cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Cultura
Publicidad

El PSOE pide al Cabildo que estudie el estado de los órganos históricos y los restaure

  • Sánchez Bravo ha trasladado esta solicitud al pleno del Cabildo

Órgano del templo de La Encarnación. Archivo.

La consejera del PSOE Inés Sánchez Bravo ha presentado una moción en el Cabildo por la que solicite que se realice un estudio por parte de un organero de la situación actual en la que se encuentran los órganos históricos que existen en la isla de La Palma y se elabore un plan de recuperación de aquellos que precisen de restauración.  En esta línea, demandó la realización de ciclos de conciertos de música sacra y que el Cabildo estudie la posibilidad de incluir este instrumento en la planificación de la Escuela Insular de Música.

La consejera socialista recordó que "La Palma fue una isla en un tiempo no muy lejano de un nivel musical importante y, concretamente, en el mundo del órgano, como así lo demuestran los catorce órganos (en pie, aunque no en funcionamiento) con los que cuenta la isla". Y es que, según relata en la moción, "muchos alemanes e ingleses, después de la conquista de Benahoare, nos visitaron y dejaron sus valiosos instrumentos musicales. Los encontramos en San Francisco (1790), la iglesia Matriz del Salvador -el más completo de los instrumentos de la isla- (1823), Las Nieves (1857), San Andrés (1872), San Mauro de Puntagorda (1889), etc. Estos dos últimos han sido los que más tardíamente se han incorporado al patrimonio de la Iglesia y que, a pesar de que ninguno ha sido restaurado, están bien conservados".

                Sánchez Bravo explica que la construcción del órgano de Real Santuario de Nuestra Señora de Las Nieves en 1857, fue un momento decisivo para la historia de la música en la isla. "Esto hizo que Don Manuel Henríquez Pestana lo tomara como modelo y llevara a cabo la ejecución de los órganos de Nuestra Señora de El Paso, San José de Breña Baja, San Pedro de Breña Alta y San Juan de Puntallana". "En la primera mitad del siglo XIX, un organero palmero, Don Gregorio Medina Acosta, construyó los órganos de San Blas de Villa de Mazo y de la Virgen de Los Remedios de Los Llanos de Aridane", prosiguió.

Por otra parte, recordó que "el órgano más antiguo de las Islas Canarias se encuentra en nuestra isla, se trata de un órgano portátil-procesional del siglo XVI que se custodia en la bella y antiquísima iglesia parroquial de Nuestra Señora de La Encarnación". "Fue construido en 1658 y está considerado con el más valioso de sus características en el Archipiélago". Su larga restauración -se encontraba muy deteriorado- se llevó a cabo en Norden (Alemania) por el organero Bartelt. Se conservaba parte del teclado, su caja (empleada como mueble para guardar ornamentos en la sacristía), gran parte de la tubería que incluye tubos de metal y de madera. Según el profesor palmero Jesús Pérez Morera, estamos ante el pequeño órgano positivo de mesa u organito de calle, que fue del monasterio de Santa Catalina de Siena, está fechado en 1620 y es el más  ntiguo del Archipiélago, traído presumiblemente de Sevilla por los fundadores del convento después de 1624.

La consejera explicó que además que "tras la restauración del Santuario de Las Angustias de Los Llanos de Aridane, entre 1980 y 1985, se sintió también la necesidad de rescatar su órgano". Se recuperó su caja, que ha respetado el modelo original, y que ha llevado a cabo una alemana afincada en la Isla. En la sacristía de esta    ermita se podía  encontrar gran parte de  la  tubería de metal original. Fue restaurado por don Federico Acitores y el concierto inaugural tuvo lugar el 19 de Julio de 1998".

En la iglesia de San  Francisco de Asís, se conserva un órgano alemán de 1790 con una decoración tipo Luis XVI. Un precioso instrumento de un solo teclado (en lamentable estado y con las teclas arrancadas), sin pedalero, con cuatro registros para tiples, cuatro para los bajos. Nunca ha sido restaurado. La parte delantera o fachada de este órgano se abre y cierra por medio de postigos que se decoraron con tallas, y en otros casos las cajas de los órganos fueron decorados con pinturas y dorados, con lo que este instrumento cobró una importancia arquitectónica en el conjunto de la iglesia.

El órgano de San Blas de Mazo fue construido en 1798 y adquirido tras su compra a la iglesia de El Salvador, al efectuar en este suntuoso templo capitalino unas polémicas obras de remodelación de su interior en el siglo XIX. Debido a un mal montaje en su nueva ubicación, nunca ha podido sonar. Es inconcebible.

