cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Política
Publicidad

Lady Barreto: "O la economía de La Palma da un vuelco en 20 años o cerramos la isla y abrimos un geriátrico para toda Canarias"

“Aquí nos falta tener montada la estructura de nuestro modelo turístico”

“Yo prefiero un pacto con el PSOE antes que con el PP “

“El Gobierno de Canarias no sabe cómo está el Fdcan en La Palma (…) información oficial no hay”

Nieves Lady Barreto.

Nieves Lady Barreto lidera la nueva dirección de Coalición Canaria en La Palma, que ha supuesto la renovación orgánica definitiva en la fomación nacionalista, tras un período de transición que inició su predecesora, Guadalupe González Taño. De alcaldesa de Mazo pasó al Gobierno de Canarias para hacerse cargo del área de Política Territorial y Medio Ambiente, y en sus manos ha estado uno de los objetivos que se marcó desde el inicio de la legislatura el Ejecutivo de Fernando Clavijo: La Ley del Suelo. Una tarea que ya ha cumplido, no sin recibir críticas por el contenido de la misma, y ahora está dando sus primeros pasos. Una Ley, que junto a la renovada Ley de las Islas Verdes, se considera vital para el despegue económico de La Palma. Si bien, se muestra “preocupada” porque esta última, de momento, no está dando los frutos que se esperaba.

-¿La Ley de Suelo, que entró en vigor el pasado mes de septiembre, está empezando a dar resultados o aún es pronto?

“Estamos en la fase que teníamos previsto estar. Ahora estamos desempolvando lo que había en los gabinetes técnicos, intentando adaptarlo a los procedimientos nuevos y, a partir del primer trimestre del año que viene, podremos empezar a trabajar en proyectos nuevos, de interés insular, modificaciones puntuales y planes generales que se están empezando a regularizar. Ya hay muchos ayuntamientos que nos han pedido recuperar planes generales para pasarse al procedimiento nuevo o ayuntamientos, como el caso de Los Llanos, que estaban esperando a la Ley para su nuevo planeamiento. La realidad es que aunque lleva poco tiempo, sí que ha habido movimiento en base a la Ley. También está siendo importante la formación que hemos dado por todas las islas, con la que vamos a seguir el año que viene”.

-Uno de los aspectos de esta nueva Ley y que tiene interés para La Palma es la legalización de las explotaciones ganaderas. ¿Cómo va ese procedimiento?

En eso está trabajando Agricultura. Con la Ley existe la posibilidad de certificar el uso consolidado, para cualquier actividad; y por otro lado, hay una disposición que permite la regularización del uso. Hasta ahora nos hemos empeñado en legalizar granjas. Lo que hemos planteado ahora es que eso ya es lo de menos, olvidamos la legalización de la infraestructura y lo que se hace es regularizar la actividad. La Ley lo que te permite es continuar con esta actividad. Agricultura está preparando un paquete de expedientes. Cualquier ganadero que hoy esté en esa situación, puede ir al Ayuntamiento o a la notaría a que certifique la actividad. Eso se manda a la Consejería de Agricultura y tras comprobar que desde el punto de vista medioambiental cumple con los requisitos, con eso te regularizan el uso de la actividad. El ganadero tiene así la garantía de que va a poder seguir desarrollando su actividad, independientemente de que su infraestructura sea o no legal. Una situación que afecta a la inmensa mayoría de las que están en La Palma”.

-La modificación de la Ley de Islas verdes, que estaba pensada para que La Palma creciera turísticamente parece que no termina de cuajar, dado que no aparecen nuevas inversiones privadas. ¿Qué está fallando?

“La Ley facilita que sea más sencillo poder con menos metros desarrollar más actividad. Estamos también dando formación. Pero yo estoy muy preocupada con esto. Sé que a El Hierro no se le puede pedir que de ahora para ahora tenga iniciativas privadas, pero en La Gomera sí está pasando. Habrá que buscar la manera de impulsarlo en La Palma. Tenemos una isla en la que desde 2010 hasta ahora la población no ha hecho sino bajar, porque partíamos de 88.000 y estamos en 81.500 habitantes. Donde el mayor porcentaje de población está en la franja de los cuarenta años para arriba y la economía se basa en la Administración. Aquí hay que coger desde la Administración pública y buscar inversión. No podemos esperar a que un hotelero o un empresario de ocio nos toque en la puerta; en La Palma necesitamos un impulso público”.

