cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Opinión
Publicidad

Artes escénicas en Aridane/ 3

El siglo XIX concluía con un censo poblacional de unos 6583 habitantes, cuando ya estaba consumada la segregación de El Paso, política-geográfica y eclesiástica.

Según la Descripción de las islas Canarias (1897) de Juan de la Puerta Canseco: «En este término municipal [Los Llanos] hay cinco escuelas primarias de las cuales dos están en el casco del pueblo que tiene, además, una sociedad de recreo, una bonita alameda y fonda». Esa sociedad de recreo a la que se refiere Puerta Canseco debe tratarse de la denominada Terpsícore (la musa de la danza y el canto) de ella sabemos que en 1902 organizaba representaciones y bailes con distinto motivo festivo. En este mismo año representarían en Carnaval, debidamente ataviados, al almirante aridanense Díaz Pimienta y su tripulación.

A finales del Ochocientos comienzan los movimientos de segregación del barrio llanense de Tazacorte, que a partir de 1925 lograría alcanzar la municipalidad independiente. El posible desmembramiento del territorio ocuparía décadas de debate social y político; ello no impidió que Los Llanos de Aridane continuase incorporando infraestructuras culturales y de enseñanza. Además de las llamadas escuelas públicas, proliferaron escuelas privadas. Al menos desde 1900 ya se encontraba abierto el colegio privado de primera enseñanza Nuestra Señora de los Remedios, siendo su director León María Camacho Lorenzo; en 1901 abría sus puertas un colegio de señoritas regentado por Concepción Casaseca, viuda de las Casas. León María Lorenzo murió en el año 1905, a los 50 años de edad. Hijo de Victorino Camacho Rodríguez y de María Lorenzo Wangüemert. Una placa de mármol en el interior del Casino recuerda su memoria y enseñanzas en ese lugar.

El teatro: el Casino y el Imperial

En los años 30, del siglo XX, el antiguo salón solariego de la casona del actual Real Sociedad Aridane da paso a la nueva infraestructura del llamado Cinema Aridane y con posterioridad Imperial Cinema, colindante con el inmueble del Casino. Este último contaba con un amplio escenario y mayor capacidad de aforo.

El 30 de junio de 1906 se celebró la sesión inaugural de la Sociedad Aridane (hoy, Real Sociedad Aridane), una institución privada que abría sus puertas a la cultura, al recreo social y a la educación nocturna de adultos. La prensa resaltó el acto, dedicado a los aridaneneses: Tanausú, Almirante Díaz Pimienta, Cristóbal del Hoyo (Vizconde de Buen Paso) y Benigno Carballo Wangüemert. A lo largo de los años, aquella velada literario-musical sería decisiva para la configuración de la Fiesta de Arte. Los salones del Casino se convirtieron en el único lugar con condiciones para albergar toda clase de espectáculos. La prensa insular decía de este acto: “Fue muy numerosa la concurrencia, principalmente de señoras y señoritas”, y la banda “que con tanto acierto dirige el Sr. Lorenzo Calero tocó con mucha afinación al principio y al final de la culta fiesta”.

La nueva sociedad privada seguía albergando actos culturales de puertas abiertas. En 1907, Víctor Díaz Cáceres alquila los salones del Casino Aridane para funciones teatrales. El 21 de junio, una compañía cómico dramática foránea representó El gran galeote de José Echegaray y Los corridos de Ramón Marsall, bajo la dirección de la primera actriz Carmen García y el primer actor Enrique Nieva. El precio de la butaca era de 1’50 y de la general de 1 peseta.

También, según Diario de La Palma (3 de junio de 1912): «El sábado por la noche se verificó una función dramática en los salones de la Sociedad Aridane. Se puso en escena Isla Adentro, de Crosita y Los Calaveras»; desde el público, «los jóvenes de ambos sexos que las desempeñaron fueron aplaudidísimos». En 1914, el grupo de aficionados al teatro continuaba dando funciones en el Casino.

