cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Economía
Publicidad

La vendimia supera las previsiones iniciales pero preocupa la poca cantidad de malvasía y sabro

Aunque todavía no ha terminado la vendimia, se han recogido ya 769.000 kilos de uva, una cantidad superior a la prevista pero por debajo de la media del Consejo Regulador. La mala brotación de la viña por el calor de diciembre de 2015 y la falta de precipitaciones son la causa de este descenso, al que también se suma el incendio de agosto que afectó al viñedo de las zonas altas de Fuencaliente y Las Manchas

Vendimia 2016. Foto de Bodegas Teneguía cogida del Facebook del Consejo Regulador.

El resultado de la vendimia que aún no ha terminado en la Isla, porque se está recogiendo el listán prieto todavía del campo, ha sido mejor de lo que se esperaba inicialmente gracias a la uva de la zona norte, donde la cosecha ha sido mejor que por Fuencaliente y Mazo. Hasta ahora se han recolectado 769.000 kilos, una cantidad que está por debajo de la producción media que controla el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Vinos La Palma, de la que forman parte la mayoría de los viticultores de la Isla, y que es consecuencia de la mala brotación generalizada en toda la Isla debido a que llovió poco y al invierno caluroso de diciembre que hizo que la viña se destemplara.

“Se sabía -ha manifestado la gerente del Consejo Regulador, Eva Hernández– que iba a ser un año atípico, de hecho el seguro del viñedo tomó como un daño excepcional la mala brotación y pagó a los viticultores que tenían la viña asegurada”.

El incendio ha tenido también repercusión en el viñedo de las zonas altas de Fuencaliente, donde se han visto afectadas variedades como el bujariego blanco que está en la zona del incendio y cuya producción ha sido mínima, y en Las Manchas, aunque no se sabe el porcentaje.

Hay que remontarse a los años 2012 y 2013 para encontrarse con cosechas parecidas de 750.000 kilos y 782.000 kilos respectivamente. La media de producción del Consejo Regulador supera el millón de kilos, lo que significa que la cifra de este año está por debajo de la media.

Sin embargo, para Eva Hernández, lo más preocupante es la situación de la uva malvasía ya que solo se han recolectado 9.290 kilos en total, 1,21% de la producción total. “Es una cantidad muy pequeña, es lo más preocupante de la vendimia porque la malvasía es un vino hitórico y tener estas mini-producciones es preocupante. Tenemos que pensar qué hacer para mejorar esto porque es un dato realmente pobre y preocupante”.

Para encontrar una cifra tan baja de malvasía hay que irse hasta 2009, año del incendio que afectó a Mazo y Fuencaliente, y el posterior, el 2010. Esta variedad de uva se cultiva el 99% en la zona de Llanos Negros Negros, que es donde se dan las características, el clima, el suelo, la temperatura, la insolación óptima para hacer vino de malvasía, pero apenas ha llovido y eso ha hecho mella en esta variedad que es uno de los tesoros de la Isla.

Para que se hagan una idea de la evolución de esta variedad, la media de producción de malvasía en los últimos diez años ha estado rondando los 18.000 kilos y este año hay un 50% menos, lo que Eva Hernández atribuye sin dudarlo a la mala brotación ya que las condiciones climatológicas (calor invernal y la falta de lluvias hizo que brotara fatal) fueron malas.

Pero si la cosecha de malvasía preocupa, la situación del sabro es todavía peor. Se han recogido 1.827 kilos de uva de esta variedad, el 0.24% de la producción insular cuando Hernández recordó que “estamos hablando de que es una variedad única que no se conoce en ninguna otra parte del mundo”. La media de los últimos diez años está en los 4.900 kilos, con lo que la diferencia es notable. También esta variedad se cultiva en la zona de la malvasía y se utiliza para hacer vino dulce.

vendimia3

Vendimia 2016. Foto cogida del Facebook del Consejo Regulador.

¿Dónde ha fallado este año la producción?

Los datos del listán blanco y la producción de negramol son también malos, con una merma de miles de kilos, casi 400.000. Aquí, dijo Hernández, es donde ha fallado realmente la producción este año, pues del listán blanco se han recogido de momento 221.00 kilos y de negramol 192.000 kilos, mientras que en 2015, donde hubo una cosecha 1.400.000 kilos, “de malvasía teníamos casi 35.000 kilos, de listán blanco 473.000 kilos y de negramol 411.00 kilos. Así que entre esas dos variedades estamos hablando de casi 400.000 kilos menos”.

Como curiosidad que deja la presente vendimia, que se inició el 16 de agosto y aún no ha terminado, cabe destacar que aunque las producciones han bajado casi la mitad, se sigue manteniendo las proporciones entre blanco y tinto. “Pensaba que la mala brotación iba a afectar más a unas variedades que a otras pero al afectar al listán blanco y al negramol, que es tinto, hace que este año tengamos un 48% de producción blanca frente al 52% de tinta”, indicó la gerente del Consejo. Un Consejo Regulador que hace controles a pie de bodegada de la uva que entra para garantizar su calidad, algo que no todos los consejos reguladores hacen. Este año hay 18 bodegas comercializando, y acogidas a la Denominación hay más de cinco mil parcelas y más de mil viticultores.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (0)
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com