cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
De fútbol y otras historias
Publicidad

Tribulaciones tras una derrota

Un regalo familiar me puso en el Wanda,un estadio espectacular, cómodo,moderno, aunque en medio de la nada, para ver un clásico de nuestra Liga, Atlético-Athletic.
Un Athletic irregular e instalado en la peor racha de victorias de su historia hacía que fueran más mis temores que mis esperanzas sobre el devenir del encuentro. Es lo que tiene la filosofía athlectizale bonita,romántica, pero abocada al sufrimiento.Es una herencia que les dejo a mis hijos,desoyendo sabios consejos que me daban en su tierna niñez para que no les imbuyera esos colores.Ellos me acompañaron al Metropolitano;Gara en las tres veces que ha contemplado en directo al Athletic aún no lo ha visto ganar,solo ha degustado un empate en el viejo San Mamés en Europa League.
Siempre llego muy pronto al campo; nuestras localidades en el segundo anfiteatro nos ofrecen una buena visión;esta vez nos han tocado en medio de una afición colchonera que no debe estar acostumbrada a los malos arbitrajes, porque lo protestan todo ostentosamente;eso sí, en mi sector, en el lado opuesto al Frente Atlético, son educados con el rival y toda la ira se la lleva el colegiado y Florentino que tampoco acabo de ver qué pinta en este asunto.
Los minutos van pasando y veo a mi equipo cómodo,sin muchos agobios,el Atlético no presiona y facilita que los bilbaínos se vayan creciendo;en una contra marca Williams y celebro tímidamente el gol con mis hijos y un athleticzale que está dos filas más abajo.
En el comienzo de la segunda mitad juega el Athletic sus mejores minutos pero un cañonazo de Thomas pone las tablas;a renglón seguido Williams en carrera se planta ante Oblak y lo bate; ahora no me corto y celebro el gol a pleno pulmón.
El Atleti,espoleado por su fiel y orgullosa afición, aprieta; Williams, agotado, es sustituido por un desafortunado Raúl García, dando un respiro a la improvisada zaga local. En uno de los muchos córners que sacan los colchoneros un Rodri con mucho futuro impone sus centímetros en un prodigioso salto y vuelve a igualar la contienda.
Queda poco, el Athletic ha hecho un buen partido, recuerdo alguna parada de Oblak mientras que Herrerín ha tenido trabajo pero no intervenciones decisivas;ha merecido, por lo menos, empatar. Ya en el descuento, el tan protestado por la parroquia local Sánchez Martínez se inventa una falta que con la colaboración de un confiado Raúl García acaba en la red y con Godín elevado a los altares del nuevo estadio, el uruguayo lesionado tuvo arrestos para hacer el gol del cojo,en principio anulado pero luego concedido por el VAR.
Te preguntas qué hemos hecho para que los hados nos traten así, no hay justicia divina. Es solo fútbol para estar mentando a los dioses; toca levantarse, aunque en aquel momento te sientas víctima de una conspiración planetaria.
Llueve,tardas casi una hora en coger un metro,en que siguen coreando a Godín y en el que por fin ves a algún athleticzale que reconociéndote como perteneciente a su tribu te hace un gesto de complicidad; tú levantas un poco tu alicaído ánimo y les dices:”aúpa Athletic, agur, otra vez será”.
De todas maneras quisiera darle las gracias a mi familia por brindarme este especial fin de semana.

Publicidad
Comentarios (90)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

1 2 3 9
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com