cerrar
cerrar
Registrarse
La Plaza

“Corruptos” contra “Radicales”

La mañana del martes trece, el comienzo de la moción de censura esperaba a que los diputados terminaran de acomodarse en sus escaños. Mi experiencia docente me dice que este tipo de procesos puede alargarse, así que aproveché la tardanza para observar a los duelistas. Las acusaciones cruzadas durante las vísperas servían para etiquetar a los contendientes. En una esquina del Congreso, comparecía el bando con el rótulo de “corrupto”. A su izquierda, a media cuesta del hemiciclo, formaban sus rivales bajo la divisa de minoría “radical-populista-venezolana”.

Justo cuando los parlamentarios se alongaban sobre los respaldos delanteros y el desafío estaba a punto de empezar, emergieron, de no se sabe dónde, los acordes de “solo ante el peligro”. La melodía acompañaba los pasos de una mujer vestida de azul, camino de la tribuna de oradores. Enseguida comprendimos que no era la película de Gary Cooper y Grace Kelly. En esta versión, la mujer no esperaba angustiada a que el “muchacho” saliera ileso del lance y retornara a su lado para abrazarle. Esta vez, la protagonista se adelantaba a su pareja para batirse en primer lugar y abrirle camino sin volver la cara a la porfía en ningún momento.

De regreso a su escaño, al ver a la diputada magullada, pensé dos cosas. Una, que algo estaba cambiando para bien. Dos, que el debate entre corruptos de corbata y radicales con coleta solo ocurría en el celuloide. En la realidad, los “corruptos” demostraban, sobradamente, ser los “radicales”.

Comentarios (1)

Leer más

Últimas noticias

Lo último en blogs