cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
El callejón
Publicidad

Los gusanos de CEDA

A pesar de constituir una de las familias de invertebrados más prolíficas del reino animal, los gusanos han tenido tradicionalmente muy mala prensa: su repelente aspecto, la naturaleza parasitaria de muchos de sus congéneres y la condición larvaria de algunas de estas especies han rebajado a tan modestas como repulsivas criaturas a los últimos escalones de la cadena trófica.

Incluso es de uso frecuente, en el lenguaje figurado, la expresión “gusano” para descalificar o degradar al merecedor/-a de semejante epíteto, quien es etiquetado, de esta forma, como persona “vil” y “despreciable”.

En los cada vez más remotos años setenta, esta era la terminología empleada por los adeptos y adictos al régimen castrista para denigrar a cuantos huían (para la propaganda oficial, desertaban) de la dictadura del proletariado azucarero y tabaquero.

Sin la elocuente contundencia dialéctica de sus camaradas caribeños, el secretario general del PSOE (y aún presidente del gobierno, cuyas recientes memorias ya tratan de rivalizar en fama y prestigio con las de Winston Churchill) se ha expresado en similares términos, cuando en un mitin el pasado fin de semana sopesó la más que posible convergencia de fuerzas políticas conservadoras en las elecciones generales del próximo 28 de abril.

Ante la probable avalancha de votos a favor del espectro ideológico de la derecha, los autoproclamados portavoces y representantes del pensamiento progresista llaman a una participación masiva de la población con derecho a sufragio, con el fin de evitar lo que -a su juicio- sería algo así como un anticipo del Apocalipsis.

Sin llegar al extremo (ultramontano y mesetario) de calificarlos de “gusanos”, Sánchez and company minusvaloran y desprecian la inteligencia y legitimidad democrática de quienes prefieren optar por planteamientos completamente opuestos a los suyos y, en cierto sentido, presentan estos comicios como una disyuntiva entre civilización y barbarie, a partir de la penosa (y pobre) pretensión de considerar a votantes de PP, Ciudadanos o VOX como indigentes mentales.

De proseguir con esta estrategia (?) de confrontación directa, apoyada en tópicos, falacias y simplezas, auguramos un estrepitoso varapalo electoral para la izquierda que presume de serlo (aunque en el fondo apenas se trate de una versión descafeinada, desdibujada y grosera de sí misma) y el ascenso imparable e irresistible de las orugas, que no sólo devorarán las rosas rojas que plantaste ayer sino que se servirán de sus maltrechos tallos para confeccionar sus propios capullos de CEDA, de cuyo interior saldrán falanges enteras y victoriosas de mariposas azules y naranjas que volarán, despreocupadas e ingrávidas, cara al sol de un nuevo amanecer. El amanecer del planeta de los simios.

Publicidad
Comentarios (1)

Leer más

Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com