cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Sociedad
Publicidad

Tigalate: el barrio que se quedó sin ganas de fiestas

Desde que se produjo el incendio de 2009, este barrio de Mazo, donde se inició el fuego, no ha vuelto a celebrar sus fiestas

Ermita de Santo Domingo en Tigalate.

La celebración del juicio por el incendio forestal de 2009 ha traído de nuevo al presente aquel terrible suceso que causó grandes pérdidas materiales. Afortunadamente, a pesar de su virulencia, no registró víctimas humanas. Las imágenes de las llamas entrando literalmente por las casas del pueblo de Fuencaliente han quedado grabadas a fuego en la retina de la isla de La Palma.

Pero la vida sigue y la normalidad, poco a poco, se fue recuperando en los lugares afectados. Las ayudas que recibieron las víctimas del incendio pudieron compensar, al menos en parte, los daños materiales. Las marcas psicológicas vividas ante aquellos instantes de pánico son más difíciles de curar.

Después vinieron las intensas lluvias de invierno y los destrozos fueron también terribles. Vuelta de nuevo a empezar y reconstruir lo que se había perdido. Parecía que el sur de La Palma tenía la misma condena de Sísifo y no podía levantar cabeza.

Pero este incendio dejó también secuelas sobre el pueblo de Mazo donde se originó, Tigalate, que cuando surgió el fuego estaba en plena celebración de sus fiestas en honor a Santo Domingo de Guzmán. Era una noche muy calurosa, con algo de viento, pero no tanto como el que después se decadenó, según la mayoría de los testigos que comparecieron en el juicio, y la auténtica protagonista de la velada era una tortilla gigante elaborada con 80 kilos de papas y 500 huevos. Desde aquella noche del 31 de 2009, el pueblo de Tigalate no ha vuelto a celebrar sus fiestas hasta ahora. No quedaron ganas. Dicen que desde entonces la gente de Mazo se lo piensa dos veces antes de tirar un volador y que tampoco se ha vuelto a repetir una tortilla de aquellas dimensiones. En aquella plaza, solo se escucha el repicar de las campanas.

El hecho de que la investigación de la Guardia Civil y el posterior escrito de acusación de la Fiscalía apuntaran como causante del fuego un volador que había partido desde estos festejos los dejó marcados para siempre. Al igual que a las tres personas a las que le han imputado este delito y que formaban parte de la comisión de fiestas.

El juicio ya está visto para sentencia y ahora la Audiencia Provincial tendrá que determinar si estas personas que organizaban las fiestas son o no culpables de este incendio. Pase lo que pase, lo cierto es que aquel fuego dejó una herida profunda en quienes lo padecieron, y en Tigalate también.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (4)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com