No podemos esperar a que un hotelero o un empresario de ocio nos toque en la puerta; en La Palma necesitamos un impulso público 

-¿Qué está fallando, entonces? Antes se achacaba a que no había seguridad jurídica y ahora parece que sí la hay, pero sigue sin llegar la inversión?

“Seguridad jurídica ahora mismo la hay. Te la da la Ley de Islas Verdes. Y facilita a cualquier promotor que su inversión pueda ser más rentable. Seguramente habrá muchos que han esperado demasiado tiempo y se han cansado por el camino. Pero hay que buscar grandes inversiones y también pequeñas, gente que en la Isla pueda apostar por el turismo. Todo el mundo tiene que tener claro que hay seguridad jurídica y, segundo, tiene que haber un impulso de la Administración insular”.

-¿No lo está habiendo por parte del Cabildo?

““Yo lo que sé es que se está intentando, pero la realidad es que no hay nada. La idea de la Ley de Islas Verdes, de la Ley del Suelo y del Fdcan es que, al final, cambiemos la estructura. No es algo que se conseguirá de hoy para mañana, y posiblemente costará años, pero nos tenemos que mentalizar que la población cada vez es menos, que somos cada vez más mayores, y es fundamental lograr cambiar nuestra estructura en la Isla. No vamos a seguir viviendo solo del plátano, hay que vivir de algo más. Lo único que nos queda para sostener que la agricultura siga siendo lo que es, es el turismo. Pero no pensado  como está, que es traer cuatro aviones y ya está. Hay que hacer una estructura, hay que cambiar el modelo. Eso se consigue intentando crear hoteles pequeños, pero también algunos grandes, que nos llenen los aviones. Pensar que el turismo es tener una isla maravillosa, que lo es, y por eso me tienen que venir a ver, eso no es turismo, eso es vivir del azar. La apuesta por diferenciarnos, hoteles de calidad, como el de La Hacienda de Abajo, el astroturismo, el tema gastronómico que ha despuntado en los últimos años (…) Podemos vender la isla sola, pero necesitamos obligatoriamente aliarnos con touroperadores que nos digan lo que necesitan, facilitar que haya dos grandes hoteles y exigirles que ese modelo pequeño, más de calidad, lo podamos hacer por toda la isla y eso lo facilita la Ley de Islas Verdes.

Claro que vamos a necesitar tener un hotel más como el de Fuencaliente, si no no vamos a poder tener esa estructura turística. No podemos vivir de lo que sobra de Tenerife y Gran Canaria lo traigan aquí o porque ahora los operadores no tiene donde poner los turistas. Eso así no sirve si queremos vivir del turismo, y yo creo que en La Palma tenemos que plantearnos en serio vivir también del turismo, de ese turismo que queremos, de un turismo más diferenciado. Pero eso exige una decisión valiente. Lo que hay que hacer es dar un paso al frente, apostamos por este modelo, pero necesitamos dos grandes hoteles en la Isla, y por ahí es por donde tenemos que pasar. Y a partir de entonces ya vamos con lo otros. Eso va a ayudar a que el inversor palmero haga su pequeño hotel”.

-Sin embargo este problema no es nuevo, lo arrastra La Palma de hace muchos años.

“Esta isla apostó por la agricultura, pero llegó el momento en que nos apoyamos de otro sector o estamos perdidos. Estamos arrastrando que no montamos esa estructura turística, que no es solo traer aviones, cuando lo tuvimos que hacer. Y lo han hecho todas las islas. Aquí nos falta tener montada la estructura de nuestro modelo turístico. Creo que tenemos claro qué modelo queremos, que tenemos potencialidades que vender y se han desarrollado, además, como el turismo de las estrellas. Pero quien está al frente de la Administración tiene que ir a buscar al inversor y decirle: este es el modelo y qué puede hacer. Yo no soy quién para decidir si son o no necesarios los campos de golf. Es el operador el que lo tiene que decir. Nos lo hemos planteado siempre pensando que somos nosotros lo que sabemos, y a lo mejor no sabemos tanto. Lo que debemos hacer es dejar que las cosas se hagan de manera sostenible, protegiendo el modelo que queremos, pero dejando que los que ponen la perras inviertan y ganen. Quien tiene plátanos quiere también ganar dinero. Ahora el impulso hace falta y lo tenemos que hacer. Si perdemos esta ocasión, perderemos la credibilidad”.

 Aquí nos falta tener montada la estructura de nuestro modelo turístico 

-¿Es optimista con que se logrará ese cambio o no?

