cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Opinión
Publicidad

Abriendo el telón a la imaginación

Biblioteca de Los Llanos.

Quizá estemos pixelando la imaginación bajo el influjo de horas y horas navegando en redes sociales, con el móvil como el más fiel timón, ¡qué craso error! Quizá estemos recortando a marchas forzadas la imaginación para encasillarla en pantallas rectangulares cada vez más y más planas, en vez de abrir las ventanas de nuestros hogares y desplegar nuestros brazos de par en par y ensanchar nuestras miradas, ¡cuánta sinrazón! Tal vez estemos deshojando la imaginación de sus virtudes más preciadas (libertad, emoción, creatividad…) con cada clic del ratón del ordenador, que por rabo tiene un cable y aunque no es un roedor en estado vivo, parece que va royendo el libre albedrío que siempre han sabido tan bien trazar los lápices, juguetes o cualquier otro objeto de la naturaleza más cercana. Creo, en cierta manera, que el tiempo para imaginar está siendo suplantado por todo un repertorio visual y/o virtual que ofrece a los niños —cada vez más pequeños— a través de distintas maquinitas (tablets, nintendos, consolas, teléfonos móviles…) todo un mundo de fantasía, de aventuras y de acción dinámico y cambiante, extraordinario y excitante. Sin embargo, como al ver la tele, en esta exposición el niño sigue teniendo un rol “pasivo” y no pone en marcha ni activa todas aquellas estrategias y destrezas que permiten desarrollar las capacidades creativas, alentando el talento que cada uno pudiera desarrollar. Tal y como señala Ken Robinson  en su conocido discurso “Las escuelas matan la creatividad”, hay mucho talento desperdiciado. A este respecto, haría un inciso, es el tiempo robado a la creatividad el que está mermando la misma, pues muchísimas escuelas y docentes de muchos países siguen enseñando intentando inculcarla al máximo y buscando estrategias innovadoras en este terreno.

Y no es que rechace los avances que han traído las nuevas tecnologías, o el progreso en muchos campos que conlleva el desarrollo informático, no es que me manifieste en contra de lo que en estos momentos me está permitiendo transcribir estas líneas, sino que el uso de los mismos está siendo incontrolado y cuando esto sucede con niños, aún no sabemos qué consecuencias conllevará en el futuro próximo y/o lejano.

Pero la Biblioteca Pública Municipal María Nieves Pérez Acosta de Los Llanos de Aridane apostó por actividades lo más imaginativas posibles, por la cultura de la transmisión oral —tan magníficamente recopilada por el escritor Antonio Rodríguez Almodóvar en por ejemplo “Cuentos a la luz de la lumbre”— y promovió los cuentacuentos, despertando con ellos muchas plácidas mañanas de sábados. La imaginación brindó alas a nuestros pensamientos y cientos de ideas pudieron revolotear muy lejos, más allá del cráneo que las protege del exterior; la imaginación recobró la vida y gracias a ella las miradas se hicieron más profundas, abiertas y viajeras, porque sus pestañas simulaban el aleteo de cualquier abejaruco y así cualquier visión o imagen despegaba del suelo y alzaba el vuelo. La imaginación esbozó, dibujó y coloreó un mundo diferente, con la singular y hermosa manera de hacerlo como cada uno quisiera… Y ningún ¡ring! del teléfono se atrevió a interrumpir semejante fiesta creativa, ni ningún burbujeante sonido del WhatsApp desmoronó el universo mágico que estaba creándose tan solo para unos cuantos privilegiados, espectadores presentes.

A pesar de las mascarillas y las distancias de seguridad… muchos pudimos acariciar el plumaje o pelaje de algunos de los animales protagonistas de los cuentos y narraciones, muchas mujeres pudieron sentirse primero identificadas y luego acompañadas en la a veces tan solitaria senda de ser madres a través del humor de situaciones cotidianas junto al mágico vals tocado con el acordeón, muchos espectadores creyeron estar sentados hombro con hombro pues todos hollaron paisajes y lugares tan espléndidamente descritos y sugeridos que les hicieron sentir tan próximos el uno al otro.

Sentiréis la emoción tratando de alcanzar las historias con el cazamariposas de la imaginación, y durante todo el día creeréis que los labios de la cuentacuentos os rozan, pues quedará un susurro prendido como pendiente en el lóbulo de la oreja, contándoos historias con palabras que riman, leyendas con retahílas de antaño, suspense con melodías, y aventuras entre sonrisas cómplices y burlonas.

Encontraréis regaderas mágicas de las que caerán gotas multicolores para teñir el campo de la gama de colores otoñales, escucharéis el ulular de búhos en noches tan cerradas y oscuras donde tan solo el sonido del acordeón os podrá ayudar a encontrar el camino hacia el amanecer, os maravillaréis con infinitos poemas narrados junto a las vacas lecheras, o aprenderéis a bailar la canción del monstruo de los colores moviendo las manos y removiendo tantas emociones que solo brotan cuando uno está cantando y bailando.

Gracias por promover desde el área de Cultura del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane sábados de cuentacuentos para alimentar la imaginación no solo de los más pequeños…

Gracias a las cuentacuentos que en este mes de septiembre abrieron el telón de las sensaciones más hermosas, y a pesar del aforo limitado, nos presentaron a multitud de personajes, algunos inolvidables; que a pesar de las mascarillas sacaron a relucir nuestras sonrisas más espléndidas, y que con su magnífica puesta en escena también nos colgaron alas a nuestra imaginación, rescatándola y haciéndola revolotear por donde ha de volar… entre los sueños, junto a la fantasía y siempre con ilusión. Gracias.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (0)
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com