cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Economía
Publicidad

Los productores europeos de plátanos y bananas se unen en la lucha por una producción más sostenible

Vuelve la incertidumbre al sector platanero.

Los europeos consumen 6,5 millones de toneladas de plátanos y bananas al año. De estas, 700.000 toneladas proceden de la Unión Europea. Pero tienen una fuerte competencia: 1,1 millones de toneladas provienen de África, y América Latina es el mayor proveedor con 4,7 millones de toneladas. Los plátanos europeos se cultivan en Canarias, mientras que las bananas lo hacen en Guadalupe y Martinica (Francia) y en Madeira (Portugal), cumpliendo todas las normas de la UE en materia de responsabilidad social y protección del medio ambiente. De este modo, el citado sector europeo cumple las normas más estrictas a nivel mundial y es la primera opción para los consumidores que valoran los productos de cultivo sostenible y alta calidad. Su peso socioeconómico total en las regiones ultraperiféricas es considerable; el sector platanero/bananero es a menudo uno de los mayores empleadores privados de estos territorios, con lo que contribuye al equilibrio de la vida rural.

Sin embargo, tienen que competir económicamente con las bananas de países no pertenecientes a la UE. La normativa de la UE no se aplica a estos “terceros países”, lo cual significa que, en general, pueden producir sus productos con menos exigencias de medio ambiente y seguridad alimentaria y laboral y por tanto comercializarlos a un precio mucho más bajo. Esto representa un gran desafío para los productores europeos.

Con el fin de difundir información sobre métodos de cultivo sostenibles en las regiones europeas de origen y fortalecer la posición de los plátanos y bananas europeas frente a las de América Latina y África, las organizaciones de productores de plátanos de Canarias y bananas de Guadalupe, Martinica y Madeira cooperan desde hace años en la APEB (Asociación de Productores Europeos), y en otras iniciativas comunes, como la campaña para difundir el logo de las Regiones Ultraperiféricas de Europa, que cumple su tercer año en 2019. El logo RUP fue creado por la UE para aumentar la competitividad de las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea, especialmente frente a los productos de “terceros países”, es decir, países que no forman parte de la UE.

La etiqueta identifica los productos de las RUP como productos de alta calidad de origen europeo. Los plátanos/bananas que llevan el sello RUP cumplen las normas de la UE relativas al respeto de las normas sociales y medioambientales y a la producción sostenible. Se cultivan con métodos tradicionales, teniendo en cuenta la biodiversidad local, y tienen una trazabilidad del 100%. Esto hace que respondan a las exigencias actuales de los consumidores en cuanto a alimentación sana, consumo sostenible y concienciación asociada a estos aspectos.

En España el tercer año de la campaña del logo RUP comienza con la feria Gourmets (8-11 abril), en Madrid; antes lo hecho en FruitLogistica, en Berlín (6-8 de febrero), como muestra la imagen de la izda, y en Francia (Salon de l’Agriculture). Está previsto que tenga presencia también en otras ferias: Portugal (Feira Nacional de Agricultura), Bélgica (Salon de l’Alimentation) y Polonia (Polagra Food). Además de contar con un stand de información compartido en Gourmets (stand 8H27) las tres organizaciones de productores explicarán durante sus charlas y reuniones en la feria las diferencias entre las condiciones de cultivo en la UE y en terceros países, con el fin de sensibilizar a los visitantes de los beneficios de los plátanos y bananas producidas de forma sostenible.

Con 8.900 productores y una cosecha anual de 400.000 toneladas, las islas Canarias, representadas por la organización de productores ASPROCAN, son el mayor proveedor de plátanos europeos. Pero también tienen que reafirmarse frente a los productores de terceros países. Domingo Martín, presidente de ASPROCAN, explica que “nuestra presencia en Gourmets es clave en los grandes esfuerzos que realizan los productores europeos para intensificar su promoción en otros mercados e incrementar la demanda de nuestros productos. La situación generada por la reducción de aranceles que se está aplicando a las importaciones de bananas de terceros países está teniendo un efecto importante tanto en la cuota de mercado como en los precios de los plátanos y bananas RUP. También es esencial estar presente en este evento para consolidar la imagen de calidad de nuestros productos, que se adaptan tanto a la alta cocina como a la de los hogares, y diferenciarlos de la competencia”.

La asociación de productores de bananas de Guadalupe y Martinica, UGPBAN, representa a unos 600 productores y a 6000 empleados que producen 270.000 toneladas al año en años normales. Debido al huracán María en otoño de 2017, que destruyó grandes extensiones de plantaciones bananeras en ambas islas, la cosecha cayó al mínimo en los meses siguientes. Pero gracias a la capacidad organizativa de la cooperativa agrícola, las plantaciones se han ido replantando paulatinamente, de modo que la cosecha total en 2018 ya ascendía a 165.000 toneladas. Para 2020 se espera un retorno completo al nivel habitual.

Los productores de Guadalupe y Martinica siempre han dado prioridad a la creación de valor ofreciendo garantías superiores, gracias a la experiencia de su instituto técnico IT2 (Institut Technique Tropical). Philippe Ruelle, presidente de UGPBAN: “Somos explotaciones familiares que no pueden someterse a la mecanización, que trabajan duramente para mejorar los métodos de producción, proteger la biodiversidad y ofrecer trabajo permanente en los territorios, con todo el coste que ello supone. Por eso necesitamos que las instituciones de la UE sigan protegiendo este modelo”.

A pesar de las incertidumbres del clima, los productores de Guadalupe y Martinica apuestan por un tratamiento responsable de la naturaleza y de las personas. Las organizaciones de productores pusieron en marcha el plan “Banana sostenible” en 2008. Desde entonces, han logrado reducir el uso de plaguicidas en un 65% y pretenden reducirlo un 50% más en los próximos cinco años. Un esfuerzo que ya ha dado sus frutos: muchas especies animales prosperan en las plantaciones y realizan una gran contribución al mantenimiento del equilibrio ecológico. Gracias al trabajo de su instituto técnico y a la investigación, los productores llevan inventarios de la biodiversidad animal y vegetal en sus plantaciones bananeras.

En Madeira, 2.900 productores cultivan unas 20.000 toneladas de bananas al año. Están representados por la organización de productores GESBA, empresa que gestiona el sector en Madeira. Sus principales misiones son recoger las bananas del productor y clasificarlas, certificarlas, envasarlas y prepararlas para su distribución y comercialización. GESBA apuesta por dar valor al producto, centrándose en su calidad y sabor.

Jorge Dias, director de GESBA: “La presencia en Gourmets es una oportunidad para mostrar el valor de los productos de las Regiones Ultraperiféricas, especialmente del plátano y banana. Esta feria es una «ventana de oportunidad» para abrir nuevos mercados y nuevos canales de distribución, así como para encontrar soluciones logísticas para llegar a los profesionales y consumidores que valoran la calidad y la sostenibilidad de los productos alimentarios”. También en Madeira las bananas se cultivan de forma tradicional. Esto protege el suelo, la biodiversidad y los ecosistemas. La sostenibilidad es también una prioridad absoluta en lo que se refiere a la calidad en la producción, el procesamiento y el transporte, centrándose en la modernización de las instalaciones y en la eficiencia energética y logística.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (3)

Leer más

Leer más

Leer más

Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com