“Lo soy y creo en esto. Están las leyes, el dinero y creo que se puede hacer. Esto no es un cambio de hoy para mañana, pero es un proceso, que si no lo iniciamos hoy, difícilmente veremos resultados dentro de diez años. Y no tenemos más de 20 años para cambiar la economía. En La Palma o nos planteamos que la economía tiene que tener un vuelco y los resultados positivos se producen en 20 años, o cerramos la isla y abrimos un geriátrico para toda Canarias. Con la población y la economía que tenemos, o damos ese paso ya de creer de verdad en montar esa estructura turística o dentro de 10 años estamos igual. Creo que tiene que empezarse a hacer ya. E, insisto, soy optimista y creo que se va dar”.

Nieves Lady

-Cambiando de tercio, ¿cuándo recibirá el Cabildo las competencias del Parque Nacional de La Caldera?

“En 2018, si no pasa nada. Queríamos tenerlo para enero de 2107, pero para poder transferir La Caldera y Garajonay, necesitábamos que Lanzarote solicitara la delegación de Timanfaya. La delegación de El Teide se hizo antes de que entrara en vigor la Ley de Armonización, que establecía que la delegación tenía que ser de todo el paquete concreto. Es decir, para delegarlos, tenían que solicitarlo todos. Lanzarote la pidió en julio. Mi idea es que durante el año que viene se haga la delegación y se transfiera la parte proporcional del presupuesto, y seguramente saldrán a la vez La Caldera y el Garajonay”.

-¿Qué sucede con las alertas, que cuando llueve mucho, como ocurrió en Garafía, no se avisa, y cuando no pasa nada sí? ¿Tenemos suficientes medios para predecir con más rigor estos fenómenos?

“Nosotros decretamos las alertas en base a la información de la Aemet, que tiene dos maneras de hacerlo: de forma previa o a fenómeno observado, que fue lo que pasó en Garafía. La Aemet tiene un radar en Gran Cnaria y ahora va a montar otro en Teno. Eso viene a paliar parte de la deficiencia de la predicción en La Palma, La Gomera y El Hierro, aunque para nuestro caso hubiera venido mejor que se ubicara en El Hierro o en La Palma. Faltan medios. No puede ser que la Aemet quiera hacer las predicciones con tanta concreción solo con un radar en Canarias. Para poder hacer esas predicciones y que sean más concretas necesitamos más medios. Eso lo sabe la Aemet porque se le ha dicho reiteradamente.

Nosotros vamos a intentar suplir esa carencia de información más localizada con los microradares y sensores que vamos a poner ahora. No vamos a montar una agencia de meteorología, como se ha dicho. Vamos a crear una Oficina del Clima dentro de Grafcan, que nos va a permitir estudiar la evolución del clima, con el cambio climático, y poder, en base a las predicciones de la Aemet, ver si somos capaces con los sensores y microradares de conocer mejor ese fenómeno en un sitio concreto”.

-¿Cree que esas competencias deben seguir en manos del Estado?

“Para nosotros sería mejor tenerlas. Eso no significa no colaborar con el Estado, pero nos permitiría contar con los medios, al disponer de los fondos, y poder montar algo más específico para el caso canario. Por lo menos con lo que vamos a hacer ahora, logramos intentar focalizar más la información”.

-En materia de residuos, además de los vertederos ilegales que van a a sellar, en La Palma existe el problema del Complejo de Los Morenos, que está cerca de colmatarse.

“La obra de Barranco Seco ya ha comenzado, con una inversión de casi 3 millones para el sellado. Las otras son pequeñas y las realiza la Agencia de Protección, en Puntagorda, Tijarafe y Fuencaliente. A mitad del año que viene estarán resueltas. Barranco Seco, en octubre.

En cuanto al Complejo, la balsa está donde está y el espacio que tiene es el que tiene. La balsa, que estaba prevista para diez años, desde el año pasado estaba casi llena. El Complejo muy difícilmente va a poder crecer. Lo que tenemos que hacer es empezar a plantearnos los residuos de otra manera. Cuando aprobemos el Plan de Residuos de Canarias, para mitad del año que viene, habrá unos compromisos y obligaciones que tendremos que cumplir todos. El reciclaje y la reutilización tienen que ir en serio. Es verdad que los porcentajes en Canarias van subiendo, pero reciclar no puede ser un porcentaje pequeñito, sino alcanzar el máximo que podamos. Y nos lo tenemos que creer”.

