cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Economía
Publicidad

La vendimia comienza pero la viña se seca

Este año la recolección se ha adelantado 16 días por el tiempo en un momento dramático para el cultivo

“Todo el oeste, desde Fuencaliente a Puntagorda, está muy mal porque no ha llovido lo suficiente”, sentencia Eva Hernández, que reclama un uso racional del agua

Vendimia en Fuencaliente. Archivo.

No corren buenos tiempos para el campo palmero debido a la pertinaz sequía que afecta a la isla bonita. La situación es especialmentre dramática para el cultivo de la viña, que se seca pese a no necesitar mucha agua por la falta de lluvia.

En este contexto de enorme dificultad, que no es nuevo, acaba de arrancar la vendimia de 2020 con 16 días de adelanto respecto a la anterior y con unas previsiones poco halagüeñas. El año pasado, que no fue bueno, se recolectaron algo más de 600.000 kilos de uva y este año se espera que la consecha sea inferior. “Todavía es pronto, pero por lo que vemos en campo va a ser una vendimia incluso peor que la del año pasado”, ha indicado la gerente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Vinos de La Palma, Eva Hernández.

“En una reunión reciente por el tema de la sequía, las bodegas que asistieron indicaron que llegaremos al medio millón de kilos este año, que es lo esperado”, dijo Hernández. “Ha llovido poco y a destiempo. Cada año que pasa es peor, ahora ya no es la cosecha, el año pasado ya hablábamos de la supervivencia de las plantas, y este año estamos en lo mismo pero peor”.

La viña es un cultivo agradecido, sin hojas tiene racimos aunque “obviamentes -explicó Eva Hernández- esos racimos van a madurar mal o no van a madurar porque la planta no tiene fuerza y lo peor es que para el próximo año no hay dónde podar (se refiere a Fuencaliente) y las plantas se están secando porque estamos hablando de que en muchas zonas es un viñedo tradicionalmente de secano; las raíces están muy profundas y llevamos varios inviernos sin lluvia y, por lo tanto, el agua no llega a esa profundidad donde está la raíz. Estamos muy mal”, sentenció.

La gerente del Consejo Regulador valoró de forma positiva la visita de campo realizada ayer viernes con la consejera de Agricultura del Gobierno de Canarias, Alicia Vanoostende, a petición del propio sector, bodegas y viticultores de Fuencaliente, para comprobar sobre el terreno la situación del viñedo, pero acto seguido advirtió que “si no hacemos algo de cara a este invierno no vamos a tener esta conversación el próximo año, en esta zona en concreto.”

La situación desde Fuencaliente a Puntagorda está “muy complicada” afirmó Hernández, y añadió que “todo el oeste está muy mal porque no ha llovido lo suficiente. La situación es dramática. La consejera de Agricultura y el consejero del sector primario del Cabildo vieron la realidad en la que se mueve el cultivo del viñedo en Fuencaliente, que está muy castigado, y la idea es volver a reunirnos y buscar soluciones inmediatas para este próximo invierno”. “Ya entramos en vendimia y eso va a dificultar las cosas porque tanto las bodegas como los viticultores se centran en la recolección pero tenemos que conseguir espacios y tiempos de reunión para ver qué medidas tomamos”, subrayó.

Tanto el Consejo Regulador como las bodegas y viticultores lo que están pidiendo es que el agua que en invierno no utilizan para otros cultivos que se destine a la viña porque “de lo contrario la perdemos también”. La viña cuando necesita agua es después de la vendimia, de noviembre a enero, que “son los meses en los que otros cultivos no tienen tanta demanda de agua porque es invierno y porque los días son más cortos. En ese momento es cuando la viña necesita el agua, justo cuando la mermas, las pérdidas corren barranco abajo, de modo que “por un lado se pierde agua y por otro la viña y lo que queremos es un aprovechamiento de esas aguas que en invierno no se están utilizando para cultivos y poder utilizarla en la viña porque si no la perdemos también”.

Este año, la vendimia empezó en la subzona de Fuencaliente y en la subzona Hoyo de Mazo, y la próxima semana se unirán más bodegas. En dos semanas empezarán todas las bodegas juntas.

Eva Hernández lamentó el estado en el que se encuentra el cultivo porque “conseguimos vender todo los vinos, conseguíamos sacar los vinos fuera, que La Palma estuviera en sitios insospechados a través del vino y lo que parecía difícil hace 20 años, que era precisamente sacar el vino fuera y que tuviera un nombre, se ha conseguido; y, ahora, es realmente complicadísimo mantener el viñedo con el cambio climático”.

En este sentido señaló que con los datos de precipitaciones que hay, “no tenemos que esperar por la lluvia, tenemos que motorizarnos y ver de qué forma podemos hacer un uso racional del agua, y ese agua que en invierno no demandan otros cultivos aprovecharla para la viña”, insistió.

El cultivo de la viña requiere poca agua, “no es como el plátano o el aguacate; nosotros queremos agua para la supervivencia, lo que la naturaleza no nos da, tinene que aportárselo el hombre, porque estamos hablando de un cultivo que lleva 500 años sin ser regado en la isla. ¿Qué cultivo aguanta eso? Es de justicia, es agricultura y necesitamos agua”, aseveró.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (5)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com