cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
El callejón
Publicidad

embestidura

A la luz (y las sombras, sobre todo, fuera de foco: donde se maquina y se negocia con el interés público como mercancía de primera necesidad, en un rincón apartado, al abrigo de containers que encubren a cambulloneros y contrabandistas) del insulso debate para designar al séptimo presidente de la aún púber democracia española; a la vista del pésimo nivel parlamentario ofrecido por uno y el resto; si nos atenemos al estrecho margen de maniobra que le queda a la fuerza política mayoritaria para conformar un gobierno estable y si observamos con detenimiento qué y quiénes están dispuestos a dar su brazo a torcer para apuntalar a dicho ejecutivo, que cuenta con un número tan exiguo de diputados en la cámara, más allá de las hipótesis y de los acuerdos, se vislumbra el limitado horizonte de una legislatura corta, nerviosa y escurridiza. Es decir, que el consejo de ministros que se empezará a desbrozar a partir de este jueves tendrá forzosamente un breve recorrido: así lo pronostican tanto la aritmética como la sospechosa catadura moral de los socios que ahora se brindan a Sánchez con la voracidad y el apetito de caimanes usureros.

Es por ello que tal vez habría que estirar la semántica y jugar con ella, como sus señorías hacen y deshacen a sus anchas con sus escaños, en virtud de la soberanía que les ha sido delegada, y considerar que estamos asistiendo a un nuevo e inédito modelo de embestidura, según el cual, el candidato se lanza con ímpetu taurino, acomete, arremete, ataca, descalifica y miente, con el firme y decidido propósito de alcanzar, al precio que sea, una dignidad o cargo al que legítimamente se ha hecho acreedor por mandato de las urnas.

Que Dios reparta suerte (y que también nos coja confesados).

Publicidad
Comentarios (2)

Leer más

Leer más

Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com