-Acaba de cumplirse un año de la expulsión del Gobierno de Canarias del PSOE. ¿Gobernar en solitario cómo está siendo, sobre todo con tan poco apoyo parlamentario?

“En el Gobierno no notas la diferencia, en cuanto a gestión parlamentaria sí, porque hay cosas que requieren más esfuerzo y negociación. Hasta ahora las cosas importantes se han ido sacando. Y lo que queda en la recámara, que se supone que tiene que salir, como la Ley de Servicios Sociales, se está negociando y no creo que tenga problemas para que se apruebe”.

– ¿No echan de menos a un socio como el PSOE en el Gobierno?

“Siempre hubo cordialidad. Yo he discutido con alguno de los míos, igual que también discutí una vez con Patricia, con el tema del Fdcan. En el Parlamento sí que es verdad que es duro, porque partes con un mínimo y tienes que llegar a consensos. Y hay partidos que están por la labor de llegar. El PP en los Presupuestos por lo que es; con el PSOE la Ley de Servicios Sociales se puede sacar, y con Podemos no puedes contar, todo depende de cómo se levanten, un día pueden estar al lado del PP y otro del PSOE. Nueva Canarias hace mucho ruido, pero cuando hay un tema de Canarias lo defiende. Lo ha demostrado con los Presupuestos del Estado y con los de Canarias, aunque voten en contra”.

Personalmente creo que el pacto con el PSOE es bueno. Yo prefiero un pacto con el PSOE antes que con el PP 

-La Palma se mantuvo al margen de esa ruptura del pacto regional. ¿Cree que ha sido bueno ‘salvar’ el pacto en el ámbito insular?

“Creo que es bueno que se haya mantenido y está funcionando bien. En las administraciones donde estamos, se está trabajando bien. Como en todos los pactos tendrán sus más y sus menos, porque es normal, pero creo que los ayuntamientos van bien. Y, en general, el pacto ha sido positivo para La Palma. Creo que tenemos que ir a tendernos la mano y no a creer que vamos a tener gobiernos en solitario, porque cada vez habrá menos mayorías absolutas. Personalmente creo que el pacto con el PSOE es bueno. Yo prefiero un pacto con el PSOE antes que con el PP. Pero a quien tocará valorarlo es a los ciudadanos”.

-Sin embargo, la gestión del Fdcan por el Cabildo ha sido muy criticada por alcaldes de CC y también de otros partidos, e incluso por el Gobierno canario. ¿Cómo lo valora?

“Nosotros con el Fdcan estamos preocupados con la ejecución de 2016 y 2017. Está preocupado el Gobierno, el presidente, que vino a tener una reunión con los nuestros para tratar de calmar los ánimos y, sobre todo, para garantizar que no se va a perder el dinero. La preocupación no es solo de los ayuntamientos nuestros, sino de todos, aunque algunos se callan. Se supone que hay una prórroga, pero no sabemos a qué. El Cabildo pedía prórroga a 22 proyectos por 4 millones de euros, pero los problemas concretos de estos proyectos no se saben. Hacienda está dispuesta, si el problema es administrativo, a resolverlo, pero no han notificado, como se les ha requerido, las problemáticas de los proyectos. La prórroga se acaba el 15 de marzo”.

-¿Qué está fallando?

“Se supone que no falla nada. La información que nosotros tenemos es que no falla nada. Los consejeros nuestros poco saben del tema del Fdcan. Lo que nos transmiten es que el Fdcan está bien y que el 2017 va bien, pero el Gobierno no sabe cómo está el Fdcan en La Palma. En la reunión propusimos que se dejen gestionar algunos proyectos por los ayuntamientos. Fuerteventura hizo eso. Y lo sacaron todo a delante. Lo que pasa aquí, personalmente, no lo entiendo. Si es un problema de personal, otros cabildos han contratado empresas.  Información oficial no hay. No se sabe el estado de cada proyecto. Lo que me preocupa es que al final salga todo esto solo en tres grandes obras, que se van a hacer con grandes empresas. Y no se trata de eso. Es importante la participación de las empresas de aquí, y crear una estructura potente en la Isla. Hay que lograr que empresas vayan consolidando plantillas y se mueva la economía”.

El Gobierno no sabe cómo está el Fdcan en La Palma (…) Información oficial no hay 

-Al ponerse al frente de CC hizo una renovación importante, ¿cree que se está trasladando a los comités locales?

