cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Sociedad
Publicidad
Universidad Ambiental de La Palma

España necesita un nuevo modelo de planificación territorial

  • Así lo aseguran varios expertos participantes en un seminario sobre ordenación

Manuel Benabenta y Joaquín Farinós intervinieron en el seminario de nuevas tendencias en la ordenación del territorio en Europa, organizado por la Universidad Ambiental de La Palma.

"España necesita un nuevo modelo de planificación territorial" afirmaron en la mañana de hoy Joaquín Farinós Dasi y Manuel Benabent Fernández de Córdoba, expertos en Urbanismo y Geografía en el marco del Seminario sobre Nuevas Tendencias en la Ordenación del Territorio en Europa, organizado por la Fundación Universidad Ambiental de La Palma, la viceconsejería de Ordenación del Gobierno de Canarias y el Colegio de Geógrafos.

Tanto Farinós como Benabent defendieron que el estilo de planificación actual no está en sintonía con las recomendaciones de la Unión Europea y la denominada gobernanza territorial que plantea una gestión eficiente y sostenible, reduce el coste los recursos energéticos y económicos y favorece la competitividad y el desarrollo socioeconómico de las diferentes comunidades.
En este sentido apostaron por la puesta en marcha de un modelo inspirado en las buenas prácticas comunitarias "menos tecnocrático, capaz de reducir la burocracia y fomentar la participación" lo que, a su juicio, "requiere un buen gobierno del territorio y una metodología de trabajo basada en la coordinación y cooperación entre las diferentes administraciones locales, insulares, regionales y nacional".

Un nuevo modelo que, además, "exige el desarrollo de una nueva cultura política y administrativa, mucho más flexible, que integre las perspectivas a corto, medio y largo plazo y someta el planeamiento a revisiones y evaluaciones periódicas para medir los resultados y recalcular las previsiones cuando sea necesario"

Ambos especialistas insistieron en la importancia de definir adecuadamente no sólo los usos del territorio sino su articulación y protección de espacios, promoviendo la planificación eficiente y coherente, definiendo prioridades e incorporando a cuantos agentes sociales, económicos y sindicales sea posible para definir estrategias comunes porque "el territorio es complejo, los mecanismos diversos y hay muchas variables en juego que debemos tener en cuenta antes de definir el presente y futuro del espacio".

En lo que a participación se refiere explicaron que aunque es un buen sistema, también tiene sus límites por lo que es necesario fijar de antemano criterios como la forma, el momento, los actores, las fases en las que intervienen, entendiendo como tal las de organización y diagnóstico, discusión y debate o ejecución y seguimiento, así como bajo qué métodos se realiza su intervención.

Entre los errores más frecuentes que suelen cometerse en los Planes de Ordenación, tanto Farinós como Benabent coincidieron al enumerar la falta de homogeneidad dado que la mayor parte de comunidades desconocen el plan de ordenación incluso de sus vecinos más próximos, la ambigüedad en la redacción de los mismos, ya que en su mayoría carecen de un calendario de ejecución de las actuaciones previstas, la inexistencia de indicadores de evaluación o la escasa implicación real de los agentes.

Finalmente concluyeron que el planeamiento "debe estar cimentado sobre la inteligencia territorial y ser concebido como un proceso continuo sometido a cambios y, en consecuencia a revisiones porque no olvidemos que el territorio no es un elemento estático sino en constante evolución" y añadieron que la apuesta "por la sostenibilidad y la calidad territorial no puede ser entendida desde otra óptica".

A pesar de reconocer que "en España aún nos quedan muchas asignaturas pendientes y el camino por recorrer no es sencillo" confiaron en que el planeamiento "sea definitivamente entendido como una herramienta útil y con amplitud de miras, capaz de solucionar problemas, de crear auténticas redes sociales y de gestionar el territorio de forma abierta y creativa, aprovechando las ventajas del trabajo conjunto".

Trayectoria curricular

Manuel Benabent Fernández de Córdoba es doctor en Geografía por La Universidad de Sevilla, técnico en Urbanismo y diplomado en Cooperación al Desarrollo. Ha desarrollado su actividad profesional como jefe de servicio la Administración pública y posteriormente como consultor privado en el campo de la ordenación del territorio y del urbanismo. Es profesor en diversos cursos de especialización relacionados con la planificación territorial-urbanística y el desarrollo local y realiza trabajos de investigación en el campo de la planificación territorial.

Por su parte, Joaquín Farinós Dasí es profesor titular de Geografía de la Universidad de Valencia y miembro fundador del Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local de la misma universidad, en el que actualmente es responsable del área de "Gobernanza Territorial, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente". Es autor de numerosos artículos en revistas indexadas, libros y capítulos de libro sobre temas de su investigación: planificación territorial-ordenación del territorio, políticas públicas y gobernanza territorial y urbana, geografía regional y política, y políticas regionales en Europa.

 

Archivado en:

Publicidad
Comentarios (0)
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com