cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Cultura
Publicidad
Quedémonos en casa

La Danza de Los Enanos en Tenerife

La Prensa, 22 de noviembre de 1935.

1935, año lustral. Los palmeros se apresuraban a cumplir el voto y disposición del obispo Bartolomé García Jiménez en trasladar desde su Santuario en el Monte a la ciudad de Santa Cruz de La Palma a la patrona insular, la Virgen de las Nieves.

La renacentista ciudad vistió sus plazas y calles para acoger a la Virgen de las Nieves. Estábamos en plena 2ª República y el programa de los festejos fue asumido por comisiones de vecinos.

Ese año se decidió representar una “Danza de Romanos con transformación a Enanos”. Los programas recogían: “De este espectáculo, originalísimo, sorprendente, se darán varias representaciones en la calle O´Daly y Pérez de Brito. La letra es del Sr. Lozano y la música de D. Domingo Santos”. Los enanos romanos fueron ensayados por José de Castro Pérez, Pedro Díaz Batista y José Massieu García.

En el mes de noviembre de 1935 los enanos salieron de La Palma por tercera vez. La primera fue en 1892, participando en las incipientes Fiestas de mayo de Santa Cruz de Tenerife y la segunda en 1894 danzado en Tenerife y en Cádiz, los partícipes y promotor no eran residentes en La Palma. En 1935 los enanos y todos sus enseres y tramoya estaban regidos por un grupo de empresarios que habían invertido sus dineros y entendían que eran de su propiedad exclusiva.

El periódico tinerfeño La Prensa publicaba a finales del mes de noviembre: “Para la próxima semana se anuncia en la Plaza de Toros de esta capital un interesante número. Entre otras, como se ha dicho ya, figura la “danza de Enanos”, de la isla de La Palma, la cual será traída a Tenerife exclusivamente con este fin.

Continuaba el rotativo: “Como se sabe, durante las llamadas “Fiestas Lústrales”, de La Palma, uno de los números que más agradan a los forasteros es esta danza, curiosísima alarde de agilidad y destreza realizada, además, con elementos peculiares y con arreglo a normas especialísimas, que constituyen su máximo aliciente y originalidad.

El propósito de desplazar a Tenerife este grupo de artistas es interesante en grado sumo y digno de atención por todo concepto, ya que con él se intenta dar a conocer aquí, a mucha gente que de otra forma no tendría ocasión de conocerlo, una costumbre, un espectáculo, típico regional, lleno de carácter y de valor pintoresco, que seguramente ha de sorprender y agradar sobremanera. En días sucesivos daremos a los lectores más detalles de esta fiesta que se prepara”.

La crónica del periódico tinerfeño la reproduce el rotativo palmero Diario de Avisos, el 26 de noviembre de 1935. La noticia ya era conocida y el debate social y político estaba servido con fuertes discrepancias.

El mismo día que el Diario de Avisos, sin ninguna apostilla a favor o en contra, recogía lo que publicaba La Prensa, salía en primera página y grandes titulares en el también periódico palmero Acción Social: “Comentario del Momento. La “Danza de Enanos no debe ir a Tenerife. Se opone un elemental deber de patriotismo y de sentido común”.

Continúa desgranando las razones de la negativa de este viaje a Tenerife manifestándose que “Fueron tantas las veces que se corrió la bola, se dijeron tantas cosas, habían buenas proposiciones, y sin embargo siempre se tropezó con el patriotismo isleño, que nunca llegó a realizarse”.

Para el anónimo articulista palmero no había justificación “a un próximo viaje de la típica “Danza de Enanos” a Santa Cruz de Tenerife con motivo de no sabemos que fiesta de carácter regional, que en beneficio propio, intenta celebrar un señor de aquella localidad”.

Continuaba diciendo: “Es esta una danza que tiene su mayor encanto en la distancia obligada de sus exhibiciones y en el ambiente nuestro, personalísimo, que damos a las fiestas lústrales de la Bajada de la Virgen, (…) “se trata precisamente de la disposición de ánimo de la noche de la Danza de Enanos, cuando todo un pueblo que ha estado esperando el número durante cinco años se tira a la calle inundada de luz, dispuesto a ganarse el mejor puesto a fuerza de empujones; luchando a brazo partido con los agentes del orden público, entre la animada algarabía de jóvenes y viejos, amigos y parientes de todos los pueblos de la isla y muchos de la provincia; la cara de héroe de los muchachones disfrazados, el chiste que rebrinca espontáneo, y hasta el bofetón estallado a tiempo…”.

