cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Municipios
Publicidad

Desirée Martín, la fotoperiodista que difunde Los Indianos en el mundo

  • “En mis fotos trato de reflejar que es una fiesta amable y tranquila”
  • Este año su trabajo gráfico ha arrasado en el mercado asiático

Desirée Martín, fotoperiodista. Foto de Jonathan Cano.

La fotógrafa tinerfeña Desirée Martín trabaja como freelance para la prestigiosa agencia de noticias France- Presse y es una de las responsables de que Los Indianos hayan dado una vez más la vuelta al mundo. Sus fotos de la gran parodia blanca han sido publicadas en importantes medios internacionales, todo un logro si se tiene en cuenta que lleva cubriendo la fiesta desde 2007 y en cada edición es capaz de captar imágenes sorprendentes que al instante de ser difundidas se convierten en virales en las redes. Este año, por ejemplo, ha arrasado en el mercado asiático.

La fotoperiodista reconoce que cubrir la fiesta se ha convertido en una responsabilidad después de diez años aunque está muy contenta de la acogida que está teniendo. “La agencia para la que trabajo es una de las tres grandes del mundo, así que tengo una plataforma buenísima; una vez que el tema es interesante y puedes sacarle su mejor lado gráficamente te permite difundirlo desde que lo metes en la red, le das al enter y estás en todas partes del mundo, pero también tiene la complicación de que es año tras año y cuando te das cuenta estás en Indianos otra vez”.

“Año tras año -añadió- publico en grandes sitios y no termino de acostumbrarme porque le ofertas un tema que vuelve a ser lo mismo y France-Presse es una agencia de noticias de rabiosa actualidad, de modo que  tengo que vender noticias y todos los años funciona. Algunas veces no se ven los impactos el mismo día, pero son muchos. Este año en el mercado asiático ha sido brutal. El canal de noticias más importante de allí fue el primero en hacerse eco de la galería gráfica completa, no de una sola imagen, y luego en Estados Unidos se distribuyó a través de getty images que es una de las grandes  distribuidoras que hay”.

Una repercusión que hace que la fotógrafa muestre su satisfacción porque conseguirlo es muy difícil. “Yo estoy muy contenta. Además, el trato en La Palma es muy agradable y esto no es fácil encontrarlo en todos sitios. Los Indianos creativamente son complicados pero la gente  te facilita mucho las cosas”. Especialmente agradecida se mostró con el Ayuntamiento y el Cabildo, de quien “he tenido una colaboración total y en cuanto les expliqué las dificultades que me podía encontrar para según que cosas, han puesto todas las facilidades y el soporte. Se han portado muy bien”.

Preguntada por qué es lo que intenta captar y reflejar en sus fotos de Los Indianos, contestó que “normalmente me dejo llevar e intento sorprenderme con lo que me encuentro. Y trato de mostrar la amabilidad, la tranquilidad de Los Indianos, porque eso no es fácil de encontrar en una fiesta masificada. Trato de reflejar que es una fiesta familiar en la que te puedes encontrar personas mayores muy bien vestidas, que siguen manteniendo la tradición, y luego te encuentras a niños jugando entre las piernas de los adultos acumulando polvos. Intento plasmar eso, me centro bastante en plasmar ese gesto de alegría, de felicidad, y por supuesto que intento buscar el punto en el que se note que hay mucha gente pasándolo bien. Esa es una imagen que funciona. Es una fiesta amable, familiar, en la que participan varias generaciones”.

Como usuaria de la fiesta echa de menos la libertad que había con las batucadas que “a mí me dejaban un buen sabor de boca, quizás por desconocimiento de lo que era la fiesta” y que la Negra Tomasa haga el paseo por la Calle Real porque “era muy bonito y emocionante”. También considera que el reparto de polvos ha perdido público, quizás porque se desplazó de lugar. Ahora vuelve a estar frente a Correos.

Desirée lleva doce años dedicándose profesionalmente al fotoperiodismo, pese a ser bióloga, porque consideró que ese era su camino. “La biología es la ciencia que estudia la vida, a mí me gustaba el acercamiento que te permite al medio, interpretarlo y transmitirlo, y la fotografía es lo mismo; mis trabajos son de reportaje social, de documentalismo, es la gente y su contexto, de modo que al final no está tan distanciado”.

Vivir de la fotografía y sólo de noticias no es fácil, por eso Desirée Marrtín se ha reinventado. Da clases, imparte talleres y eso le permite tener una inyección económica, venir dos o tres días a Los Indianos y seguir sorprendiéndose con la repercusión que sus fotos tienen. “Este año lo del mercado asiático ha sido brutal porque  no es colar una imagen, es una galería completa y el texto completo que escribí. Se incluyó todo y además fue muy rápido, se publicó en horas. Es genial. Me llama la atención publicar año tras año el mismo tema y que venda. Cuando lo veo publicado respiro”. Ella respira y la gente se siente partícipe de su trabajo, “me mandan fotos personas que no conozco diciéndome que han encontrado una publicación con una foto “nuestra”, de ellos, y eso me encanta”.

Y es que esta fotoperiodista, que transmite una enorme sensibilidad cuando habla y también en las fotos que hace, ya se ha convertido en un personaje de la parodia palmera y prueba de ello es que cuando se sube al camión donde se reparten los polvos “ya hay que gente que me espera, dice, y se ríe”. Esa foto que hace subida al techo es ya un clásico de Los Indianos y tiene su sello.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (9)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com