cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Sociedad
Publicidad

La Palma marca otro hito científico con la inauguración del LST-1

Un momento de la inauguración del LST-1. Daniel López (IAC).

La Palma ha vivido este miércoles un nuevo hito científico con la inauguración por parte del ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, del LST-1, el prototipo del primer telescopio de gran tamaño que formará parte de la Red de Telescopios Cherenkov (CTA, por sus siglas en inglés) en el Roque de los Muchachos. Esta red estará dedicada a la observación de rayos gamma de muy alta energía para seguir avanzando en el conocimiento del Universo.

Tres años después de que se puso la primera piedra en lo más alto de la Isla Bonita, donde está situado el Observatorio palmero, se pone ahora a disposición de los científicos este nuevo instrumento de observación, al que seguirán otros tres más de este mismo tamaño (23 metros de diámetro) y otros quince telescopios de medio tamaño (12 m) en el Roque. La Red Cherenkov tiene su sede del hemisferio norte en La Palma, mientras que en Chile, la sede del hemisferio sur, irán el resto de telescopios hasta completar un total de 100.

Una nueva era de telescopios, que utiliza una tecnología muchísimo más moderna, y con los que se espera, como dijo el ministro de Ciencia, Pedro Duque, que se produzcan grandes avances en la física de la alta energía. Además destacó el ministro el gran nivel de la astrofísica española, así como el apoyo del Gobierno de España y del resto de administraciones para que este y otros proyectos puedan desarrollarse con éxito en Canarias. Duque agregó que “desde el punto de vista científico, instalar estos telescopios en La Palma supone más tiempo de observación para los centros de investigación españoles en esta instalación que es nueva en el mundo”.

En la ceremonia inaugural, en la que participaron más de 200 invitados entre científicos y autoridades, también habló el director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, quien recordó que el IAC tiene “la clara voluntad de servir al avance de la ciencia, ofreciendo sus Observatorios del Teide y del Roque de los Muchachos, reconocidos entre los mejores del mundo, para que la comunidad científica internacional pueda instalar en ellos los más avanzados instrumentos para la exploración y estudio del Universo”. Rebolo puso además el acento en la importancia de la colaboración científica internacional para realizar proyectos complejos que un país no podría abordar de forma aislada. “Ese espíritu de colaboración que vivimos día a día en nuestros Observatorios es esencial para impulsar la Ciencia y acercarla a nuestras sociedades, para conocernos mejor en muchos sentidos, no solo en el científico, y para contribuir al progreso de la humanidad”, añadió.

Federico Ferrini, director general de CTAO (Observatorio CTA), se refirió al potencial científico de la red de telescopios CTA, proporcionando una base fundamental para la ciencia de astropartículas durante muchas décadas. “Personalmente -dijo-, he estado fascinado durante muchos años por el estudio multimensajero que los rayos gamma, las ondas gravitacionales y los detectores de neutrinos pueden lograr simultáneamente en la exploración de ambientes extremos, como el colapso de binarias de estrellas de neutrones. Estas observaciones conjuntas revelarán los secretos más energéticos del Universo”.

El director del Instituto Max Planck de Física, Masahiro Teshima, alabó las contribuciones de los 200 jóvenes científicos e ingenieros que realmente han construido este telescopio. “Sin estos jóvenes bien motivados, no lo habríamos logrado”, indicó. Y añadió que “este telescopio no es simplemente grande. También incorpora tecnologías de vanguardia en óptica, electrónica, fotodetectores y métodos de calibración, con el objetivo de maximizar el rendimiento de los telescopios y ganar mayor sensibilidad que en los telescopios actuales”.

Takaaki Kajita, director del Instituto para la Investigación de Rayos Cósmicos (ICRR) de la Universidad de Tokio y premio nobel de Física en 2015, se mostró “contento de que muchos investigadores, ingenieros y estudiantes japoneses jueguen un papel importante en esta amplia colaboración científica internacional y estén procediendo a la construcción de los telescopios de gran tamaño LST.” También señaló que, a lo largo de los últimos años, se ha impulsado el desarrolo de la astronomía multimensajero y “CTA se convertirá con toda seguridad en uno de sus protagonistas, junto con los observatorios de neutrinos, ondas gravitacionales y rayos cósmicos, para descubrir los misterios del Universo.” “Como probablemente saben –apuntó-, LIGO y VIRGO han detectado con éxito ondas gravitacionales. Esperamos poder detectar pronto ondas gravitacionales y rayos gamma procedentes de la misma fuente.” Kajita, que también estuvo presente en el acto de la primera piedra del telescopio en 2015, manifestó por último su interés en poder estar de nuevo en La Palma para ver completa la red de telescopios CTA Norte.

El vicepresidente de la Universidad de Tokio, Masashi Haneda, dijo estar “impresionado de que la cooperación entre España y Japón en un proyecto científico a tan gran escala ayude a resolver los misterios de los agujeros negros, la evolución del Universo e importantes interrogantes como la materia oscura”.