Acción Social arremete contra el periodista tinerfeño Antonio Martí: “Contradiciendo también al notable periodista a que hemos aludido, los Enanos ni saben bailar, ni son elementos de extraordinarias condiciones de fortaleza y destreza, ni mucho menos son escogidos entre afamados bailadores de la Isla. El Enano es simplemente… el Enano de la Bajada de la Virgen, que sacado de su fecha y su ambiente constituye siempre un rotundo fracaso que los desacredita, desacredita a La Palma y hasta nos pone en ridículo”.

El periódico palmero concluye: “Por todo lo expuesto nos oponemos rotundamente a que los Enanos embarquen para Tenerife, por que creemos además que es un elemental deber de patriotismo quien así lo exige. Entre nosotros, en la fecha que dejamos señalada, son de un indudable y primordial valor, pero no es el Enano fruto de exportación. Créanlo.”

La polémica continuaba buscando responsables directos de la autorización del viaje de los enanos. Mientras el periódico tinerfeño decía: “El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma ha accedido a las gestiones de un estimado amigo nuestro, gran entusiasta de los números regionales, han formado el laudable acuerdo de facilitar los múltiples elementos escenográficos que sirven de base al típico espectáculo de la “Danza de los Enanos” para que esta pueda presentarse en Tenerife”, el periódico palmero Acción Social respondía diciendo: “ ¿Quién ha autorizado el embarque de los Enanos, es decir de los ropajes, caretas etc.? “.

El periódico Acción Social afirmaba: “Se nos dice que ha sido el Sr. Alcalde y, nosotros queremos hacer a don Juan Martín la justicia de no creerlo, por varias razones. La primera y última, la más fuerte, porque no tiene el Sr. Alcalde autoridad sobre ellos, ya que si la corporación municipal se negó a patrocinar los festejos de la Bajada de la Virgen, negándose incluso a contribuir con una sola pesetas para las mismas” (…) “¿por qué ahora se permite conceder esa autorización? En tal caso creemos que quienes debieran concederla son los presidentes de las Comisiones de los festejos celebrados en el mes de junio…y de estos sabemos que han dirigido una instancia al Sr. Alcalde rogándole que no autorizara el viaje”.

El crítico comentarista hace un llamamiento entendiendo “que la gente joven quiera darse ese paseíto a la capital de la provincia, hasta ahí llegamos, pero las personas mayores, esas que presumen de amar su tierra, de patriotas y hasta de religiosos, no deben consentir que se haga esa máxima tontería que nos desacredita y desluce las fiestas lústrales, contribuyendo no poco a que llegada la ocasión disminuya incluso el número de cooprovincianos que nos visiten. Hay que pensar un poco más en La Palma”. En principio estaba previsto fueran a Tenerife 24 enanos, unas tres mujeres costureras y los directivos o responsables.

Termina Acción Social diciendo que nunca debe salir la danza de La Palma y “Cada cosa tiene su escenario y su momento, que el caso de hoy no podrá ser nunca otro que las calles de Santa Cruz de La Palma una madrugada de la primavera, rebosante de rojos cortinones y de gentes que corren, luchan por un sitio que luego perderán, seguramente, por ver un instante el monstruo, y luego a empujar, a engañar a un guardia y… a no poderlos ver tampoco… será pues, preciso llegar a la Alameda –si yo me acuesto a los 8 y me levanto de madrugada- habrá quien lo diga… y todo esto también forma parte indudable de los “Enanos”. ¿Quién es capaz de llevarlo a la Plaza de Toros de Santa Cruz de Tenerife?”.

Si bien lo que antecede lo publicaba Acción Social el 26 de noviembre, el 29 publicaba Diario de Avisos un corto en la que daba cuenta de la partida de los enanos: “En el vapor León y Castillo, embarcaron anoche para Tenerife, el personal de la “Danza de Enanos” y sus directivos don José Massieu y García y don Pedro Díaz Batista, que van contratados para dar unas representaciones en la Plaza de Toros de la capital provincia. Les deseamos éxitos en la ejecución”. Como ya vimos Díaz Batista y Massieu García habían sido, junto a José Castro Pérez, los responsables de la representación dentro de la programación de la Bajada de Virgen, por lo que suponemos que fueron los mismos trajes de romanos y la misma música y letra la que se llevó a Tenerife.

