cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Sociedad
Publicidad

El origen de las sopas de miel en el Carnaval de La Palma

Posiblemente su origen en el pueblo llano ha propiciado su arraigo y permanencia ante otras más refinadas reposterías, de familias más pudientes, en el Carnaval de La Palma

Sopas de miel. M.V.H.

Por estas fechas de Carnaval la degustación de las tradicionales sopas de miel viene de viejo a las carnestolendas de la isla canaria de La Palma.

Su origen se encuentra en los antiguos cañaverales y trapiches azucareros de la isla, establecidos en el siglo XVI. Coinciden las fechas del Carnaval con la conclusión de la zafra de la caña dulce. Azúcar, mieles y remieles era el producto que se producía en ingenios y trapiches. En la historia agraria de La Palma tenemos al azúcar, y sus subproductos, por el primer producto insular de exportación a Europa y la Península y una de la razones principales de la incorporación de la isla a la Corona de Castilla.

En los trabajos de elaboración siempre había sobrantes de miel, “espumarajes”, que aprovechaban los operarios y obreros ensopando pan común, incluso duro, en ese viscoso y dulce jarabe. Humilde cuna han tenido las sopas de miel del Carnaval de La Palma. Aquellos obreros de los cañaverales, donde incluso hubo operarios esclavos de raza negra, son los artífices de tan delicioso manjar. Seguro que hoy, más de 500 años después, se quedarían asombrados de comprobar que en estas fechas se pueden adquirir en comercios de alimentación de toda la isla y aquella primeras recetas hoy forman parte del legado de abuelas y bisabuelas y cada una con un “toque” particular y en muchos casos “secreto” y espolvoreado de la exquisita almendra palmera.

Conocemos una referencia documental de hace más de 100 años que nos atestigua la existencia de sopas de miel en el Carnaval de La Palma. En 1908 en una carta remitida por Cipriano Castro Pestana, desde Santa Cruz de La Palma a su sobrino Dionisio Castro Carmona en Los Llanos de Aridane, hace referencias de las fiestas de Carnaval diciendo: “Diviértete mucho en estos días de carnavales y bebe mucho vino para que te salgan los colores (…) y el pícaro de Celso que se divierta mucho en estos días y que coma muchas sopas de Miel…”. Entre las bromas, propias de Carnaval, esta nota familiar nos aporta que por Carnaval, “buen vino y sopas de miel”.

Las humildes sopas de miel prevalecieron en el tiempo y se extendieron por toda la isla. Posiblemente por ser su origen el pueblo llano, con productos básicos y al alcance de todos, ha propiciado su arraigo y permanencia ante otras más refinadas reposterías, de familias más pudientes, en el Carnaval de La Palma.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (2)

Leer más

Leer más

Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com