cerrar
cerrar
Registrarse
Sociedad
Juicio por el asesinato de la joven palmera Laura González

"Muerte extremadamente dolorosa e intenso miedo"

La fiscalía y acusación particular ratifican sus peticiones de pena de 40 años de prisión

No hubo lugar para las medias tintas. El jurado popular ratificó después de seis horas de deliberación la inmensa mayoría de los alegatos de la Fiscalía por el asesinato de Laura González por parte de su exnovio, David Batista.

Todo quedó resumido en una expresiva frase: “estamos ante una muerte extremadamente dolorosa e intenso miedo”.

A la espera de la sentencia que se emitirá en los próximos días, lo cierto es que el jurado considera probado que el 10 de julio de 2015 efectivamente Batista causó la muerte de su exnovia al quemar el 95% de su cuerpo. El fallecimiento llegó apenas una hora y media después. No hay duda alguna de que todo se llevó a cabo de forma totalmente consciente para causar daño, “tanto desde el punto de vista psíquico como físico”.

La fiscal mantiene su petición de penas de 25 años por asesinato y 15 por el incendio del local en el que trabajaba Laura González.  El Ministerio Público habló de ensañamiento y alevosía agravado por el parentesco y la violencia de género. En cuanto al incendio se relató el peligro potencial para los bienes y personas y daños cuantificados en 24.500 euros por las compañías de seguro.

Piden penas de alejamiento a los progenitores de la joven asesinada durante 26 años a lo largo de los que no podrá estar  a menos de 500 metros de los padres.

Tanto el jurado como la Fiscalía se oponen a que se tenga en cuenta la petición de reducción de penas por dilaciones indebidas.

La acusación particular se unió también a las tesis anteriores que ratifican su culpabilidad. La defensa se reafirma en dilaciones indebidas y dice que no hubo intención de causar incendio, sino de asesinato. Solo acepta 20 años de cárcel por ambos delitos y responsabilidad civil por valor de 65.000 euros.

El jurado recordó las amenazas que ratificaron tanto los amigos de la fallecida como ella antes de morir y se pudo comprobar en su móvil. Considera que Laura González fue víctima de una relación controladora y llena de presiones.

El juicio celebrado en la sección quinta de la Audiencia Provincial ha tenido lugar a lo largo de toda la semana que ahora acaba y ha focalizado gran parte del interés mediático durante estos días.

El jurado popular permaneció reunido desde el mediodía hasta las seis de la tarde, pese a que pocos dudaban de la culpabilidad de Batista.

IMG-20170210-WA0014

Por si fuera poco durante los últimos días trascendió el contenido de los informes elaborados por psicólogos y forenses en los que se determinaba que el asesino no se sentía culpable por lo ocurrido. De hecho la estrategia de su abogado defensor pasaba por asegurar que el asesinato se cometió bajo la influencia de las drogas y el alcohol y que estaba arrepentido. Pero ninguno de estos argumentos finalmente prosperó.

Los hechos se remontan al diez de julio del año 2015 cuando Batista se acercó a la tienda en la que trabaja su expareja y la roció con una garrafa que contenía nueve litros de gasolina para posteriormente proceder a quemarla. El resultado fue que la joven sufrió quemaduras en el 95% de su cuerpo, por lo que apenas una hora y media después tendría lugar su fallecimiento en el hospital general de La Palma. Los forenses no dudan de que la víctima padeció sufrimientos inmensos y que, además, fue consciente de lo que ocurría en todo momento.

De forma separada, Batista se enfrentará a un procedimiento judicial por las amenazas de las que fue objeto su exnovia después de la ruptura que tuvo lugar el mes de mayo anterior.

El joven palmero estaba acusado de un delito de asesinato, por el que la Fiscalía pedía 25 años de cárcel y otro de incendio con peligro para la vida o integridad de las personas para el que se solicitaban 15 años. La petición del Ministerio Fiscal y de la acusación particular se elevaba a un total de 42 años de prisión.

La muerte de esta joven, en plenas fiestas de la Bajada de la Virgen, conmocionó a la sociedad palmera, y ocupó espacio en un elevado número de medios de comunicación de todo el país. A la vez se ha convertido en una reivindicación en contra de la violencia de género. A lo largo de las jornadas en las que se ha celebrado el juicio han declarado como testigos, entre otros, la madre de la fallecida, sus amigos, una clienta que intentó evitar el crimen y el propio Batista, ya como acusado. De una forma u otra estas intervenciones hicieron revivir los hechos y la extrema crueldad de lo ocurrido.

Archivado en:

Más información

Comentarios (8)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Últimas noticias

Lo último en blogs