cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Mar y viento
Publicidad

La vela como recreo y deporte en La Palma. Las competiciones de vela latina.

Como hemos visto en anteriores artículos, la navegación a vela ha sido una actividad inherente al desarrollo de la isla, convirtiéndose en el vehículo con el que el palmero se abrió al exterior: comerció, buscó sustento a través de la pesca, y también utilizó para ir a la búsqueda de un futuro mejor. 

No obstante, la navegación a vela en ocasiones aparcó su condición de herramienta de trabajo para manifestarse de forma lúdica y recreativa, cuando había tiempo y ocasión, en forma de desafíos y regatas de mayor o menor seriedad. No debe, sin embargo, considerarse estas primeras manifestaciones como deporte si nos atenemos a la definición de éste como: actividad física ejercida como juego o competición cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas. En una época en que la oferta de ocio era más bien escasa las competiciones entre barcos de vela adquirían un importante carácter social, aportando prestigio más allá de lo profesional a los ganadores[1].

Un ejemplo de ello lo encontramos entre las embarcaciones que iban a pescar a la costa africana; tanto al ir a la faena como al regresar era frecuente que dos o más barcos compitieran por ver quien llegaba antes. Nos contaba el recientemente fallecido Ramón Vargas Sánchez, marino y persona muy vinculada al puerto, que escuchaba de niño los relatos de como su abuelo Ramón Vargas Pérez, patrón del `Taburiente´[2], y su tío abuelo Benito Padrón González, patrón del `Mosquito´[3], apostaban la noche antes de hacerse a la mar quien llegaría primero a la Costa.

Estas competiciones llegaban en ocasiones a instigar el amor propio de las tripulaciones como vemos en una noticia aparecida el 9 de abril de 1870 en El Time: periódico literario, de instrucciones e intereses materiales editado en Santa Cruz de La Palma:

          Con motivo de un suelto publicado recientemente por nuestro colega de Gran Canaria La Tribuna, en el que asegura que el buque de aquella isla “La Libertad” ha hecho mejor camino en la costa de África que los dos de ésta que estaban allí haciendo la pesca, se nos ha acercado el patrón del buque “El Mosquito”, que acaba de llegar de la costa, suplicándonos hagamos público lo siguiente:

           Que en su último viaje llegó a Cabo Blanco, del Sur de la costa de África, el 29 de enero último con objeto de hacer la pesca del salado; que habiendo encontrado allí al recién construido pailebot de Gran Canaria “La Libertad”, del cual tenía noticias del buen crédito que disfruta por su buena marcha, tuvo deseos de probarlo con el suyo. Con este propósito, y habiéndolo encontrado en la Rífa, a donde van a barear, el primer día de su recalada, se propuso hacer camino al mismo tiempo que él lo hiciera para venir a tomar el fondeadero de tierra, donde pernotan; así lo efectuó, mareando los dos buques a un mismo tiempo, con viento fresco de toda vela, a bolina; que al comprender la ventaja que su buque obtenía sobre “La Libertad”, ésta se puso a pairar, maniobra que usan para sondar, por cuya razón siguió sin su compañía hasta el fondeadero.

           Que al segundo día volvieron a salir juntos del mismo sitio, y continuando ambos buques con el mismo rumbo e igual aparejo, pudo tomar “El Mosquito” el fondeadero antes que “La Libertad”.

          Que el tercer día, y hasta el cuarto, en que “La Libertad” hizo viaje de retorno para Gran Canaria, no volvieron a regatear; y que a la llegada de dicho buque a Las Palmas debe ser cuando aludieron a “El Mosquito”, como uno de los dos buques palmeros que se hallaban en la costa de África.

          Que, hallándose aún en dicho punto por no haber terminado su pesquería, retornó “La Libertad”, y tuvo ocasión de volver a probar los buques, estando en la cantera de fuera, desde donde mareó para la de tierra “La Libertad” a la hora de costumbre; pero “El Mosquito” tuvo inconveniente de hacerlo al mismo tiempo, porque tenía una lancha por la popa y “La Libertad” ninguna. Al marear su aparejo “El Mosquito”, con brisa fresca de toda vela, se hallaba “La Libertad” a bastante distancia de su proa; pero al poco tiempo comprendió que se le iba aproximando, hasta que le pasó por su costado, tomando el fondeadero cuando el otro arriaba los foques para el mismo objeto.

