cerrar
cerrar
Registrarse
Economía

El Cabildo de La Palma pone rumbo de nuevo hacia la soberanía energética

La corporación insular se ha adherido al Manifiesto del Electrón que marca la ruta para alcanzar el objetivo de La Palma 100% renovable

Foto de famila por un nuevo modelo energético para la isla.

No es la primera vez que el Cabildo Insular adopta un acuerdo encaminado a alcanzar la soberanía energética. En 2007 ya hubo un acuerdo institucional en tal sentido que no ha dado apenas resultados, pues la isla sigue dependiendo mayoritariamente del petróleo, y ahora, diez años después, lo vuelve a intentar con la adhesión al Manifiesto del Electrón, que promueve un nuevo modelo energético basado en las energías limpias y que es el fruto de una Plataforma ciudadana, la Px1NME de La Palma, que ha mantenido una ronda de reuniones con las administraciones y celebrado actos abiertos al público para alcanzar un consenso de futuro en esta materia.

“Con el panorama energético que tenemos en La Palma de dependencia del petróleo, sobrecostes insostenibles, abandono de los recursos energéticos renovables propios, estudios realizados que hablan del potencial de la isla para cubrir su demanda energética, acuerdo institucional de 2007 (CC, PSC y PP) de apuesta por la autosuficiencia y una economía totalmente dependiente del subsector del plátano; la alternativa energética que proponemos debe tener como norte el beneficio medioambiental, social y económico de la isla y su contribución a la mitigación del cambio climático y eso solo es posible con La Palma 100% renovable y la gestión pública de los recursos del sector para crear riqueza y empleo local, contribuyendo a la diversificación y estabilidad económica insular”, recoge el manifiesto.

Una estrategia esta que ha sido bautizada como Plan Insular de Transición Energética, en la que se considera que la puesta en marcha del Consejo Sectorial de la Energía, con su reglamento y los correspondientes recursos materiales y humanos, debe ser la primera tarea de la institución insular, que debe prepararse este año para ponerse en marcha a principios de 2018. Con ello, lo que pretenden es que el manifiesto no se quedé en papel mojado.

La adhesión al manifiesto se aprobó por unanimidad (PSOE, CC, PP y Podemos) en una sesión plenaria extraordinaria celebrada este jueves y pese a que no estaban previstas intervenciones, la consejera del PP, María de Haro, pidió la palabra para pedir al Grupo de Gobierno, ritmo y resultados en este y otros asuntos de calado para la isla. “Que haya un trabajo continuo y resultados en este tema de la energía, en la revisión del Plan Insular de Ordenación y en todo lo que tenga que ver con el desarrollo de la isla “, pidió la consejera, que se ha mostrado en los últimos tiempos muy crítica con la “parrocha” en la gestión del Gobierno insular, al tiempo que agradeció el trabajo de la Plataforma por un cambio de modelo energético que “es un ejemplo de cómo la participación ciudadana hace que los políticos nos movamos”.

El vicepresidente del Cabildo, José Luis Perestelo, intervino también para felicitar a la Plataforma por el trabajo realizado y que “hoy nos permite marcar una ruta por la soberanía energética”. “Desde hoy -anunció- me convierto en un militante de base de la Plataforma por un nuevo modelo energético para seguir trabajando juntos” porque “nos han entusiasmado y no es una pose, sino un compromiso”, afirmó el consejero nacionalista.

Dailos González, de Podemos, también consideró importante el papel de plataforma para avanzar hacia otro tipo de modelo energético que no dependa del petróleo, que “lastra el futuro”, al tiempo que espera que este manifiesto no quede en una mera declaración de intenciones sino que se plasme en una realidad.

El presidente del Cabildo, Anselmo Pestana, defendió, en respuesta a la solicitud de más trabajo y eficacia de María de Haro, la labor del Grupo de Gobierno, lo que “no significa que no hagamos autocrítica o que no hablemos de cosas que se atascan por distintos motivos pero las leyes están para ser cumplidas y a veces eso significa más trámites y complejidades y no siempre al ritmo que políticamente querríamos que salieran las cosas, pero estamos teniendo la colaboración de muchos servicios del Cabildo implicados en los grandes temas y creo que van a llegar buenas noticias de inversiones públicas y detrás eso hay un trabajo del grupo de gobierno”. “Creo que las cosas no van mal, aunque pueden ir mejor entre todos”, indicó.