La apertura de la carretera general, que comunicaba Los Llanos de Aridane con Santa Cruz de La Palma, abrió caminos, nunca mejor dicho, al intercambio cultural en la Isla. Diario de La Palma (14 de mayo de 1914) narra en una extensa crónica la excursión en automóvil «de las señoritas de Los Llanos que constituyen la Vida y Juventud, sociedad excursionista», para concurrir en Santa Cruz de La Palma al teatro «a admirar la labor dramática de la compañía de Enriqueta de Palma» (sin lugar a dudas, debió tratarse de algunos miembros de la agrupación amateur local). Según el periódico, fueron agasajadas y despedidas a los gritos de «¡Viva Santa Cruz de La Palma! ¡Viva Los Llanos!».

En 1917, en el Salón Teatro Aridane, el grupo cómico local Carica­to celebra una función dirigida por el palmero Juan Acosta Guión, quien fuera componente de la compañía de Margarita Xirgu (1888-1969) en Montevideo. Las obras elegidas fueron de los hermanos Álvarez Quintero —Amor a oscuras y Mañana de sol—, además del sainete de Sebastián Alonso Gómez y Pedro Muñoz Seca El contrabando. El reparto estaba compuesto por Agustina Alonso, María Sorpresa Felipe, Juan Acosta, Armandito Wangüemert, Micaela Acosta, María Carmona, Antonio Arroyo, Etelvina Alonso, Magdalena Carballo, Alfredo Llanos, Antonio Carmona, Daniel Alonso y Elías Alonso.

También los niños contaban con una importante implicación directa en el desarrollo de las artes escénicas. Así, Diario de Avisos (23 de noviembre de 1928) informa que en el Salón Aridane se había representado una función de teatro por la compañía infantil Acosta-Rodríguez, de Tazacorte, que dirigía el maestro Manuel Luna.

El Orfeón Los Llanos

El 2 de abril de 1935 ya se encontraba constituido el Orfeón de la localidad. El Diario de Avisos en una columna titulada “Los Llanos, vida artística” recogía: “Por iniciativa de la junta de Instrucción Recreo del “Casino Aridane” y bajo la dirección del culto y entusiasta director de la Banda Municipal de esta localidad, don Andrés Cabrera y Cabrera, ha quedado constituido un Orfeón, compuesto por cincuenta jóvenes de ambos sexos amantes del arte y la cultura. Hemos visitado a su director quien entre otras cosas no ha manifestado su agrado por el entusiasmo y decidida cooperación prestada por todos”

En la velada literaria musical (Fiesta de Arte-1935), coincidiendo con los festejos de La Patrona debutó el Orfeón de Los Llanos, según la prensa de la época, «integrado por jóvenes de la localidad que obtuvo un señalado y rotundo éxito, y llevó el peso de la tarde. Su organizador y Director Sr. Cabrera, recibió muchas y merecidas felicitaciones, a las que unimos la nuestra muy sincera». En este acto intervinieron Gerardo Vecilla de las Heras y Pedro Hernández y de mantenedor Esteban Pérez González.

El domingo 29 de marzo de 1936 se anunciaba la celebración, en el Cine Central de Tazacorte, de una velada artística con la presentación del Orfeón de Los Llanos “patrocinado por el Casino Aridane”. La dirección musical: Andrés Cabrera; la dirección escénica: Santiago Tito y la decoración de Agustín Benítez.