          Que recuerde también el patrón de “La Libertad” el día que “El Mosquito” enarboló su bandera en la cantera de tierra, lo cual produjo su última regata, en que también le sacó ventaja.

 

Las competiciones de vela latina

Pero las mayores competencias se realizaban entre los pequeños barcos usados para la pesca litoral, el cabotaje insular, o las operaciones portuarias, con motivo de celebraciones festivas. Estas portaban un aparejo compuesto por un palo y una percha o palanca (en ocasiones se usaban los mismos remos) sobre los que envergaban una vela triangular denominada vela latina[4]. En el entorno que nos ocupa, el ser más marinero y realizar un mejor manejo de las velas que se tradujera en una victoria ante los demás implicaba un reconocimiento y respeto dentro de la comunidad. Esta demostración de marinería difícilmente se podía realizar en el ámbito laboral por el peligro que suponía la perdida de la pesca o mercancía que se transportara en caso de “revirada”. Por ello cualquier motivo era bueno para lucirse como habilidoso marinero[5].

La festividad del Carmen es una de las ocasiones en que se celebrarán regatas de vela latina hasta mediados del siglo XX. Otro de los motivos era la visita de algún barco de guerra como los navíos alemanes, acorazado `Elsa´ y crucero `Nymphe´, en mayo de 1927. En esa ocasión se presentaron en el puerto cuatro botes de vela: `Alfredo´, `Tanausú´, `Osea´ e `Idafe´, habiendo llegado a la meta en primer lugar el `Alfredo´ y en segundo lugar el `Osea´. El ganador obtuvo el premio de una copa de plata donada por la comisión de festejos encargada de agasajar a la representación germana, y un escudo regalado por el comodoro de los buques alemanes.[6]

También, en los programas de festejos organizados con motivo de la Bajada de La Virgen figuran regatas a remo y vela desde las últimas ediciones del siglo XIX hasta mediados del XX, lo que indica que nos encontramos con uno de los primeros actos deportivos de las fiestas. Estos programas se conservan en el Archivo Municipal de Santa Cruz de La Palma:

PROGRAMA 1890

1890

Según la definición que publica el Diccionario marítimo español publicado por Martín Fernández de Navarrete en 1831, el candray es una embarcación pequeña de dos proas con una o dos velas místicas (latinas) y que pueden llevar cuatro o seis remos. El candray era una embarcación que se usaba en el tráfico interior de los puertos, siendo también utilizada por pescadores y salineros. Tenía un mínimo equipamiento y estaba considerada como la mínima expresión de artefacto flotante. La palabra deriva de la expresión inglesa “can dry” que significa “lata de conservas seca” y era empleada por los marinos ingleses para denominar a aquellos barcos antiguos que navegaban a una velocidad muy baja. Con el tiempo los marinos terminaron llamando coloquialmente “candray” al barco viejo, mal equipado y peor cuidado y por extensión a los “barcos chatarra” que navegan impunemente por los siete mares. Esta palabra es una de las consecuencias de la influencia británica en las islas al igual que el término “cambullonero”, que parece derivar de la expresión inglesa “come buy on” (suba a comprar), con el que se denominaba a la persona, sobre todo en el Puerto de la Luz y de Las Palmas, que se acercaba en pequeñas embarcaciones para comerciar con los buques que fondeaban o navegaban cerca de nuestros puertos.

PROGRAMA 1895 (2)

1895

En el mismo Archivo Municipal encontramos anotaciones manuscritas sobre el desarrollo de los programas donde se especifica el recorrido de la prueba:

MANUSCRITO RECORRIDO

En la tarde de este día se verificará la regata, partiendo las embarcaciones de una boya situada frente a la desembocadura del barranco de Las Nieves hacia el Muelle, en cuya rada se situarán los premios.

 

El 22 de junio de 1950 el periódico local Diario de Avisos, haciéndose eco de las regatas que se celebrarán con motivo de la Bajada de La Virgen, publica la siguiente noticia de la que se desprende que el uso deportivo de la vela es una actividad, si bien no generalizada, sí desarrollada con cierta frecuencia:

          Regata en nuestro puerto en la que participarán valiosos elementos del recreo y vela de la localidad, con el consiguiente reparto de premios.

El día siguiente, el mismo diario hace un resumen de la competición destacando el gran número de aficionados que siguieron las evoluciones de los participantes.

          Frente a la ciudad y partiendo de la rada del puerto hasta el Castillo Real de Santa Catalina se celebró a la una de la tarde de ayer, siguiendo el programa de las fiestas lustrales de la Bajada de la Virgen, una discutida regata de embarcaciones a vela, que desde el amplio mirador de la Avenida Marítima fue presenciada con el mayor interés por numeroso público, otorgándose premios a los vencedores.

Hasta 1965 no tenemos constancia de la celebración de regatas a vela con motivo de la Bajada de la Virgen. Recordaba Ramón Vargas que las embarcaciones de los pescadores ya no llevaban el aparejo de vela latina o lo tenían en mal estado debido al poco uso. Casi todos los barcos hacía tiempo que se fueron pasando al motor, permaneciendo sólo en algunos de ellos el palo, la palanca y la vela como medida de auxilio en prevención de algún problema con la máquina. La falta de material se solventó con la ayuda del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma quien colaboró con su adquisición.

La comisión de fiestas publica en la prensa local las fechas y normas por las que se regirá la competición:

          REGATA DE BOTES A VELA LATINA

          Durante las presentes fiestas se organizarán en muestro puerto tres regatas de botes a vela latina los días 14 y 16 a las 6 de la tarde y el día 20 a las 12 de la mañana. En cada una de dichas regatas se conceden TRES PUNTOS al clasificado en primer lugar; DOS PUNTOS al que se clasifique en segundo puesto y UN PUNTO al que llegue a la meta el tercero.

          Los premios se otorgarán a los botes que hayan obtenido mayor número de puntos en las tres regatas los botes que participarán serán los señalados a continuación y ostentarán en su vela el número distintivo

          BRAVO. con el número 1.

          EL PACO, con el número 2.

          SARGO, con el número 3.

          BRECA, con el número 4.

          ÚLTIMO, con el número 5.

          SAN JOSÉ. con el número 6.

          PAGEL con el número 7.

          CARABA, con el número 8.

          SOMACAL con el número 9.

          Lo que se hace público para general conocimiento. – La Comisión de Fiestas.[7]

Tras la primera de las pruebas publica Diario de Avisos:

          En el día de ayer, y poco después de las seis de la tarde se celebró la primera regata de botes que figura en el programa de las fiestas mayores de la isla.

          Hemos de destacar que, pese a lo desapacible del tiempo, con viento, a veces racheado, la prueba se celebró haciendo gala los participantes de un extraordinario pundonor deportivo, así como una envidiable habilidad náutica.

          La prueba, fue presenciada por una gran cantidad de público que siguió, con gran interés todos los incidentes.[8]

Fue Juan Creach Tavío, gran aficionado al mar, uno de los impulsores de la celebración de las regatas de ese año según Vargas. Regatas que serán las últimas que se celebren en la isla hasta que, en mayo de 2017, el Club de Vela Latina Benahoare organizara la Regata del Día de Canarias de Barquillos de Vela Latina, lo que supuso el inicio del retorno de esta actividad a La Palma.

Desde su creación, a finales de 2016, el Club de Vela Latina Benahoare, ha venido realizando diversas actividades en aras de lograr la implantación del deporte autóctono de la vela latina en la isla de La Palma, así como recuperar y promocionar el acervo marítimo y náutico que atesora la isla. Dichas actividades han girado en torno a la Escuela de Vela Latina de La Palma, creada en marzo de 2018, y han consistido en charlas, bautismos de mar, cursos de iniciación, regatas, participaciones en muestras de deportes autóctonos, así como colaboraciones en diversas actividades náuticas, como el Programa de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales Canarios de la Dirección General de Deportes del Gobierno de Canarias o el Programa de Vela Adaptada de la Federación Canaria de Vela.

