cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Municipios
Publicidad

El alcalde de Santa Cruz de La Palma reconoce que albergaban la esperanza de que se pudiera celebrar una Bajada diferente pero no ha podido ser

Juanjo Cabrera considera que era la única decisión que se podía tomar y que ahora tocar remar por el futuro para compensar las pérdidas

El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma albergaba la esperanza de que se pudiera celebrar en verano la Bajada Extraordinaria de la Virgen de las Nieves para reactivar en cierto modo la actividad económica del municipio y de la isla, que está siendo castigada por la pandemia, pero no va a ser posible. El obispo ha confirmado hoy su cancelación, una decisión que el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Juanjo Cabrera, respeta indicando que “tenían que ser ellos los que tomaran la decisión; nosotros estábamos preparando una alternativa, una Bajada diferente que pudiera sustituir en algunos casos los números más representativos, pero es verdad que es una situación muy complicada”.

En principio cuando se condicionó cualquier decisión a la crisis sanitaria era evidente, ha manifestado Cabrera en declaraciones a El Apurón, que la situación no había mejorado. “Estamos todavía en medio de una ola muy importante y por tanto ya se acercaba el plazo, y nos temíamos que en cualquier momento esta decisión se iba a tomar”, dijo.

El alcalde reconoce no obstante que “las expectativas las teníamos de que se pudiera celebrar porque era un revulsivo para el comercio de Santa Cruz de La Palma, había mucha inversión que estaba condicionada a la celebración de estas fiestas, subvenciones de otras administraciones, de empresas privadas, y esto se perderá pero nos ha tocado vivir esta experiencia y no podemos luchar contra elementos que no están en nuestra mano poder solucionar”.

De este modo consideró que “esta decisión es la única que pueden tomar, estamos ya prácticamente a mitad de marzo y no hay expectativas de que dentro de un mes podamos tomar una decisión diferente a la que estamos tomando ahora; los acontecimientos se han venido encima, la vacunación va como va y no es cuestionable el hecho de que en verano no vamos a poder tener celebraciones con grandes acumulaciones de personas; por tanto, ese efecto llamada ahora mismo es contraproducente aunque siempre habíamos guardado esa pequeña esperanza de que hubiera una Bajada, quizás no como estaba prevista, pero que nos diera pie a dinamizar el municipio de otra manera, que se pudiera hacer algo”.

No ha sido posible, añadió, y “ahora lo que toca es remar por el futuro, intentar que otras acciones puestas por las administraciones puedan compensar los que vamos a perder desde el punto de vista económico”, aunque se refirió también a lo que supone la cancelación de las fiestas lustrales desde el punto de vista de la tradición y de la parte religiosa pero “la realidad es la que es y vamos a intentar que el verano tenga cierta actividad que compense esta suspensión”, manifestó Cabrera Guelmes.

El alcalde puso el acento igualmente en que muchos empresarios tenían un resquicio de esperanza de tener en verano una recuperación de todo lo que se ha perdido y para ellos va a ser también una noticia desalentadora pero, insistió, no hay que perder el ánimo.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (3)

Leer más

Leer más

Leer más

Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com