El organero palmero don Gregorio Medina Acosta, en 1811 construyó el órgano de Los Remedios de Los Llanos de Aridane. Sus tubos son de diferentes épocas, así los de la fachada no pertenecen a la época de su ejecución. Tiene cuatro registros para los tiples y otros tantos para los bajos. Tiene un solo teclado y no posee pedalero. Se puede leer en su parte posterior la inscripción: "Hízose en este lugar de los Llanos año de 1811".

La Parroquia Matriz de El Salvador, en la capital palmera, tiene el instrumento más completo de la isla y uno de los mejores en cuanto a su calidad, no en vano estamos ante el templo más importante de La Palma. Fue construido por dos organeros alemanes en 1823 y tiene dos teclados y pedal, obsequio de don José Gabriel Martín. Está situado sobre el fabuloso coro rococó al fondo de la nave principal. La generación de nuestros padres añora el sonido de este fabuloso instrumento durante las "Misas de Luz" en Navidad, en Bodas, Misas solemnes, exequias, Fiestas de la Cruz, Bajadas de Virgen, etc. Inexplicablemente dejó de oírse y muchos de sus tubos de estaño yacían hasta hace poco en el suelo. Otros han desaparecido. Triste suerte para una obra de arte y para el símbolo eclesiástico musical por antonomasia de la Isla.

En el Real Santuario de la Patrona Insular (Virgen de Las Nieves) podemos admirar un órgano inglés de un teclado, sin pedalero, con cinco tiradores de registros en los que podemos leer: open diapasón bass, open diapasón treble… Los tubos de la fachada son falsos (no suenan) y de madera. En su parte posterior reza la siguiente inscripción: "Se estrenó en la noche de la Natividad de Ntro. Señor Jesucristo. Año 1857". Es uno de los pocos órganos que ha sido restaurado. Sin embargo, al no haber sido usado en los últimos tiempos, se ha vuelto a deteriorar. Los solemnes y multitudinarios actos que se celebran constantemente en este recinto sagrado -el más visitado de La Palma- se verían magnificados con este instrumento.

El de Nuestra Señora de Bonanza de El Paso fue construido por el organero palmero don Manuel Henríquez Pestana como hemos dicho, al igual que otros tres en toda la Isla. Tiene sólo un teclado y carece de pedalero. Ha sido restaurado por don Federico Acitores en 1989. Respetó el fuelle y se le añadió un motor eléctrico. Tiene los registros partidos: Quincena (bajos), Quincena de tiples, Flautado, Octava, Bordón (bajos), Bordón (tiples).

La antigua iglesia del Patriarca San José de Breña Baja. Como el mencionado anteriormente, tomó como ejemplo al de Las Nieves en la segunda mitad del XIX. También son falsos sus tubos de madera de la fachada. Sólo posee un teclado pero no pedalero. Así mismo sus registros son partidos para tiples y bajos. En una placa que se encuentra en la parte delantera aparece el nombre de su autor, el lugar y la fecha: "por Manuel Henríquez Pestana. Santa Cruz de La Palma, 1865".

En torno a 1870, este mismo maestro palmero construyó el penúltimo de sus órganos. Se trata el de San Pedro Apóstol de Breña Alta. Comparte características con el resto de los órganos salido de sus manos. Su estado de conservación es lamentable, a pesar de que la tubería "milagrosamente" se mantiene en pie. En su interior puede apreciarse: el fuelle, los tiradores de registros y la mecánica.

En la fabulosa iglesia de San Juan Bautista del término municipal de Puntallana se guarda el último de los órganos construidos por el maestro Henríquez Pestana, y como los mencionados de las parroquias de El Paso y de las dos Breñas… todos de a cuatro y media octava bastante elogiados por los inteligentes. Es uno de los templos más singulares de La Palma, declarado por el Gobierno de Canarias "Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento" (Boletín Oficial de Canarias, nº 103, 22 -VII- 1994). Sin duda, este maestro organero heredó las habilidades de su progenitor don Rafael Henríquez, el cual adquirió fama en la Isla por los instrumentos musicales y artilugios mecánicos que fabricaba.

El del antiguo templo de San Andrés (del municipio norteño de San Andrés y Sauces) está datado en 1872 y tampoco ha sido restaurado. Es de registros partidos (típicos de los órganos españoles), cuatro de mano derecha y otros tanto de mano izquierda. Tiene la fuellería en el techo del órgano.

