cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Opinión
Publicidad

¿Cómo envejecer activo y saludable?

El envejecimiento de las personas no es un problema, al contrario, se trata de un gran desafío al que tenemos que dar respuesta con mayores exigencias sociales y económicas, de tal manera que el verdadero reto del aumento de la esperanza de vida es conseguir que los mayores mantengan actividad y autonomía para disfrutar de los años “extra” que pueda darles la vida. De hecho, un 80% de las personas con 70 años mantiene una capacidad física y mental aceptables que les permite llevar su vida diaria con plena normalidad, aunque, lamentablemente, la sociedad, en general, relaciona vejez y mayores con enfermedad, dependencia y poca o nula productividad, y en muchas ocasiones, torpemente, haciendo caso omiso, y hasta despreciando, su experiencia y sabiduría, en lugar de propiciar el envejecimiento activo, optimizando las posibilidades de bienestar físico, mental y social para ampliar una esperanza de vida saludable y de calidad, no solo en el aspecto sanitario, también en el social, cultural y económico.

Por ello, deben primar políticas que mejoren la salud, independencia, productividad, economía, vivienda y transporte de las personas mayores, porque así sufrirán menos las discapacidades propias de la edad y las enfermedades crónicas, evitando su aislamiento y soledad, facilitándoles trabajos tanto remunerados como voluntarios, para así sentirse útiles y en contacto con los demás, sintiéndose reconfortados por su contribución a la sociedad, lo que favorece su bienestar mental, aspecto éste fundamental para prevenir demencias y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, motivo por el que una sociedad que se precie debe abordar políticamente programas de jubilaciones voluntarias, graduales o parciales.

La realidad de la estructura familiar de hoy, con menos hijos y la feliz incorporación laboral de la mujer, hace que la familia, tradicionalmente principal apoyo de los mayores, ya no sea la de antaño, por lo que es preciso una mayor protección pública para evitar la soledad, que enferma y mata, de tal forma que los mayores puedan pasear por espacios seguros, bien iluminados, y con acceso fácil al transporte público, y de hecho las personas mayores que viven en barrios inseguros o marginales, salen menos, con lo que ese aislamiento favorece la depresión, y al existir menos movilidad surgen más problemas de salud, y si se añaden los déficits habituales en la salud bucal, sobre todo porque los tratamientos tan costosos son difícilmente accesibles, la situación se empeora.

A propósito de todas estas reflexiones, en una charla magistral que impartió hace unos días el doctor Felipe Martín Casañas, hasta hace poco excelente jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de la Candelaria, en la Real Academia de Medicina de Santa Cruz de Tenerife, señaló con mucho acierto unas recomendaciones para conseguir una vejez con calidad de vida, teniendo en cuenta que, en el año 2030, el 30% de la población española tendrá más de 65 años porque cada vez nacen menos niños pero vivimos más. Para ello resulta fundamental una dieta mediterránea inteligente y saludable, evitando la obesidad, practicando no solo ejercicio físico regularmente, también mental, para lo que es conveniente viajar mucho (evita el aislamiento, genera ilusión, favorece las relaciones con otras personas y mejora la salud mental), y sobre todo no vivir solo, puesto que con compañía se ejercita la conversación y mejora la agilidad mental, pudiendo así adaptarse con más facilidad a los inevitables cambios sociales.

Resulta imprescindible ignorar el tabaco, evitar el estrés, procurar un sueño reparador con las horas necesarias, darle sentido a la vida siendo agradecido, atento, positivo y generoso con los demás, y alcanzar la felicidad con las pequeñas cosas, los gestos amistosos (saludar y sonreír no cuesta dinero) y los bienes más sencillos e inmateriales. En cualquier caso, la realidad, según el INE, es que la esperanza de vida en España para 2019 es de 80 años para los hombres y de 86 para las mujeres, y de las 19 comunidades autónomas, la mayor esperanza de vida se da en Madrid y la menor en Ceuta y Melilla, estando Canarias muy por debajo de la media en el puesto 15. Así que a los hombres canarios no nos queda otra que espabilar. ¡Salud!

*Médico, académico, secretario de Sanidad de PSOE Canarias y coordinador federal de Sanidad del PSOE

jvicentegbethencourt@yahoo.es

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (0)
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com