En cuanto al Manifiesto del Electrón manifestó que “aquí nace un nuevo modelo para la isla, que habla de sostenibilidad y de la autonomía de la generación de energías, que son rentas que no perdemos, que se pueden quedar en la isla y que ayudarán a la economía”.

Pestana recordó además que con los avances tecnológicos la producción energética renovable es más barata hoy que hace treinta años, mucho más eficiente, lo que “hace que se abran unas nuevas perspectivas”. En este sentido, reconoció que “la virtud de la plataforma es haberlo visto antes que los que estamos en responsabilidades políticas y habernos marcado el camino” y “ahora -dijo- a ver si somos capaces que ir haciendo concreción de ese modelo, tendremos dificultades en el horizonte con la generación de renovables y su vuelco a la red insular, porque por más que hablemos de esa descentralización de la producción energética, el modelo sigue siendo de malla insular y ahí tenemos un problema en esa transición para que la isla sea mucho más autónoma en su producción energética”.

El plan energético de La Palma, para ir más allá del sistema de El Hierro con el proyecto de Gorona del Viento, que según se expresa en el manifiesto, nunca tuvo la finalidad de ser independiente del petróleo, tiene por objetivo general “resolver la estabilidad del sistema insular 100% renovable con una combinación entre tecnologías limpias gestionables, tecnologías de gran almacenamiento, autoconsumo con balance neto y baterías domésticas en la medida en que la generación distribuida adquiere mayor protagonismo”, siendo los objetivos específicos, los que se relacionan a continuación:

-Planificar el cambio del modelo energético insular para desarrollar el acuerdo institucional del Cabildo de 2007 en el que Roque Calero ha realizado un trabajo para cuantificar la máxima penetración actual de renovables, relacionándolo con la electrificación sostenible del transporte y la gestión del agua.

– Hacer un buen diagnóstico del sistema energético insular así como de sus actores principales.

– Adaptar las infraestructuras, tanto las planificadas como las que vaya demandando el sistema insular, a la transición energética en la que nos encontramos.

– Apostar por un mix energético insular que priorice el ahorro, la eficiencia, las renovables de generación distribuida y el autoconsumo con balance neto.

– Abordar las modificaciones correspondientes en el Plan Insular de Ordenación Territorial, en los Planes Generales municipales y en el urbanismo y la edificación, de acuerdo a las directivas europeas, para conseguir los máximos niveles de eficiencia energética.

– Identificar los criterios o principios que han de orientar la transición.

– Trazar la ruta hacia una isla 100% renovable.

– Diseñar el proceso para la independencia del petróleo y del monopolio no solo en la generación eléctrica sino también en el transporte y la gestión del agua.

-Identificar las tecnologías renovables que aportan mayor gestionabilidad al sistema para priorizar su planificación.

– Determinar quiénes son los principales protagonistas del cambio energético y las tareas que corresponde a cada uno.

– Contribuir a la diversificación económica de la isla y a la creación de riqueza y empleo local.

– Convertir la energía en un factor de sostenibilidad insular a través de la reducción de los gases de efecto invernadero, del impacto territorial, sanitario y de la dependencia energética.

Además de acuerdo a estos objetivos y, “siendo conscientes -reza el manifiesto- de la oportunidad de que la isla recupere la gestión de su demanda energética, teniendo en cuenta aspectos de la historia de la electricidad de la isla que son referentes para el nuevo modelo energético que queremos construir,  como la iniciativa ciudadana, en Santa Cruz de La Palma a finales del siglo XIX, del “Electrón” y la del modelo público de gestión de Riegos y Fuerzas de La Palma S.A. del Cabildo (1947-67)”, ven por ejemplo en el Salto de Mulato una oportunidad para el cambio y una prioridad la puesta en marcha del Consejo Insular de la Energía.

El pleno contó de público con varios miembros de la Plataforma por un nuevo modelo energético y alguno de ellos aplaudió la adhesión del Cabildo. El acuerdo quedó inmortalizado con una foto, la de la ruta por la soberanía energética de La Palma.

Archivado en:

Más información

Comentarios (10)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Últimas noticias

Lo último en blogs