Hoy, 27-11-1935.

Hoy, 27-11-1935.

Recordemos la letra de los romanos de 1935, escrita por José Lozano Pérez, que dice así:

Del sacro romano imperio

somos libres ciudadanos

fervientes cristianos.

El Cristianismo es la Luz.

Y cantamos a la Virgen

de las Nieves milagrosa,

madre la más amorosa

del devoto de la Cruz.

Azucena

nazarena

madre del divino amor

criatura

Virgen pura

fragante y mística flor.

Reina Santa

que levanta

afluvios del ideal,

celestial

divinales

de grandeza sin igual.

Bella rosa

milagrosa

el más santo y sumo bien

encantada

perfumada

flor preciosa del Edén.

Exquisita

sulamita

de los cantares cantar,

la más bella

linda estrella

que brilla sobre el mar.

Alegría

poesía

radiante y ardiente sol

adorada

bien amada

maravilloso arrebol.

Dulce Asieta

que es la meta

de la más santa emoción

luz sublime

que redime

casta paloma de Sión.

Esplendente

flama ardiente

derroche de blanca luz

nuestro ruego

es cual fuego

que irradia la Santa Cruz.

Todo estaba “contratado” entre los empresarios palmeros y los tinerfeños. Las entradas ya se encontraban a la venta. El rotativo La Prensa el 22 de noviembre de 1935 publicaba una foto de conjunto de enanos. Así mismo, el 27 de noviembre de 1935, el rotativo tinerfeño Hoy ilustra un artículo con la fotografía de un sólo enano palmero, con un extraño sombrero. Suponemos que la foto de La Prensa fue remitida desde La Palma y pudiera corresponder a una instantánea de las lústrales, mes de junio, de 1935. Ambas fotografías ilustran este trabajo, obtenidas en la Hemerotecas de la ULL y en Jable, de la Universidad de Las Palmas.

Nuestros enanos no llegaron a bailar sobre la arena de la plaza de toros santacrucera. Las fuertes lluvias registradas en esos días en Tenerife, recogidas con detalle en la prensa palmera, lo imposibilitó.

El periódico tinerfeño Hoy publicaba una crónica, 4 de diciembre de 1935, titulada “El festival del Domingo en el Guimerá” relatando que “El domingo último se celebró en el Teatro Guimerá una magnífica fiesta de arte, en la que figuraba como número de fuera la presentación de la “Danza de los Enanos” de La Palma.” Continuaba relatando: “No cabe duda que los enanos palmeros constituyen un número de sorprendente realidad y de gran vida escénica, sobresaliendo la rapidez de la transformación, que el público acogió con fervoroso entusiasmo.

Podemos decir que han quedado encantados con el número que proporcionó la isla de La Palma, y del que tanto se ufanan los palmeros con mucha razón, en sus brillantes fiestas lustrales en honor de la Virgen de Nieves. La presentación de la danza fue hecha por el poeta Diego Crosa, quien pronunció unas frases que fueron del agrado del público.

A este espectáculo concurrió numeroso público que aplaudió calurosamente los diferentes números del programa, especialmente a los ejecutantes de la danza de los enanos. Felicitamos cordialmente a los palmeros por su magnífico número, del que justamente pueden vanagloriarse”.

El año lustral de 1935 ha pasado a la historia de La Palma por ser la tercera vez que salieron de Santa Cruz de La Palma donde nacieron los Enanos de la Bajada de la Virgen. Otras representaciones extraordinarias posteriores también son ya historia y como siempre el palmero defendió su permanencia solo en el año lustral y en honor a la Virgen y patrona de la isla, Nuestra Señora de las Nieves.

* Cronista Oficial de la ciudad de Los Llanos de Aridane (2002), miembro de la Academia Canaria de la Lengua (2009) y de la Real Academia Canaria de Bellas Artes San Miguel Arcángel (2009)

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (3)

Leer más

Leer más

Leer más

Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com