El programa se compuso de dos partes. En la primera la Banda de Música de Los Llanos interpretó una sinfonía. El segundo acto estuvo a cargo del Orfeón con un saludo musical y unas breves palabras de presentación por el maestro Santiago Tito. Continuó con Himno a la libertad, de la zarzuela La Calesera, del maestro Alonso, con los solistas Eulalia P. Sánchez y Manuel P. Morales. Interpretaron la gran cantata a cinco voces mixtas, La noche, del maestro Llanos. Fantasía de Katiuska, del maestro Zorozábal, interpretada por la Banda de Música. Cerro la primera parte Coro de vendimiadoras de la zarzuela Las Campanadas, del maestro Chapi, interpretación escénica por trece parejas con trajes adecuados. La segunda parte comenzó con una sinfonía por la Banda de Música. La Aurora, del maestro Valle. Bohemios, coro de la zarzuela del mismo nombre del maestro Vives, con el solista Manuel P. Morales. Segunda fantasía de Katiuska, interpretada por la Banda de Música. Concluyó el acto con el Coro de románticos de la zarzuela Doña Francisquita del maestro Vives con interpretación escénica por doce parejas con trajes de la época. El evento lo cerró el presidente de la sociedad de Tazacorte, “Díaz Pimienta”, Antonio Pérez Hernández.

Al mismo tiempo que existían grupos de teatro locales, visitaban la ciudad compañías foráneas, que imaginamos alborotando el ingenio de los lugareños aficionados. En 1940, por ejemplo, la compañía Teatro Español Universitario estrenó en el Imperial Cinema El retablo de las maravillas y la Guarda cuidadosa de Miguel de Cervantes. En 1945, en el mismo local, el grupo teatro local Magisterio pondría en escena la obra Cobardías de Manuel Linares Rivas.

Vida cultural en los barrios

No sólo adquirió prestigio la actividad escénica protagonizada por los aficionados del casco urbano aridanense. Recordemos que, con motivo de la fiesta de la Invención de la Santa Cruz, florecieron las llamadas aparecidas de la Cruz, especie menor de los barrocos “autos” con música, declamación, libretos escritos por autores locales y efectos especiales preparados ad hoc. Famosas fueron las de la cruz de Triana de Arriba y los de Tajuya, hoy La Laguna.

Para la noche del domingo 9 de febrero de 1936 una hoja volandera anunciaba en el Cinema Aridane el “Suntuoso acontecimiento Artístico. Debut, del Orfeón “La Unión” de Argual, integrado por 26 señoritas y 50 caballeros bajo la dirección del reputado maestro D. Juan González”. Debe corresponder a Juan González Lorenzo, que fuera director de la Banda y padre del recordado Juan Domingo González Morin (1910-1986) maestro y organista de la parroquia de N.S. de los Remedios. El acto contó con la participación la orquesta Novelty, de Los Llanos, que interpretó La conquista del mundo de Soutullo y Vert; La Dolorosa, zarzuela y Bohemio, de A.Vives.

Por su parte en su debut el Orfeón La Unión de Argual presentaba un atractivo programa: Los tres tambores, canto popular, a cuatro voces de Enrique Morera; La fiesta de los marineros, pasodoble a cuatro voces de J. Denefve; La esclava, habanera de S. Masvernat, a tres voces; Pasodoble a cuatro voces de J. Denefve; Coro y jota de los Calatorao, de la zarzuela Gigantes y Cabezudos. El abogado Francisco Lugo y Álvarez intervino. Las localidades numeradas se pusieron a la venta en el Ideal Bar (bajos del Casino) en Los Llanos y el establecimiento de Sabino Acosta en Argual.

Asimismo, en La Laguna, por esos años pago de Tajuya el 31 de diciembre de 1932 se funda, por varones y mujeres, la Sociedad de Instrucción y Recreo Velia, cuya denominación fue elegida por «una comedia de la época que se ensayaba en las lonjas de doña Rosario o de Benito, siendo el nombre de la protagonista Velia». Por ahora se desconoce la autoría de este libreto de teatro que bien pudo ser escrito por algún escritor del lugar.

