cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Opinión
Publicidad
Erupción Volcánica en Cumbre Vieja

¿Por qué el nombre no debe ser Tajogaite?

Figura adjunta (toponimia 2012).

Porque se está haciendo creer que el nombre ya está decidido y oficializado. Pero no es así.

Porque se está haciendo creer que se ha realizado una votación vinculante donde la ciudadanía de La Palma se ha manifestado en igualdad y elegido este nombre. Pero no es así.

Porque la plataforma “Revivir El Valle” no es ningún interlocutor válido para proponer una votación para decidir ningún nombre. Porque se está tratando de hacer creer que la consulta fraudulenta de “Revivir El Valle” es vinculante y que el nombre del volcán se ha oficializado en base a esa votación, cuando no es así.

Porque en la fase de propuesta de nombres para la votación de “Revivir El Valle” ni siquiera participaron 40 personas. Y esta fase no fue dada a conocer en la prensa.

Porque la votación de “Revivir El Valle” para elegir la denominación fue dada a conocer públicamente en prensa cuando la fase de propuesta de nombres ya estaba cerrada. El 30% de esos nombres (propuestos por menos de 40 personas) eran variantes de “Tajogaite”. Ninguno de esos nombres (propuestos por menos de 40 personas) incluía los nombres populares que ya tiene el volcán. Porque si el grueso de votantes que participaron en la elección hubiera sido de La Palma, que no lo fue, supondría apenas el 5% del censo de palmeros/as.

Porque los palmeros/as ya le hemos dado varios nombres, y Tajogaite no es uno de ellos.

Porque “Tajogaite” es una imposición, entre otros, de un diario tinerfeño.

Porque poco antes de imponer ese nombre, el mismo diario reconocía que la erupción había comenzado en Cabeza de Vaca – Los Pelados. Hasta que cayeron en la cuenta que la realidad toponímica no les convenía, y buscaron salir del paso con un nombre aborigen, fuera como fuera.

Porque el mismo diario impuso en su momento el nombre Teneguía. ¿Con qué derecho?

Porque el volcán no reventó en la Hoya de Tajogaite. Porque en realidad no existió la Hoya de Tajogaite, sino la Hoya de Las Plantas. Pero es que además el volcán reventó inicialmente más arriba, aunque luego los principales centros emisores se concentrasen en la Hoya de Las Plantas.

Porque Tajogaite, según la cartografía de rescate toponímico del Cabildo de La Palma (elaborada en 2012, lejos de ningún interés actual), era un Llano al norte de Montaña Rajada. A más de 1,5 km del lugar inicial de la erupción y a más de 1,2 km de los centros emisores principales (ver figura adjunta).

Porque Tajogaite significaría, pretendidamente, Montaña Rajada, y ya hay un volcán llamado así.

Porque no hay registrado ni un solo topónimo aborigen en más de un kilómetro a la redonda respecto al lugar de la erupción.

Porque Tajogaite existía antes de la erupción como una marca comercial.

Porque la promoción de ese nombre forma parte del argumentario de un partido político, y nada en este volcán debería politizarse.

Porque uno de los mayores defensores de “Tajogaite”, el arqueólogo Jorge Pais, se ha desacreditado a sí mismo en materia de toponimia volcánica, al proponer en octubre que el volcán debía llamarse “Tacande”, cuando ya existía un volcán nombrado así (Montaña Quemada o Tacande, ~1470).

Porque el mismo Jorge Pais reconoce que no tiene ni idea de dónde viene la palabra, o de qué significa, y que genera confusión con Tagoja, una montaña en el este de la isla.

Porque el Involcan no tiene ningún derecho a ponerle nombre a los volcanes de nuestra tierra; ni siquiera de la suya. Pero promueve “Tajogaite” casi desde el inicio de la erupción. Y es una falta de respeto que ya utilice el nombre como definitivo en sus publicaciones científicas.

Porque es falso el pretexto de que los otros volcanes históricos tengan denominación aborigen. La mayoría de los palmeros, de hecho, no lo tiene. Solamente Tajuya o Jedey (1585) y Teneguía (1971) cuentan con nombre único aborigen, y en el segundo caso vino impuesto desde Tenerife.

Porque al volcán submarino del Hierro (2011-2012) ya se le dio un nombre en contra de la opinión de los herreños, un nombre además erróneo, y aquí no debe volver a pasar.

Porque no es tiempo ni de aborígenes, ni de santos. Sino de la gente de La Palma.

Porque debe realizarse una consulta vinculante, representativa, para toda la ciudadanía palmera, a partir de la cual se elija un nombre, y no a partir de un puñado de votos cosechados prácticamente a escondidas, que es lo que se ha hecho. Y esta consulta debe organizarla el IGN, que es quien tiene las competencias para oficializar el nombre del volcán.

Porque los palmeros/as ya le hemos dado nombres. Lo llamamos Monstruo, lo llamamos Bicho, lo llamamos Cabrón.

Porque lo que ha pasado no es una broma, y no debe olvidarse ni dulcificarse. Y porque el nombre se decide en La Palma, no en Tenerife, ni en el afán de protagonismo de instituciones o particulares.

Equipo Espeleología Volcánica

Desde mediados de octubre de 2021, este equipo estudia la formación de tubos volcánicos en las nuevas coladas, bajo la coordinación de Octavio Fernández Lorenzo, vicepresidente de la Federación Canaria de Espeleología & Co-autor de contenidos del Centro de interpretación de las cavidades volcánicas “Caños de Fuego”.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (30)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

1 2 3
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad