cerrar
cerrar
Registrarse
Opinión

Nobleza obliga

Proponen que el espacio donde estaba el busto de Blas Pérez González sea dedicado al ‘Pamir’

Glorieta de Blas Pérez González.

Con motivo de la celebración del centenario de la llegada del velero ‘Pamir’ a Santa Cruz de La Palma, en octubre de 2014 la Sociedad La Investigadora (Casino) celebró una serie de charlas dentro de su semana cultural.

Los ponentes, José López Mederos, catedrático de Historia, Juan Carlos Díaz Lorenzo, periodista e historiador y Mario Suárez Rosa, escritor e historiador naval, intentamos aportar, en cada una de nuestras disertaciones, distintos y novedosos apuntes que, desde distintos enfoques, ayudan a conocer la singular historia de este barco alemán.

Esos enfoques confluyeron en un pensamiento que cada uno de los intervinientes expresamos al finalizar nuestra charla: la necesidad de que esta ciudad cumpla con su historia y tenga un recuerdo de la estadía del ‘Pamir’.

Dicha estadía, lejos del pensamiento de sus tripulantes, duró seis años y propició intrépidos intentos de fuga, varios matrimonios, no pocos altercados y la aparición de la leyenda de los submarinos alemanes que dividió a la ciudad entre germanófilos y anglófilos. Desde entonces se establece una relación entre el velero y la población palmera que perdura hasta nuestros días aunque, tras distintas vicisitudes, el fabuloso mercante alemán se hundiera en 1957 al sur de las Azores en una catástrofe que conmovió a la sociedad de la época, y de la que la isla de La Palma no fue ajena.

Cuando en la actualidad se debate sobre la actuación más idónea para aplicar en la antigua ubicación del busto de D. Blas Pérez González, y lejos de pretender avivar la polémica suscitada, nos permitimos proponer que dicho espacio sea dedicado al ‘Pamir’.

Para ello no solo evocamos el carácter meramente histórico. En un sentido más pragmático, y dada la gran afluencia de turistas alemanes que visitan nuestra Isla, creemos que se aportaría un recurso turístico especialmente vinculado a la historia de nuestro puerto y ciudad.

Recordemos que el ‘Pamir’ está muy presente en la memoria de los alemanes en particular y en la gente de la mar en general, contando con varios museos y placas conmemorativas repartidas por aquellos lugares con los que tuvo algún vínculo: Museo Schiffahrts de Brake, Museo de Bremerhafen, Iglesia de Santa Caterina, en Hamburgo, Iglesia de San Jakobi de Lübeck, Puerto de Wellington en Nueva Zelanda…

Hagamos honor a lo publicado por el periódico Diario de Avisos cuando expresaba, la víspera de su partida, el sentir general de un pueblo que fue parte de la aventura del ‘Pamir’ :

Nobleza obliga

Es de justicia reconocer, y hacer constar que durante el largo tiempo que han convivido con nosotros, los tripulantes de ese buque han observado una conducta irreprensible y que han sabido, hasta en los momentos más críticos de la lucha europea, guardar la moderación y la prudencia de los más intachables caballeros.

Por ese dignísimo comportamiento observado por el capitán, oficiales y tripulantes del ‘Pamir’ dejan aquí un grato recuerdo, recuerdo que se agranda con haber algunos de ellos contraído aquí matrimonio y creado, por consiguiente, los lazos irrompibles de la familia y de la segunda patria.

Nuestra ciudad conservará siempre en la memoria el nombre de esa barca que en días tristes para su patria vino a las aguas de esta isla a buscar el amparo que necesitaba, al abrigo del pabellón español, y no olvidaremos que aquí sus tripulantes, aprendieron el rico idioma de Cervantes y que aquí, en nuestro cementerio, se conservarán los restos de los que desgraciadamente dejaron de existir.

Mañana, cuando la barca ‘Pamir’ cruce velozmente las aguas del inmenso Océano; cuando penetre por las de su noble nación; cuando arroje su ancla en el importante puerto de Hamburgo; cuando sus tripulantes penetren en sus hogares; cuando en la intimidad recuerden las peripecias de su viaje y su llegada a esta ciudad, no olviden de añadir, que esta Isla de La Palma conservará por muchos años el recuerdo grato del buque alemán, porque él era el albergue de caballeros y sus tripulantes dignos representantes de una nación culta, industriosa y rica.

Diario de Avisos, Santa Cruz de La Palma (3 de marzo de 1919).

José López Mederos, Juan Carlos Díaz Lorenzo, Mario Suárez Rosa.

Archivado en:

Más información

Comentarios (23)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

1 2 3

Últimas noticias

Lo último en blogs