mirnadés y le veo mucho futuro a De
Marcos. A ver si (con tu permiso), lo fichamos para el
Barca, aunque ese puesto lo tenemos bien cubierto.

Saludos cordiales...

Publicado el 07 de febrero de 2012 a las 23:23 GMT
Página 1