El cuadro artístico Valle de Aridane

La afición al teatro, actividad que ocupaba un espacio cultural destacado entre la juventud aridanense, iba creciendo. En una posguerra civil dura y con una censura férrea, los géneros más apetecidos eran las comedias. El día 8 de junio de 1946, tuvo lugar la presentación del cuadro artístico Valle de Aridane con el estreno de las “graciosísimas y celebradas comedias” de los hermanos Álvarez Quintero Sin palabras y Mañana de sol. En la primera intervinieron los actores locales: Arsilda Sosa en Justina; María Nieves Arroyo en Alonsa; Octavio Bethencourt en Lorenzo; Adelto Hernández en Don Jesús. En la segunda parte, el reparto estaba compuesto por: María Nieves Arroyo en Laura, Arsilda Sosa en Petra, Octavio Bethencourt en Don Gonzalo y Adelto Hernández en Juanito. Consta en el programa de mano que el apuntador era Calero; el decorador, Beltrán; la sastrería corría a cargo de Martínez y la dirección, de Juan Acosta Guión.

Los papeles principales eran desempeñados por María Nieves Arroyo Felipe, quien durante largos años estuvo relacionada con el teatro en Los Llanos de Aridane. En su biblioteca particular poseía un amplio repertorio de dramas y comedias, llegando incluso a abordar en su corres­pondencia temas teatrales y cinematográficos.

Esta compañía local se popularizó por toda la Isla, encontrándola en 1948 en el Teatro Monterrey de El Paso con la obra El difunto es un vivo, «disparate cómico en tres actos original de Parda e Iquino», estrenado «con éxito en Madrid donde se hizo centenaria». El reparto estaba configura­do por: Teresa García en Elsa; María Nieves Arroyo en Doña Restituta; Etelvina Martín en Veremunda; Angélica Plata en Mariquita; María Nola Rodríguez en Agripina; Daniel Suárez en Inocencio; Octavio Bethencourt en Luquitas; Julián Morín en Tío Tortuga; Benjamín Carballo en Juanito; Fridolino Brito en Fulgencio; Fidel Gazol en Mauricio; Esteban Carballo en Doctor Velladona; Pepe Acosta en Tobías; Ángel García en Organista; Juan Pérez Pulido en El Juez; como apuntador, Pedro Rodríguez; y como traspunte, Carmelo Rodríguez. La escenografía corrió a cargo de Suárez y Brito y del vestuario se encargaría Adriano.

El 15 de febrero de 1954 en el Imperial Cinema tenía previsto la presentación del “Cuadro Artístico de esta localidad, Pérez Galdós, con la comedia de los hermanos Quintero en dos actos: Así se escribe la historia. El reparto estaba compuesto por: Barbarita, Milagros Gómez Rodríguez; Viginia, María Teresa Wangüemert Pérez Camacho; Mónica, María Lulia Fernández Rodríguez; Tula, María Teresa Wangüemert Pérez Camacho; María Martín, Consuelo Duque Henríquez; María Bedoya, Concepción Jiménez Alonso; María Cordero, Mary-Rosa Brito Rodríguez; Don Clemente, Antonio González Martín; Lázaro, Wistremundo Brito Rodríguez; Alberto, Eduardo Anglés Santos; Chorrito, Juan Pérez Pulido; Castañeda, Julián Morin González. Justo Fernández Rodríguez fue el apuntador y los decorados de Daniel Suárez Molina. La apertura del espectáculo y los entre actos actuaría la orquesta “Los cinco de Palma”, miembros de esta orquesta eran a su vez componentes de la Banda Municipal.

También la población de Santa Cruz de La Palma contemplaba estas representaciones de aridanenses. En 1955, en referencia a la puesta en escena de la obra de los hermanos Álvarez Quintero El centenario, Diario de Avisos comentaba: «a cargo del magnífico Cuadro Artístico de aquella localidad, «María Nieves», que tanto éxito alcanzó en nuestra Ciudad con «Malvaloca». Tomará parte en la obra que ahora se nos ofrece, la gran actriz María Nieves Arroyo, cuyo nombre se honra en llevar la Compañía».

* Cronista Oficial de la ciudad de Los Llanos de Aridane (2002), miembro de la Academia Canaria de la Lengua (2009) y de la Real Academia Canaria de Bellas Artes San Miguel Arcángel (2009).

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (0)
Publicidad
CONOCER MÁS
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad