cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Opinión
Publicidad

María, mujer fiel y comprometida en nuestra isla de La Palma

Miguel Pérez.

Mayo sigue siendo primavera, pero este año (2020) sin actos procesionales, pero con María, es estar siempre con Ella y vida nueva. En todos los años llega el día puntual pero en esta ocasión sorprendiéndonos a todos este coronavirus. No es fácil vivir con tranquilidad, estar pendientes de los demás y actuar como buenos hermanos.

Al mirar el calendario nos damos cuenta que este mes de mayo, es el mes de María. Es una fecha que nos marca el calendario, el día de la Madre. Desde aquí de este medio de Comunicación, El Apurón, quiero hacer un homenaje a todas las madres.

¡Estaba esperándolo como agua de Mayo, aunque sin agua. Es un mes que dedicamos a la Madre de Dios y también a todas las Madres de la Tierra, para agradecerles sus responsabilidades, trabajos, desvelos, atenciones… para celebrar de nuevo el amor, la paz, y la felicidad de la familia.

Os voy hablar de mi pueblo de la Villa y Puerto de Tazacorte, anclado al noroeste de la Isla de La Palma, con un clima soleado todo el año. Lindando con Los Llanos de Aridane, y Tijarafe.

El mes de mayo en antaño giraba alrededor por la piedad cristiana a honrar a la Virgen de Fátima. En mi juventud, donde nací en el Barrio de La Esquina en Tazacorte, haciendo la representación en vivo, junto a la vivienda de Carmelina y su hermana Micaela, y siendo nosotros jóvenes, veíamos cómo se hacía el correspondiente acto. Viendo la Cueva y la Virgen y junto a Ella los niños pastores Lucía de Jesús, la principal protagonista de las apariciones, que nació el (22-03-1907), en Aljustrel, perteneciente a la parroquia de Fátima. Francisco Marto que nació el (11-06-1908), también en Aljustrel. Murió santamente el (04-04-1919). Sus restos mortales fueron trasladados a la Basílica de Cova da Iria el (13-03-1952).

Según su historia, el pequeño Francisco pasaba largas horas “pensando en Dios” por lo que siempre fue considerado como un contemplativo. Jacinta Marto, su hermana nació en Aljustrel, el (11-03-1910). Murió santamente el (20-02-1920) en el Hospital de D. Estefânia, en Lisboa, después de una larga y dolorosa enfermedad.

En la mente de los mayores (que yo ahora también soy), siempre queda el grato recuerdo de aquellos años en que bastantes niños íbamos depositando ramilletes de flores a los pies de la Virgen de Fátima.

Aunque estas tradiciones han desaparecido en nuestro pueblo de la Villa y Puerto de Tazacorte, no por ello se ha dejado de extinguirse, el amor hacia la Virgen María, mujer fiel a Cristo y modelo de vida cristiana.

María fue una mujer que supo escuchar con atención la Palabra de Dios. Se dice que María daba vueltas en su corazón, a lo que escuchaba y decía la gente de Jesús.

De María sabemos por el Evangelio en su Canto del Magnificat, cuáles eran sus preocupaciones dominantes: porque Dios derriba a los poderosos y ensalza a los humilde, el gozo de la justicia, el grito de la inquietud.

María fue una mujer fiel y coherente hasta las últimas consecuencias en su servicio a la humanidad, acompañando a Cristo hasta la Cruz.

Por eso, María nos invita a la oración y al compromiso cristiano. El mes de mayo es una llamada a la Oración más intensa y confiada; una invitación a todos los creyentes a dirigir sus suplicas a la Madre del Cielo.

Que este encuentro con María nos lleve a encontrarnos con los hermanos y que nos permita afrontar la vida en la plena correspondencia a la voluntad de Dios.

Basta ojear a la geografía mariana de nuestra Isla de La Palma para ver las varias de iglesias y de ermitas, de fiestas patronales y celebraciones en nuestra Isla, que tienen como la figura maternal de María; se celebran en la Iglesia de Fátima en el Barrio de La Punta de Tijarafe, en el Retamar de Los Llanos de Aridane, en la Ciudad de El Paso, Barrio de Fátima, en el Barrio de Las Manchas de Arriba de la Ciudad de El Paso, también en la Villa y Puerto de Tazacorte.

Ella será el camino recto, el puente seguro entre la fe y la vida, la que llene nuestras inquietudes y aspiraciones. Sigue en el recuerdo del pueblo, más aún, en la vida; se mantiene como protagonista de tantos atardeceres.

Desde este rincón de mi Isla de La Palma, quiero felicitar de corazón a todas las llamadas Fátima y, sobre todo, a mi tía Fátima-Inés, que siempre la tengo en mente, que se nos fue.

Te recordaré siempre.

ESCRIBE: Miguel Pérez.

.

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (11)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

1 2
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com