cerrar
cerrar
Registrarse
Publicidad
Sociedad
Publicidad

La estrategia de control del rabo de gato en La Palma pasa por proteger a la "joya de la corona", La Caldera de Taburiente

Nieves Lady: “Hasta ahora lo hemos hecho de una manera, que no ha sido todo lo efectivo que tenía que ser y tenemos que empezar a aplicar fondos en investigación”.

Carlos Samarín considera que es necesario hacer un esfuerzo mayor en controlar la entrada de estas especies invasoras por los puertos y aeropuertos y educar a las personas en este sentido

Un momento de la presentación de la guía.

Carlos Samarín, técnico del Servicio de Planificación del Medio Natural del Gobierno de Canarias, afirmó este lunes en el Museo del Puro de Breña Alta, durante la presentación de la Guía divulgativa para el control y erradicación de la flora exótica invasora en Canarias, que es prácticamente imposible erradicar el rabo de gato de islas como Tenerife, Gran Canaria y La Palma, donde hay que hablar más de contención y de control.

En el caso concreto de La Palma, consideró que la estrategia debería ir orientada a la protección de la joya de la corona: el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. “Hay que intentar que ahí el pennisetum no entre y eso se hace estableciendo cordones, donde se controlan las vías de acceso de esas posibles contaminaciones. En este caso en el barranco de Las Angustias, que es donde estamos interviniendo y donde queremos evitar que entre”.

También indicó que se puede controlar en el norte de la Isla: Garafía, Puntagorda y Barlovento, donde “todavía la infección no es grave. Hay pequeños grupos reducidos, donde todavía es abordable empezar a trabajar desde esos lugares hacia donde la infección es mayor”.

Otras de las especies que se está intentando contener y controlar en la Isla Bonita es una variedad nueva de pitera, una especie con un potencial de multiplicación muy rápido, muy veloz, que ha entrado recientemente en La Palma. “Estamos trabajando en su control y articulando mecanismos de control asociados”.

Sin embargo si importante es el trabajo de campo, también es necesario, según Samarín, hacer un esfuerzo mayor en controlar la entrada de estas especies invasoras por los puertos y aeropuertos, y más educación. “Es muy típico que las personas que salen fuera traigan una semilla, una planta, y hay que incidir en eso para que no lo hagan”. “En los ecosistemas insulares, en nuestros territorios, esa es la mayor amenaza que estamos insertando a la biodiversidad nativa de las islas”, afirmó. En este sentido dio un dato muy significativo y es que el 50% de los presupuestos de los archiélagos oceánicos se invierten en control de especies invasoras.

En este contexto se ha presentado esta guía que tiene como objetivo orientar al voluntariado, a las personas que participan en una acción, para que sepan a dónde recurrir y qué tener en cuenta, porque muchas veces las acciones individuales pueden conseguir el efecto contrario que se persigue.

Nieves Lady Barreto, la consejera de Política Territorial, que asistió al acto de presentación de esta guía, no dudó en afirmar que hay que cambiar en la manera de actuar contra las especies exóticas invasoras. “Hasta ahora lo hemos hecho de una manera que no ha sido todo lo efectivo que tenía que ser, y tenemos que empezar a aplicar fondos en investigación”.

La investigación, afirmó, tiene que ponerse al servicio de la lucha contra las especies invasoras porque es la manera de que todos los fondos que apliquemos sean más eficaces. En el caso de La Palma reconoció que preocupa mucho el rabo de gato, pero no solo. “Nos empiezan a preocupar especies que estamos a tiempo de controlar. El rabo de gato nos preocupa mucho y hay que abordar los trabajos para erradicarlo desde otro punto de vista porque lo que se ha hecho hasta ahora no ha conseguido los efectos que tenía que conseguir”.

“Hay que cambiar la forma de abordar la lucha contra las especies exóticas introduciendo, junto a los métodos tradicionales, otros imprescindibles como la investigación y la aplicación de nuevas tecnologías. Así lo estamos haciendo con la culebra California en Gran Canaria, y en La Palma lo estamos haciendo con el rabo de gato a través de un proyecto de investigación con la ULL, aplicando métodos de lucha biológica”, dijo.

Jornada formativa

La Guía, elaborada por la Viceconsejería de Medio Ambiente y financiada por el Proyecto de Cooperación Internacional Interreg MAC 2014-2020, se presentó dentro de la primera jornada formativa organizada en la Isla por la Consejería de Política Territorial destinada a informar a operarios de las administraciones locales e insular y a miembros de colectivos de voluntariado ambiental sobre la especies vegetales invasoras más comunes y los métodos para su erradicación y gestión.

Canarias concentra gran cantidad de especies endémicas, únicas en el mundo, que se encuentran sometidas a importantes amenazas generadas por la actividad humana, entre ellas, la introducción accidental o intencionada de especies invasoras que están provocando cambios profundos en nuestro paisaje y generando la transformación de muchos hábitats naturales y de los procesos biológicos que los sustentan.

Actualmente, la Consejería de Política Territorial está desarrollando un plan de control y erradicación en diversos puntos de la Isla, con un presupuesto de 600.000 euros. Especialmente importante es el trabajo que se está llevando a cabo en el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente y su periferia.

 

Archivado en:

Más información

Publicidad
Comentarios (21)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

1 2 3
Publicidad

Últimas noticias

Publicidad

Lo último en blogs

Publicidad
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com