“Los estamos renovando. Hay algunos en los que hemos intentado que no sea quien esté al frente la misma persona que está en los ayuntamientos. Se ha dado mucha libertad para que renueven como quieran y nos va a permitir de aquí al año que viene trabajar con el partido como queremos: dinámico, con charlas, jornadas, escuchar las voces no de los de siempre sino la de todos. En los ayuntamientos se han cambiado liderazgos, en el Parlamento hay que apostar por proponer otras caras, y en el Cabildo hay que ver lo que quieren los que están allí”.

-CC ha tenido unos liderazgo históricos, ¿cómo es esa transición?

“Hay que esperar y que avance más. Nosotros hemos pasado de tener unos liderazgos muy potentes, a casi quedarnos sin ellos. En los ayuntamientos hay gente que va destacando, como Jonathan, en Breña Alta; Sergio, en El Paso; Martín, en Garafía, o Marcos, que ya venía de antes, en Tijarafe. De cara a 2019 tenemos que plantearnos cómo poner caras en todas las administraciones, independientemente de que haya que contar con muchos que hoy están en el Cabildo y el Parlamento. Para nosotros el Cabildo es muy importante y habrá que plantearse una apuesta fuerte. Si José Luis (Perestelo) quiere estar, será José Luis, y si José Luis no quiere estar, tendremos que plantearnos cómo hacer. En esta isla la Administración más importante es el Cabildo, porque es la que mueve todo. Si el Cabildo funciona, funciona la isla, si no funciona, no funciona La Palma. Y los ayuntamientos importantes de Los Llanos y Santa Cruz tienen que moverse, porque son los que tienen que tirar del resto. Y creo que ahora mismo, si nos vamos a ese plano más concreto, la zona del Valle es la que tiene que tirar de la economía de la Isla y hay que apostar fuerte por eso, y porque Santa Cruz de la Palma se levante y tenga la oportunidad de seguir creciendo, y no se siga quedando mermada por el camino. Esas dos cosas son muy importantes para nosotros. Y cualquier partido en la Isla hará una apuesta fuerte por estos dos ayuntamientos y el Cabildo. Yo sé que las elecciones de 2019 son complicadas, pero nuestro cambio definitivo será a partir de ese año, que es cuando vamos a tener un Parlamento, un Cabildo y ayuntamientos que nacen de la nueva dirección, y habremos tenido la prueba de fuego para esos nuevos liderazgos que podemos seguir potenciando”.

-¿Cómo nota el pulso del partido tras asumir la dirección?

“Veo a la gente con muchas ganas de trabajar y con ganas de volver a los comités, de recuperar el pulso de lo que la gente cree, opina, de lo que la gente quiere. Y eso es importante. Eso se empieza a sentir otra vez y es muy importante. Para nosotros es clave el Cabildo porque ahí va la vida de la Isla. Venimos de una época en la que la política está muy denostada. Nuestro propósito es que la gente se implique, porque es la manera que unamos para sacar esto adelante. Queremos abrir el partido a la sociedad y que la gente se implique. Eso también responsabiliza a la sociedad”.

Para nosotros el Cabildo es muy importante y habrá que plantearse una apuesta fuerte. Si José Luis (Perestelo) quiere estar, será José Luis, y si José Luis no quiere estar, tendremos que plantearnos cómo hacer 

– ¿La gente sigue creyendo en CC?

“La gente cree menos en los partidos. Cree en personas. Y cree en su ideología. Creo que la gente, en general, ha perdido la creencia en un partido por ser de un partido. La inmensa mayoría, afortunadamente, piensa, interioriza y decide lo que quiere. Y por eso creo que cada vez la creencia en un partido es más difícil. Y hay más cantidad de gente que oscila entre un lado y otro. Y eso no es malo, porque eso te obliga a ser coherente con lo tuyo. Por eso no hay que tener miedo y dar un paso al frente y ser valiente y decir que yo quiero esto por la isla. Porque igual que habrá gente que lo critique, habrá también quien lo apoye. Ser valiente y explicar las cosas es muy importante en política, y después la gente decidirá lo que quiere. Lo que hice en el Ayuntamiento, lo hice porque lo creí. No se puede ver la política como un trabajo, sino como una labor que uno desempeña durante un tiempo, porque la gente ha querido que estés ahí. Por eso es importante que la gente se sienta implicada e intentar llegar a acuerdos con los otros”.

-¿Dónde se ve en el futuro? ¿En la política regional o insular?

“No lo sé. Depende de lo que el partido necesite y de las circunstancias. A mí me gusta lo que hago. Pero todo eso ya se verá y se decidirá”.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (30)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

1 2 3
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com