En el mismo sentido, ha promovido diversas acciones como la colocación de una placa en la Estación Marítima en recuerdo al velero `Pamir´ en el 60 aniversario de su hundimiento, o la creación, junto con la Rondalla Renacer y el Museo Naval, del `Encuentro de Habaneras y Música del Mar de Santa Cruz de La Palma´, que este año, si el estado de alarma no lo impide, celebrará su cuarta edición.

En septiembre pasado organizó unas jornadas de charlas en conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, así como una regata en la que participaron, junto a los barquillos de vela latina, embarcaciones de vela ligera del Centro Insular de Deportes Náuticos de La Palma y la Escuela de Vela del Cabildo.

El Benahoare es el único club deportivo que lleva a cabo una labor de promoción de la náutica, y más concretamente la vela latina, entre los escolares de la isla. En ese sentido, la Comisión Ejecutiva de la Comisión Nacional para la conmemoración del V Centenario de la expedición de la primera vuelta al mundo de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano ha seleccionado su proyecto escolar “Velas y barquillos” para incluirlo en su programa oficial conmemorativo. Esta comisión es una entidad dependiente del Ministerio de Cultura y Deportes del Gobierno de España. Los criterios por los que se rige son: la relevancia del proyecto, la originalidad, rigor e interés cultural de su aportación a los fines de la conmemoración, el impacto previsto a nivel nacional e internacional, el grado de desarrollo y concreción en su planificación y un plan de financiación viable. El proyecto del club palmero está enmarcado en el apartado de Divulgación y Educación, que contiene la parte pedagógica y didáctica del programa, junto a recursos adecuados para los escolares y material de apoyo a los docentes.

El hecho de que la isla de La Palma figure representada en un evento de carácter global, debe ser considerado un espaldarazo a la labor de acercamiento, más allá de la práctica deportiva, de la sociedad palmera al mar, lo que repercutirá, a buen seguro, en una mayor actividad náutica.

 

Fotografía de portada: Regata de Vela Latina Bajada de La Virgen 1965, propiedad de José Ayut.


[1] RODRÍGUEZ BUENAFUENTE, Alejandro: La vela latina canaria. Santa Cruz de Tenerife, Centro de la Cultura Popular Canaria, 2001.

[2] Pailebot de 29 toneladas construido en Santa Cruz de La Palma por Sebastián Arozena Díaz en 1919 para Gabriel Duque Méndez.

[3] Pailebot de 74 toneladas construido en Santa Cruz de La Palma por Sebastián Arozena Lemos en 1869 para Compañía La Palma. El Club de Vela Latina Benahoare ha querido homenajear a la construcción naval en la isla bautizando a sus embarcaciones con nombres de veleros construidos en La Palma, el `Mosquito´ es uno de ellos, junto a `La Verdad´, una bricbarca construida en 1873 también por Sebastián Arozena, `Breñusca´, balandra construida por Armando Yanes en 1942, y `La Fama´ bricbarca de Ignacio Rodríguez González.

[4] Los actuales barquillos llevan un tipo de vela llamada mística o vela de martillo que es un tipo de vela latina a la que se le recorta un pequeño triángulo del puño de proa que le da una forma de trapezoide.

[5] RODRÍGUEZ BUENAFUENTE, Alejandro: La vela latina canaria. Santa Cruz de Tenerife, Centro de la Cultura Popular Canaria, 2001.

[6] Diario de Avisos, Santa Cruz de La Palma (5 de mayo de 1927).

[7] Diario de Avisos, Santa Cruz de La Palma (14 de junio de 1965).

[8] Diario de Avisos, Santa Cruz de La Palma (16 de junio de 1965).

Publicidad
Comentarios (0)
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com