cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Municipios
Publicidad
Fiestas Lustrales

La Virgen de las Nieves ya descansa en su Santuario hasta dentro de cinco años

  • Una gran marea humana acompañó a la Patrona en su subida lustral

Una gran marea humana acompañó este miércoles a la Virgen de las Nieves en su subida lustral desde el corazón de la ciudad hasta su santuario en el monte donde ya descansa hasta dentro de cinco años que volverá a bajar como viene haciendo desde 1678. Con una bella loa era despedida pasadas las ocho de la mañana la venerada imagen de la parroquia matriz del Salvador iniciando así el camino de vuelta a su casa en medio de vivas y de una lluvia de pétalos.

La Virgen, vestida con un traje de seda donado por una familia de la capital y a hombros de los custodios, fue avanzando poco a poco por las calles de la ciudad hasta llegar a las Cuatro Esquinas donde, tras el toque de silencio, sonaron veintuna salvas lanzadas desde los cañones del Castillo de la Virgen en su honor ante las lágrimas de emoción de muchos de los presentes.

En Benahoare, el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, y el presidente del Cabildo, Anselmo Pestana, despidieron oficialmente a la Virgen recordando ambos en sendas intervenciones la triste muerte en plenas Fiestas Lustrales de Laura González a manos de su expareja y recordaron a los que ya no están y a los que lo están pasando mal por la crisis, expresando su confianza en el futuro de la Isla Bonita. Con el Ave María y una ofrenda de frutas, la urbanización Benahoare despidió a la Patrona que reiniciaba la subida hasta llegar al Roque donde se representó, en la cueva del mismo nombre, la alegoría de conquista de esta Isla, del poeta y dramaturgo palmero José Felipe Hidalgo, obra que homenajea el encuentro y fusión de las razas benahorita y española a finales del siglo XV.

En medio del sonido de los bucios, se reanudó la marcha hasta la siguiente parada en la que se representó, también en el barrio de El Roque, el cuadro plástico de la Subida de la Virgen, a la que siguió barranco arriba el estreno de la segunda loa de despedida "Asieta de los Benahoaritas", de Luis Morera. En este punto, un grupo de benahoaritas, pese a los recelos iniciales, se "entregó" a la Virgen haciéndole una pequeña ofrenda con el acompañamiento de los bucios. Un rebaño de cabras acompañó también en este tramo de la subida a la Virgen morenita.

Sobre las doce del mediodía y tras una subida trepidante, porque el ritmo que marcaban los custodios fue tan rápido que no parecía que llevaran en sus hombros 800 kilos de peso, la Virgen de las Nieves hizo su entrada triunfal en la plaza del Santuario entre aplausos y vivas en su honor. Allí la esperaba su pueblo y también las autoridades, entre las que se encontraba el presidente del Gobierno canario Fernando Clavijo. Tras unas palabras de bienvenida, la Virgen morenita fue introducida en el templo para cambiar el sillón de viaje por las andas de baldaquino con las que fue sacada de nuevo hasta la entrada del templo mariano para presidir la misa que fue oficiada por el obispo Bernardo Álvarez. La plaza estaba llena y entre los devotos, gente en silla de ruedas o con muletas que quisieron estar junto a Las Nieves en su día, el 5 de agosto, festividad en toda la Isla.

Archivado en:

Publicidad
Comentarios (37)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

1 2 3 4
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com