cerrar
cerrar
Registrarse
Opinión

¿Quién mató a Rita?

Rita Barberá.

En la película “Gilda” que interpretó Rita  Hayworth, cuentan que los celos reales de Glenn Ford, hacen propinarle a Rita una soberana bofetada muy real, que debió ser ficticia.

En la película de nuestra realidad cotidiana, creo que la Sra. Barberá, Rita también de nombre, que en paz descanse, ha recibido una bofetada que muchos suponíamos ficticia pero que al parecer tiene todos indicios de ser dura y real. Por mucho que se culpe a la prensa y a los que no respetaron el silencio, todos sabemos que lo que no se puede borrar de las conciencias, es el silencio en el que la sumieron sus amigos y compañeros de andadura.

Según la filosofía del Sr Casado, ya no importaba lo que dijeran de ella, pues ya no era del partido; como si pudiéramos borrar de un plumazo lo que se hace, por y para el mismo. Esta filosofía de los adalides del pensamiento político basada en personalizar determinadas acciones para que, si ocurre algún imprevisto, sean las personas y no los partidos los que paguen por ello, es de lo más perverso e inmoral del sistema. Que todo se resuelva apartando de sus funciones a los servidores fieles, pensando que con ello se salvaguarda la sacrosanta imagen de los partidos es, por lo menos, algo pueril e ingenuo.

Esa técnica propia del menaje de plástico, del pañuelo de papel, del dodotis y de toda la gama del “úselo y tírelo” es una praxis vomitiva; rebaja a las personas a la calidad de mercenarios de la inmoralidad y no sirve para nada, porque en realidad la imagen que se tiene en la calle de las responsabilidades va por otros caminos.

No sabemos si en la memoria del móvil de esta Sra., han dejado un mensaje que le diga: “Resiste Rita, sé fuerte”. Lo cierto es que, a la hora de la verdad, no todos tienen la misma fortaleza. La crueldad de nuestra política ha obligado a esta Sra. a entrar en el grupo mixto de la humanidad inexistente y desde ahora callará para siempre porque su turno ya se ha consumido.

Y, es una pena su eterno silencio; es muy deprimente que en el senado de su eternidad no le dieran la palabra para contarnos algunas cosas por las que muchos sentimos curiosidad.

¿Es verdad que frente a la inmensidad del silencio que nos espera un minuto más o menos ya no sirve para nada?

¿Es verdad que los minutos de silencio ya no pueden suplir los múltiples minutos de silencio que hemos guardado frente a las injusticias y las mentiras?

¿Es verdad que los únicos silencios que duelen de verdad son los que nos niegan en vida aquellos por los que hemos  “hablado” posiblemente demasiado?

¿Es verdad que en esa cámara, el único silencio que se valora, es el qué guardamos aquí cuando oímos defender la paz, honradez, la verdad y la justicia?

Los que nos fijamos en su cara de los últimos tiempos, no podemos olvidar su imagen de tristeza y de desolación, ni ese rictus de amargura que traslucía cuando mendigaba el saludo de los que otrora proclamaban su amistad. A los que comparamos su pasado reciente con “aquellos tiempos de vino y rosas” nos consume la curiosidad por saber cómo escribiría “el guión” de su película si le dieran la oportunidad de iniciar el rodaje. Es muy fácil comprender su hundimiento y suponer cuál es el estado mental que se le queda a uno, cuando después de regalar tantas naranjas, recibe tanta carga de acidez.

Sra. Rita Barberá: nunca he podido comprenderla. Me caía usted francamente mal, pero he sentido verdadera pena ante su resistencia a claudicar y a cargar de forma personal con algo que muchos vemos colectivo. Pero, lo más que me apena, es que quieran convertirla en un animal muerto en una cacería. No creo esa versión; estoy convencido que Usted es como el caballo herido en la batalla al que le dan un certero tiro de gracia.

Esperemos que este y otros ejemplos sirvan para poner en tela de juicio los procedimientos usados por una política negra, burda y grosera, que nunca debió existir bajo ningún color.

Vivir para ver…

Continuamos.

 

Archivado en:

Más información

Comentarios (10)

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Leer más

Últimas noticias

Lo último en blogs