El cónsul general de Japón en Canarias, Takeshi Nakajima, consideró “un gran honor representar al Gobierno de Japón en esta inauguración, especialmente en este año que conmemora el 150 Aniversario de las Relaciones entre Japón y España”. “Como japonés -añadió- siento un gran orgullo por el trabajo realizado por más de 100 investigadores japoneses en el ICRR de la Universidad de Tokio que han contribuido al desarrollo de la investigación a nivel mundial. Confío en que este proyecto sirva para futuras cooperaciones entre Japón y España a través del trabajo conjunto de los distintos institutos y centros de investigación”.

Por su parte, el presidente del Cabildo de La Palma, Anselmo Pestana, destacó que el Observatorio palmero es un espacio de unión y colaboración entre países y continentes, que alberga una de las baterías de telescopios más completa del mundo. “Sin duda, hablamos de un lugar esencial para los científicos que cada año visitan o desarrollan su labor en estas instalaciones, en busca de datos precisos para sus investigaciones, además de ampliar su campo de estudio o abrir nuevas vías, que nos ayudan a comprender las claves e interrogantes del Universo. Un extenso trabajo que ha dado lugar a numerosos logros y descubrimientos reconocidos en todo el planeta”.

Nieves Lady Barreto, consejera de Política Territorial del Gobierno de Canarias, señaló en su intervención que el presente y el futuro de La Palma está ligado al Observatorio . “Del crecimiento de este espacio, reducto privilegiado de Europa para la Ciencia y la investigación astronómica, depende, en gran medida, el crecimiento de La Palma como isla con la que soñamos”, afirmó. “Queremos -agregó-, ser el binomio perfecto entre naturaleza privilegiada y tecnología avanzada; un lugar donde los recursos naturales, la tierra, el mar, el cielo… sean nuestro mejor patrimonio y la fuente de una mejor calidad de vida y una oportunidad de futuro para los palmeros y palmeras, pero también para quienes desde todas las partes del mundo quieran venir a investigar y quizás a sembrar sus raíces”.

Tras los discursos en los que se destacó la importancia del nuevo telescopio, que permitirá captar la luz procedente del Universo más extremo y observar fenómenos como los agujeros negros supermasivos o las supernovas, y de la red de la que formará parte, se procedió a la ceremonia de corte de cinta múltiple, que se realizó siguiendo un ritual japonés, dado que Japón es uno de los socios principales de este proyecto, en el que los participantes, provistos de tijeras y guantes blancos, se situaron de pie y en línea delante de una cinta roja con escarapelas para cortar, a la vez, cada uno de los tramos.

Ceremonia japonesa del corte de la cinta durante la inauguración del telescopio LST1. Crédito: Daniel López / IAC.

Ceremonia japonesa del corte de la cinta durante la inauguración del telescopio LST1. Crédito: Daniel López / IAC.

45 metros de alto y 100 toneladas de peso

Los LST, con un espejo de 23 m de diámetro, son los telescopios más grandes de la red CTA. El LST-1 es el prototipo de los 4 telescopios de este tipo que se instalarán en el observatorio Norte, situado en el ORM, y estarán rodeados de varios telescopios de 12 m de diámetro o Medium Size Telescopes (MST).

El LST-1 tiene una superficie reflectante de 400 m2 sostenida por una estructura de tubos de fibra de carbono y de acero. Mide 45 m de alto y pesa alrededor de 100 toneladas. Sin embargo, es extremadamente ágil, con la capacidad de reposicionarse en 20 segundos para capturar señales de estallidos de rayos gamma (GRB, por sus siglas en inglés). En general los rayos gamma de muy alta energía que detectarán los LST proceden de objetos distantes más allá de nuestra galaxia, como los núcleos activos de galaxia (AGN, por sus siglas en inglés).

Este nuevo telescopio, denominado LST-1, es el primero de los cuatro que conformarán el núcleo central de la infraestructura astronómica en Canarias, que contará con un total de 19 telescopios. La Red Cherenkov Telescope Array (CTA), es una infraestructura ESFRI de astronomía terrestre para el estudio del Universo en el rango de muy altas energías. Esta actuación es parte del acuerdo firmado entre el IAC y el Instituto de Investigación de Rayos Cósmicos de la Universidad de Tokio (ICRR, por sus siglas en inglés) suscrito en 2016.

Una vez que este nuevo telescopio pruebe satisfactoriamente su funcionamiento será reconocido como elemento de CTA, convirtiéndose así oficialmente en el primer telescopio de la red. Este hecho supondrá además el empuje definitivo para la construcción y puesta en marcha de los tres restantes telescopios LST de La Palma, así como otros cuatro adicionales que se construirán en las instalaciones del Observatorio Europeo Austral (ESO) en el Paranal (Chile).

Más de 200 científicos de diez países

El equipo del proyecto del LST está formado por más de 200 científicos de diez países. Japón, Alemania y España son los mayores contribuyentes del consorcio LST, en el que también participan Francia, Italia, Brasil, Suecia, India y Croacia.

En España forman parte de la colaboración el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), el Institut de Física d’Altes Energies (IFAE), el Centro de Investigaciones Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), el Institut de Ciencies de l’Espai (ICE), la Universidad Complutense de Madrid (Grupo de Altas Energías, UCM-GAE, y Electrónica, UCM-ELEC), la Universidad de Barcelona (Departament d’Astronomia i Meteorologia, ICC-UB), el Port de Informació Científica (PIC) y la Universidad de Jaén.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (12)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

1 2
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com