cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
De fútbol y otras historias
Publicidad

Debut literario

Un momento de la presentación del libro.

Hace una semana en el Espacio Real 21 de Los Llanos de Aridane presenté mi primera novela Un Vasco en Benahoare . Me sorprendió la respuesta del público, ya que, aunque el aforo es limitado, sobre 120 personas, muchos/-as no pudieron acceder al acto. Ante un debut siempre te entra cierto hormigueo, pero logré no estar muy nervioso y creo que la presentación resultó amena y natural. Lo único que lamento es que muchas personas quisieran adquirir la obra y no pudieran hacerlo, ya que la política de la editorial limita a ciertos ejemplares el envío a las presentaciones. Mi compañera, la escritora palmera Lucía Rosa González, hizo la presentación y contribuyó a darle realce al evento.
Hace unos años vino un famoso novelista español a mi Instituto y comentó que tras un largo proceso de documentación escribía sus novelas en un fin de semana; no ha sido mi caso, por cuanto escribía por hobby y me ha llevado un tiempito la obra, entre la inspiración de los primeros capítulos y los últimos hubo un lapso que me sirvió para madurar el proyecto e incluso tuve que actualizar algunos datos, ya que, a veces, los cambios sociales son vertiginosos. Además, cada nuevo repaso me mostraba que podía haber cuestiones mejorables.
Quiero agradecer su colaboración a Lucía, Antonio Rodríguez, Angus, Carlos Valentín, que fueron mis primeros lectores y que también actuaron de consejeros y animadores; no sé si han sido muy benévolos conmigo, pero me alentaron para que culminase y publicase la novela. Al Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, especialmente a la Concejala de Cultura, Charo González, por colaborar en la presentación de Un vasco en Benahoare y por las facilidades que me ha concedido para la celebración del mismo. A la editorial Seleer por darme la oportunidad de publicar la obra y por la seriedad que ha mostrado en este proceso y a mi familia que siempre me motivó en esta iniciativa.
Siempre me ha atraído escribir, así que me he decidido a emprender esta aventura en la que plasmo vivencias, opiniones, sensaciones; no es un relato autobiográfico, aunque el autor transmite mucho de lo que ha vivido y en alguna ocasión algún lector verá mi voz en la de Mikel.
El protagonista es vasco, ya que mis aficiones futbolísticas me han hecho conocer esa tierra; la describo con cariño, pero consciente que por acontecimientos recientes no todas las personas tienen esa percepción.
Mikel llega a nuestra isla y a partir de ahí inicia una nueva etapa profesional y vital que va a tener mucho más recorrido del que se imaginaba.
Procuro ser ágil y cercano para mantener el interés. Mi compañera Lucía, a quien vuelvo a agradecer su desinteresada colaboración, me comentaba, cuando la novela tenía diez capítulos que estaba bien escrita, pero que debían pasar cosas. Le tomé la palabra y luego se suceden las incidencias hasta el extremo de que algunos de estos mis primeros lectores me dicen que se quedaron con ganas de más. ¿Quién sabe si habrá una próxima entrega?
El libro discurre en nuestra isla y la visión que se transmite de ella procuro que sea real sin renunciar a la crítica-el derecho a la intimidad, por ejemplo, es una asignatura pendiente, aunque las últimas tendencias de algunos medios comunicativos no ayudan -, el palmero tiene una idiosincrasia pero como todo es mejorable.
Se tratan temas actuales y reales con el enfoque que la sociedad palmera le suele dar, aunque procuro evitar una visión localista. Hay asuntos delicados a los que procuro dar un tratamiento serio, pero insisto que esto es ficción, así que no podemos interpretar cuanto se dice al pie de la letra. Espero que Un vasco en Benahoare sea un homenaje a todas aquellas personas venidas de fuera y que se han instalado en nuestra isla con sencillez, receptividad y con plena integración a nuestras peculiaridades.
No hay excesivos personajes y procuro que sean humanos con los pro y contra que nuestra condición conlleva. En el prólogo hablo de que se trata de personas cabales, pero que se equivocan como humanos que son; especialmente, si de por medio hay lances amorosos, el instinto muchas veces se impone a la razón, aunque el implicado sepa que su proceder sea incoherente. Unos estarán más logrados que otros; Nieves es el más enigmático, oscuro conforme a su devenir en el conjunto de la novela. A veces, he sentido una sensación unamuniana, ya que me ha parecido que los personajes han cobrado vida más allá de la cuerda que yo les ofrecía. Insisto que un día me senté a escribir y con el transcurso del tiempo este cuerpo narrativo fue tomando forma pero sin ajustarse a un plan inicial preestablecido; cuando comencé, no tenía totalmente perfilado el desarrollo de la historia y, especialmente, su final, el hilo argumental fue lo más que me costó en el conjunto de mi trabajo.
Aludo a enfermedades que surgen sin una explicación del todo racional y a las que muchas veces los especialistas no logran atajar, hay bastante espacio para que la ciencia progrese en estos ámbitos; los pacientes intentan valerse de otros medios, cuando la solución, probablemente, pase por su capacidad de renovación mental. Por supuesto, en temas de los que no soy un experto como la medicina o la psicología muestro opiniones que no conllevan una base científica.
También toco el tema de la enseñanza con la experiencia de los muchos años que llevo en un campo gratificante, pero en el que tienes momentos complicados en los que se pone a prueba tu temple más allá de tu sapiencia profesional.
La realidad política procuro abordarla tal cual es pero con un ánimo constructivo, consciente de que no es una tarea fácil y que los protagonistas se han ganado algunos desafectos.
Soy un voraz lector- participo desde su fundación, hace muchos años, en el Club de Lectura de la Biblioteca Municipal y esa experiencia también ha ensanchado mis horizontes -y espero que esas lecturas me hayan servido para conseguir un buen producto, aunque Un vasco en Benahoare es una novela de gente corriente que no acomete hechos heroicos ni grandes tramas sino que luchan por ser felices en un mundo en que muchas veces nos empeñamos en no serlo. Por supuesto, tampoco transmito el elixir de la felicidad.
Vuelvo a reiterar mi agradecimiento a todas aquellas personas que estos días me han mostrado su cariño y han acogido tan fenomenalmente este debut literario.

Archivado en:

Publicidad
Comentarios (104)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

1 2 3 11
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com