El instrumento de San Mauro de Puntagorda era custodiado en este antiguo templo hasta que los feligreses, temiendo el desplome del templo debido a su estado de ruina, lo trasladaron a la nueva iglesia. Es francés de 1889 y, pese a su antigüedad y a que no ha sido restaurado, se conserva bastante bien. En su parte trasera hay una inscripción que reza: "Se inauguró el 7 de Julio 1889".

La consejera socoialista destacó que "nuestra labor es intentar dar a la isla aquello que tuvo en el pasado, órganos sonando en prácticamente nuestros catorce municipios, lo cual demuestra el importante nivel cultural musical del que podemos hacer gala". De ahí que el objetivo que plantean es "recuperar todo aquello que hemos perdido, fundamentalmente por dejadez; contamos con un patrimonio histórico musical envidiable".

Para ello consideran que el primer paso e "indispensable" es que un organero visite la isla y que sea él mismo, profesional en el tema de restauración y construcción de tan complejo instrumento, el que valore y decida lo mejor para nuestros órganos. O bien, salvar y recuperar algunos de nuestros más preciados instrumentos; o bien, construir un órgano digno de nuestra isla en aquel templo en el que las condiciones acústicas sean las más favorables.  

Para la consejera, acompañado inexcusablemente a esta política de restauración de órganos en la isla ha de ir una "escuela de órgano". "De todos es conocida la complejidad y delicadeza de este instrumento y es necesario tocarlo para evitar su deterioro, sus tubos han de respirar para impedir que se llenen de polvo y otras suciedades que pueden hacer inútil todo el trabajo de restauración o construcción".

–          Esta "escuela de órgano" se plantearía los objetivos de fomentar la música sacra entre nuestra población; que suenen todos los órganos con los que cuente la isla; recuperar la música de órgano en las iglesias de nuestra isla; rescatar todas aquellas partituras existentes de compositores palmeros compuestas para hacerlas sonar en los distintos acontecimientos relacionados con la liturgia; la celebración de ciclos de conciertos de órgano integrados o no en las distintas actividades musicales que se celebren en toda la isla; conciertos, tanto de alumnos como de organistas de fama nacional e internacional. Y aprovechando su visita, que impartan clases magistrales a cuantos se quieran acercar; realizar excursiones a distintos lugares, empezando por nuestra propia isla, siguiendo por el resto del archipiélago para conocer los instrumentos con los que cuenta nuestra comunidad e intercambios de alumnos con otros conservatorios para completar estudios.

 

La consejera indicó que la escuela que aquí se propone podría utilizar la infraestructura ya creada por el Cabildo para la Escuela Insular de Música; dotándola por supuesto de un instrumento en el que impartir las clases. Si bien, en un principio ésta podría ser la idea inicial, esto quedaría condicionado por la política de restauración, es decir, allí en aquellos municipios en los que se cuente con órganos en sus templo será allí donde se puedan impartir las clases.

La disciplina de órgano estaría dirigida a todos aquellos aspirantes a ingresar en la Escuela Insular de Música en la disciplina de piano y que en la actualidad se le cierran las puertas por diferentes motivos, y se les abriría una ventana en el mundo de la música, y por supuesto, a todas las personas amantes de este instrumento. Todo esto sin olvidar que todo aquel que demuestres facultades e interés por continuar su carrera como profesional se le preparará para el ingreso en un conservatorio. Actualmente en Canarias el único que ofrece la posibilidad de aprender órgano es el Conservatorio Superior de Las Palmas de Gran Canaria.

Igualmente plantea que en un plazo de tres o cuatro años, los alumnos que en ella se formen puedan hacer sonar los órganos de sus parroquias; concretamente en las celebraciones litúrgicas y fuera de ellas, pues el órgano puede sonar en todo momento ya sea para acompañar la oración ya sea para mostrar el sonido tan peculiar de estas pequeñas grandes joyas. Y por supuesto no podemos olvidar que los órganos no sólo atraen por su sonido sino también por su belleza, como ha quedado demostrado a lo largo de la historia en España, donde se construían instrumentos como verdadera atracción de las catedrales, llamando la atención de los visitantes con sus peculiares características: trompetería tendida en fachada, cajas de considerables dimensiones, dos órganos enfrentados en el coro, órganos exentos por sus cuatro costados…

Archivado en:

Publicidad
Comentarios (0)
Publicidad
CONOCER MÁS
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad